estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, prueba a fondo

Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto delantera

Mercedes cuenta con cerca de 30 variantes AMG en su gama de vehículos que salpican a berlinas, SUV, familiares, cabrios… Uno de ellos es el GLA, un modelo con apariencia todocamino que nunca tuvo una gran personalidad off road, aunque sí se puede 'caracterizar' en un deportivo de raza si pasa por las instalaciones que transforman lo terrestre en divino. Es el caso de nuestro protagonista, el Mercedes-AMG GLA 45, un purasangre rematado y mejorado de manera artesanal que se convierte en uno de los gallitos del segmento SUV de altas prestaciones Premium.

Es curioso porque a simple vista, si le vemos circular a nuestro lado, no es de los vehículos que llamen en exceso la atención. La procesión va por dentro, o mejor dicho, bajo el capo y en el chasis, virtudes que no se ven, pero que se sienten y marcan territorio como buen macho alfa que es. Y si hay algo que se sale de lo común, es más por motivos aerodinámicos o de refrigeración que por simple 'postureo'.
 
Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto trasera
 
Es el caso del splitter delantero, unas tomas de aire más generosas, el difusor trasero, el alerón del techo o las llantas de 20 pulgadas. De paso sí que intenta presumir con una doble salida de escape, una calandra con acabados cromados o unos faros LED High Perfomance que son de serie y que se agradecen cuando circulamos rápido por la noche por su excelente capacidad lumínica.
 
El vehículo mide 4,46 metros de longitud, 1,80 de ancho y rebaja la altura hasta los 1,48 metros, 15 milímetros menos que el resto de la gama. Ya hablaremos con más detalle del interior, aunque a modo de aperitivo comentar que se remata con más esmero y que presenta una maletero con 421 litros, la misma capacidad que el resto de sus hermanos. 
Es de justicia, no obstante, comenzar por lo 'importante' en un AMG. Y aquí sí que brilla con luz propia el propulsor.  Bajo el lema 'un hombre, un motor', la firma del operario en el bloque nos indica que se ha mimado a mano. Se trata de un 'simple' dos litros de cuatro cilindros en línea turboalimentado, pero potenciado hasta los 381 caballos y con un par máximo de 475 Nm constantes entre 2.500 y 5.000 vueltas. La cosa promete, ¿verdad?
 
Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto delantera
 
Ahora bien, presumir de una potencia específica de 191 CV por litro requiere de aliados para que nada se quede por el camino a nivel de potencial. Por eso se recurre a la sabia gestión de una transmisión automática Speedshift-DCT de doble embrague con siete relaciones y a un sistema de tracción total 4Matic, los dos desarrollados para la ocasión por AMG.
 
Con esos números podemos acceder a un circuito a hacer tiempos, disfrutar de un tramo sinuoso a tope, pero ojo, que lo bueno es que también podemos circular plácidamente en el día a día, a fin de cuentas un aspecto vital porque será, 'lamentablemente', el que más utilizaremos a la hora de desplazarnos.
 
Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto lateral
 
Analicemos su lado rebelde. Al arrancar ya nos da una idea de lo que nos espera porque los decibelios que manan bajo el capó y por los escapes no quieren pasar desapercibidos. Se agradece, aunque si salimos temprano los vecinos no estarán tan contentos. Y si accionamos un mando en la consola central que juega con la apertura de las mariposas en el escape, la sinfonía nos animará a no bajar el ritmo.
 
El propulsor es una delicia en la parte baja de tacómetro porque recupera de inmediato prácticamente a cualquier régimen y sugerencia del acelerador. Pero este privilegiado motor pide marcha, apurar hasta las 6.500 rpm y sacarle todo el jugo. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h, salvo que paguemos el código AMG Driver, que por 2.013 euros nos permitirá incrementarla hasta los 270.
 
Más sensaciones provocan sus fulgurantes aceleraciones, sobre todo desde parado gracias a la función Launch Control que permite salir como un cohete sin que ningún CV se quede por el camino. Para ello tendremos que activar el modo Race en el asistente de programas de conducción, tirar de las dos levas del volante a la vez, confirmar luego con la derecha, pisar el freno con el pie izquierdo, acelerar al tiempo con el derecho, soltar y… en apenas 4,48 segundos nuestra unidad pasa de 0 a 100 km/h, cubriendo el primer kilómetro desde parado en apenas 23,5 segundos y volando ya a 219 km/h. Lo dicho, es un auténtico misil que te dejará literalmente pegado al asiento.
 
 Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto trasera
 
 
Con ese potencial adelantar es un juego de niños. Pongamos un ejemplo para asimilarlo mejor. Carretera, vehículo delante circulando a 70 Km/h y nosotros por detrás. Pues para pasar de 70 a 110 km/ con nuestro AMG GLA 45 sólo serán necesarios 2,56 segundos y en apenas 65 metros habremos completado la maniobra. No parece que haya que pensárselo demasiado porque el margen da tregua siempre.
 
El GLA es un SUV por mucho que lo vistamos con las siglas AMG. Sin embargo, sorprende su comportamiento porque al volante no parece que vayamos tan 'altos' debido a su fantástico comportamiento.La dirección es muy precisa, con apenas 2,5 vueltas de volante entre topes, y la tracción total siempre actúa como aliado. En condiciones normales funciona como un tracción delantera, pero dependiendo de la exigencia a la que le sometamos o a la adherencia de la superficie puede pasar hasta un 50 por ciento de la motricidad al eje trasero.
 
Y si nos gusta estar preparados de verdad, entonces nos interesará el Paquete AMG Dynamic Plus. Cuesta 2.563 euros en la carta de opciones y a cambio disfrutaremos de un diferencial autoblocante en el eje delantero, el tren de rodaje deportivo AMG Ride Control y el mencionado programa Race. No es el único programa que portamos; desde el asistente Dynamic Select también podemos elegir entre Confort, Sport, Sport+ y el modo Individual que nos permite ajustar tres niveles del motor, dos del cambio y otros tres del control de estabilidad.
 
Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto detalle pantalla salpicadero
 
Con las levas del cambio gestionaremos las siete relaciones del cambio, pero no sobre la palanca de la consola central, sólo desde las levas. El AMG GLA 45 entra en curva que da gusto, por su eficacia para evitar subvirajes y por la confianza que nos brinda en todo momento. Si forzamos demasoado el eje trasero comienza a deslizar, sobre todo con los programas más 'agresivos', con el fin de enfatizar su talante deportivo. No parece un SUV y tampoco que su peso en vacío sea de 1.585 kilos. Por cierto, en autopista podremos registrar consumos de 9,1 litros a 120 km/h, en conducción deportiva superaremos los 20, mientras que la media durante la prueba ha sido de 10,2 litros (homologa 8,5).
 
Otro aspecto destacable es la capacidad y la eficacia de los frenos. Delante monta discos ventilados y perforados de 350 milímetros y detrás de 330. Más allá de que el tacto del pedal es progresivo y comunicativo, lo importante es que en caso de necesidad, en una frenada de emergencia, podremos detener el vehículo totalmente desde 120 km/h en sólo 47,4 metros, una distancia de matrícula de honor.
 
 Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto detalle del cambio
 
No lo parece, pero es un todocamino. Entonces la pregunta es obligada: ¿Y fuera del asfalto cómo se defiende? Pues, lógicamente, no es la mejor de sus opciones. Sus retos off road se limitan a simples pistas de tierra, sin más, por la licencia que concede la tracción total y por su mayor altura al suelo. Nada más. Además, las llantas multirradio de 20 pulgadas con neumáticos 235/40 R20 que monta de serie nuestro vehículo no invitan a arriesgar demasiado por el escaso perfil de las gomas, unas 'lapas' en asfalto, pero frágiles fuera de él.
 
Nos falta por analizar el interior y su equipamiento. Como ocurre por fuera, el habitáculo se desmarca con detalles específicos, como un volante AMG, pedales en acero inoxidable cepillado, cuadro de mandos AMG, asientos deportivos, tapizados en cuero, difusores de aire con aros en rojo, pespuntes en el mismo color para rematar la carrocería… La ergonomía es buena en las plazas delanteras y detrás ofrece un espacio para las piernas en la media de lo que presentan rivales de similar tamaño, aunque tres adultos detrás irán muy muy justos. El maletero, por su parte,  ofrece 421 litros de capacidad, un volumen que no bate récords, aunque las formas son muy regulares y se aprovecha al máximo. En caso de necesidad, y tras abatir los respaldos traseros, la capacidad crece hasta los 1.235 litros.
 
 Mercedes-AMG GLA 45 4Matic, foto salpicadero
 
Por último, señalar que de serie contempla elementos como un detector de fatiga del conductor, sensor de luces, control de presión de neumáticos, freno de estacionamiento eléctrico, acceso y arranque manos libres, ordenador de viaje, control de velocidad de crucero, sistema de llamada de emergencia… Sin embargo, tendremos que pasar por caja en la carta de opciones para disfrutar de una ayuda activa para aparcar, un control del ángulo muerto, un asistente de cambio de carril y gran parte de la oferta multimedia, algo que cuesta asimilar cuando pagamos 71.750 euros en la factura final. Las siglas AMG y las prestaciones tienen un precio...
10353
Publicado el: 07/10/2018
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar