estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Mazda MX-5 RF... ¿Preparado para disfrutar?

Existen coches que son mitos, que el público los ha convertido en verdaderos ídolos de masas, que reúnen a su alrededor más personas que los desean que aquellas que pueden permitírselo; este es el caso del coche que analizamos para vosotros. Puede parecer que hablamos de un superdeportivo de altísimas prestaciones con un precio desorbitado pero, nada más lejos de la realidad. Se trata de conducción pura, Mazda nos ha aportado esto en un frasco pequeño como los buenos perfumes, el MX-5 (Miata).
 
El Mazda MX-5 es el máximo exponente de la filosofía de la firma japonesa en cuanto a forma de construir coches y cómo deben ser conducidos. Jinba-ittai lo llama Mazda, la conjunción entre el jinete y su caballo. Una vez dentro y en marcha podemos apreciar que esto es completamente cierto, acabas sintiendo que el coche es una extensión de ti mismo.
Este modelo nacía en 1989 con la desaparición de los roadster clásicos británico, para tomar su relevo y mantener en el mercado una alternativa económica que permitiese a sus propietarios disfrutar de las sensaciones de conducción más puras.Mazda MX-5 RF carretera faro
 
Para lograr esto, se fijaron en el más aclamado de todos los “superligeros” británicos con carrocería, el Lotus Elan de primera generación. Un biplaza descapotable muy ligero construido desde el centro del vehículo hacía fuera, un chasis con forma de espina de pez. La primera generación, NA, se vendió en EEUU como Miata, en Japón bajo la firma de Eunos y en Europa (donde más tarde llegó) como MX-5. Nunca tuvo propulsores muy potentes, la oferta comenzaba con un 1.6 de 90 y 115 CV, más adelante se completó con un motor de 133 CV.
 
La siguiente generación, NB, aparece en 1998 manteniendo la filosofía de vehículo ligero y divertido con el que disfrutar al volante. Aunque ganó algo de peso, fue capaz de mantener su encanto con motores de 110 y 140 CV. También, equipo diferencial autoblocante en las versiones más potentes.
 
En 2005 aparece al tercera generación, NC, que es un éxito. Aunque, bajo las exigencias de Ford, acaba alejándose del tradicional Jinba-ittai, alcanzando un peso mayor y con una versión de techo rígido que logró buenos resultados en ventas.
Diez años más tarde aparece la cuarta generación, ND, con la que Mazda quiere volver al origen. Se plantea crear un vehículo ligero, para entusiastas de la conducción, en el que se aplicaría todo su saber hacer para convertir el éxito de ventas en éxito de emociones y así mantener a sus adeptos cerca. 
 
 
De este modo,llega el MX-5 a nuestro mercado buscando encandilar a aquellos que les gusta conducir. Sólo existe un inconveniente y es que la versión con techo duro de la generación anterior había logrado muy buenas cifras de ventas, en está no había una versión así. Entonces, es cuando diseñaron una versión a medio camino, la RF, Retratable Fastback; una especie de versión targa que retira el cristal trasero además de la capota. Además consiguen que esta versión sólo pese 45 kg más que la de techo de lona y su maletero quede intacto (128 litros de capacidad).
 
Esta última versión es la que hemos tenido oportunidad de probar, equipada con su propulsor más potente, un 2.0 litros de 160 CV y caja de cambios manual (éste puede equipar caja de cambios automática). Su diseño nos recuerda más a la primera y segunda generación del MX-5 que a la tercera. Ve reducido su tamaño y su peso. Ahora recibe un morro más “enfadado” con unas óptimas y líneas de tensión que son fiel reflejo de la filosofía de diseño KODO, adoptada por Mazda en los últimos años. El Miata ha perdido su cara bonachona para afilarse y adaptarse a los tiempos.
 
Su perfil, en esta versión RF, toma las dimensiones de un coupé targa,  semejante a los de los 80, pero mucho más trabajado y esculpido. Cerrado parece beber de las ideas y desarrollos de diseño británicos clásicos. Es una adaptación moderna y a la japonesa de lo que Europa sabe hacer bien. Mazda lo ha traído al futuro.
 
Mazda MX-5 RF Bodegas
 
La zaga mantiene la consistencia en el diseño, es baja y con los pilares B gruesos que bordean la tapa del maletero unido a unas características ópticas traseras le confieren al nuevo MX-5 RF una bonita imagen de ligereza y agilidad visual que pocos coches poseen.
 
Otra de las peculiaridades de Mazda, y que se aplica a su deportivo biplaza, es la de crear motores de gasolina con compresiones muy elevadas, 13:1 para el 2.0 que equipaba esta unidad.  Cuando abrimos el capó vemos un motor bonito, sin plásticos que entorpezcan la vista de la máquina. Situado tras el eje delantero en posición longitudinal, tradicional y efectivo para lograr un buen reparto de masas entre ambos ejes.
 
El 2.0 del Mazda MX-5 me ha parecido un buen propulsor con unas cifras de par (200 Nm) y potencia (160 CV) aceptables aunque no las mejores. Dónde si sobresalía, y por mucho, es en sus consumos extremadamente bajos. A diario y sin realizar una conducción económica podemos mantenernos en una horquilla de 5,4 a 5,8 litros de gasolina 95 para recorrer 100 km. Y cuando queremos hacer uso de todo su potencial, con la capota bajada y disfrutando de su sonoridad, hasta las 7.000 rpm será difícil pasar de los 7,5 litros de gasolina por cada 100 km de pura diversión.
 
Con carácter y ayudado por el bajo peso del Miata y el cambio corto, el motor se muestra capaz en todo el rango de funcionamiento. Es fácil experimentar con el incremento de potencia a medida que suben las revoluciones, algo muy propio de los motores de aspiración natural. Este motor de 160 CV me parece el apropiado para el roadster nipón.
 
Motor Skyactiv Mazda MX-5 RF
 
La caja de cambios, el complemento perfecto del motor, con un tacto mecánico delicioso capaz de enamorar. Desde la primera hasta la sexta todas y cada una de las marchas parecen estar dónde deben y tener la relación perfecta con la anterior y la siguiente. No es un coche ideado para mantener elevados cruceros por autopista pero permite ir en sexta en torno 3.000 rpm a 100-120 km/h. Aunque mi recomendación es hacerlo por carreteras secundarias (Sshh!! No se lo digáis a Pegasus pero si lo hacéis acercándoos a dónde el cuentarrevoluciones se pone rojo… mejor que mejor).
 
Llegamos a lo mejor del japonés, su chasis. Los de Mazda han querido qu ele coche sea divertido y lo es. También, que lo pudiese conducir un novato y alguien al que le guste conducir, esto lo han logrado a medias. Me explico, cuando coges un coche y pruebas todas sus capacidades y aptitudes te das cuenta de que hay coches que se han hecho para venderse, otros que se hicieron para el conductor y algunos que parece que no están hechos ni para una cosa ni para la otra. Bien, este Mazda MX-5 parece de los primeros y un poco de los segundos, si llevamos activados todos los controles y no conocemos el coche será noble y predecible aunque subvirador y no tendremos suficiente confianza como para pisarle y colocarlo con la trasera gracias a un ajuste un tanto peculiar del control de estabilidad. Pero, han conseguido que de esta manera cualquiera pueda conducirlo.
 
Y ahora está la parte concebida para los conductores a los que les gusta conducir y se compran el Miata porque es de lo mejor que pueden encontrar para lo que ellos quieren, quitamos el control de estabilidad y… por increíble que parezca, tenemos otro coche, uno mejor. Este coche sin control de estabilidad nos permite hacer todo lo que queremos con él, a veces echamos de menos un pelín más de potencia pero ya no sería apto para circular por la calle.
 
Mazda MX-5 RF A Groba
 
Las suspensiones "blanditas" pero firmes nos permiten cambiar de dirección a una velocidad muy elevada, existe una versión con un tarado más duro, pero si queremos disfrutar de carreteras pequeñas y rotas esta debería ser nuestra opción. 
 
El Mazda MX-5 es noble y ágil, permite que lo descoloques en las curvas más cerradas para completar el giro con la actuación espectacular de su eje trasero provisto de diferencial autoblocante. Al mismo tiempo la dirección, asistida eléctricamente, permite que leas el agarre que tienen sus ruedas y cuando te has pasado con el pedal del acelerador. Todo llega a ti y aunque puede que no sepas cómo el coche te alerta aquello que ocurre entre tú y la carretera.
 
Ahora vayamos a aquello que nos ha dejamos un poco sin sabor, el habitáculo. Este es pequeño, algo lógico. La posición de conducción se encuentra con facilidad aunque echamos de menos, y mucho, la regulación en profundidad del volante. Los mandos del sistema multimedia son fáciles de accionar pero su posición está demasiado retrasada, todo se centra en la conducción. La pantalla del sistema de infoentretenimiento tiene una buena resolución y la idea de que se bloquee el panel táctil al circular es buena pero no hubiese costado mucho hacerla retráctil y así liberar ese espacio del salpicadero cuando queremos conducir.
 
Salpicadero alto Mazda MX-5 RF
 
La parte baja del salpicadero está mucho mejor rematada en el lado del pasajero que en el del conductor, dónde recibe un plástico duro no demasiado bien completado. La posición de los pedales sí que es perfecta, óptima para realizar la maniobra del punta pacón y con un tacto agradable.
 
Los faros LED, automáticos y direccionables, son pequeños pero potentes. Cuando se encienden, apagan las luces de marcha diurna. Muestran una luz muy blanca, ligeramente azulada, amplía y consistente que se dirige hacia dónde apuntan las ruedas. Cuando accionamos las largas, o lo hace su sistema automático, se llena la carretera de luz pero se ven pequeñas zonas sombrías. Su funcionamiento es correcto pero es más rápido utilizarlas de forma manual.
 
El navegador puede configurarse de multitud de formas, nos lleva nuestro destino cómo le indiquemos, es claro y rápido.
 
En conclusión, el nuevo MX-5 RF es un verdadero deportivo, capaz de aportar todas esas sensaciones que deseamos y que últimamente se han esfumado del mercado. Es pequeño, pero divertido. Podremos utilizarlo a diario y disfrutar de nuestra carretera de curvas favorita a cielo abierto. Además es una base estupenda sobre al que desarrollar nuestro deportivo de ensueño o un coche perfecto para pasarlo bien, también nos servirá como vehículo de aprendizaje con el que mejorar nuestras capacidades al volante. 
 
Vistas desde el asiento más divertido del mercado...
 
Vistas desde el asiento más divertido del mercado
27757
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Salón del automóvil de Ginebra 2017

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar