estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

BMW xDrive Experience. Ruta con un BMW X4 xDrive30d

Por Javi Martín

Una corta ruta por unos senderos llenos de barro 

BMW X4 xDrive20d 2016

Ya os he contado cómo fue el día durante las BMW xDrive Experience, pero siempre que tengo la oportunidad de conducir un coche durante un mínimo de tiempo, me gusta hablar en un aparte, más aún siendo un SUV y pudiendo hacer con él lo que nadie hará, es decir, meterlo por ciertos caminos sin asfaltar, por barro y por zonas difíciles. Además, después de ver cómo se comportó el Ssangyong Tivoli en la pequeña toma de contacto que tuve en su presentación en Segovia, la idea de hacerlo con un BMW se vuelve más interesante.

La ruta era el plato fuerte del domingo pasado, así que antes de que comenzara todo hablé con los monitores para que me dejaran sacar unas fotos a una de las unidades, total, con ponerme a los mandos de esa unidad luego todo estaba arreglado, así que me sacaron del grupo el BMW X4 blanco que aparece en las imágenes. Elegí un X4 porque ya lo había hablado anteriormente con Álvaro de Movilnorte, es el único SUV de BMW que me quedaba por catar asique era una buena oportunidad. Pero al final los coches estaban designados y no pude coger la unidad que use para las fotos, sino un X4 xDrive30d con paquete M muy bonito, pero que me producía algunas dudas en cuanto a su comportamiento, ya que con el pack M todo en general está más pensado para asfalto, con unas suspensiones más firmes y unos neumáticos que no eran precisamente los más indicados para la tarea que teníamos por delante.

 

Ya me había fijado en esa unidad anteriormente, cuando estuve echando un ojo antes de empezar, comentando con un amigo lo divertido que podría ser ir con esos 258 CV por campo. Casualidades de la vida, finalmente me tocó ese X4, aunque no se porqué, pero creo que fue más cosa de Movilnorte que de la casualidad.

 

BMW X4 xDrive30d

  

La ruta duró unos 20 o 30 minutos y nos llevó por un paraje digno de postal, con muchísimas zonas verdes, un pequeño lago y en definitiva, un lugar donde no me importaría ir de vez en cuando. El camino no era especialmente difícil, pero las lluvias que ya os he contado en la otra parte pusieron las cosas más interesantes. Seguramente todo habría sido más aburrido y más sencillo de no haber llovido tanto y la verdad, me alegro de que ocurriera. La senda estaba muy marcada por el paso de los coches el día anterior, las rodadas estaban muy profundas y obligaba prácticamente a ir por ellas, pero estaban resbaladizas y el coche se movía bastante. La suspensión como me esperaba era bastante dura y no dejaba ir rápido, apenas superamos en todo el camino los 40 km/h, en cuanto ibas más rápido empezabas a saltar dentro del coche, siendo especialmente incómodo y con el barro los resbalones y deslizamientos se incrementaban. Todo invitaba a ir tranquilo.

 

Hubo varias zonas donde pensé que no pasaría, un poco empinadas y con mucho barro, pero a punta de gas y algun que otro derrapaje, el coche salió airoso de la situación. Se notaba como el coche iba perdiendo tracción en ciertas zonas con mucho barro y tenías que trabajar un poco más con la dirección, pero no hubo muchas complicaciones, el coche respondió bien aunque si por casualidad pisaba en exceso el acelerador, los 258 CV hacían patinar las ruedas a la mínima de cambio y el coche se movía de lado a lado dentro de las roderas, lo que te convertía el coche en una coctelera moviéndote en el asiento de un lado a otro, como si golpeara contra una pared a cada lado. La verdad es que todo pasaba de manera tranquila, era fácil controlarlo y no entrañaba problemas. Hubo una ocasión que tuve que ir con la dirección completamente girada a la izquierda porque el coche, no se por qué, se empeñaba en irse hacia la derecha. Evidentemente, sería cosa del camino, ya bastante marcado por el paso de unos coches que no son lo que se dice ligeros, pero durante varios metros fui en línea recta, pero con las ruedas giradas a la izquierda. Llamativo cuanto menos.

 

Fue divertido y hasta relajante y el X4 xDrive30d se comportó perfectamente, aunque me hubiera gustado ir un poco más rápido o por zonas como la pista de barro. Los sistemas funcionaron a la perfección y al final de ruta te bajabas del coche con un buen sabor de boca. Que pena que durara tan poco. Os dejo con un video que pude grabar durante la ruta, para que podais ver lo bonito del paisaje y como circulaba el X4 y como estaba el camino.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!