Inicio > Chevrolet > Orlando > Pruebas y analisis > Chevrolet Orlando, Análisis plazas delanteras
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Chevrolet Orlando, Análisis plazas delanteras

Al Chevrolet Orlando, como buen monovolumen, hay que subirse, lo que significa que la posición de conducción es algo elevada con respecto al resto de conductores, que es una de las características positivas de este tipo de vehículos. Cuando disponemos a abrocharnos el cinturón encontramos que éste dispone, en las dos plazas delanteras, de regulación en altura, lo que supondrá una gran ayuda para encontrar una buena postura de conducción, ayudándonos también de la regulación en altura y profundidad, de serie, del volante. Anclado al mismo asiento del conductor encontramos además un apoyabrazos regulable para mejorar el confort en largos viajes. 

Salpicadero Chevrolet Orlando

Un hecho valorable es el buen tacto del volante -al menos en la versión probada- en el que se incluyen botones para el manejo del control de crucero en el lado izquierdo y del sistema de radio en la parte derecha. Para el ordenador de a bordo se recurre sin embargo a la palanca izquierda, dejando la derecha para controlar los limpiaparabrisas. Para ver toda la información del ordenador hay un mando giratorio en la palanca, siendo así menos fácil de usar que en modelos donde esta función se realiza mediante botones en el volante.

Entre ambos asientos delanteros la ubicación de la palanca de cambios permitirá, en el caso del cambio manual, un manejo perfecto debido a su buena distancia respecto del conductor. Esta situación se da también con el cambio automático aunque, debido a que se usará menos a pesar de tener posibilidad de cambio manual en la propia palanca, no tendrá tanta importancia en cuanto a confort de marcha.
 

 

La habitabilidad de las plazas delanteras está a gran nivel en cuanto a altura y es menos reseñable en cuanto a anchura, aunque bien es cierto que los dos ocupantes delanteros tienen todo el sitio que requieren para realizar viajes con total comodidad. De igual modo estos ocupantes se benefician de un total control de toda la zona central de infotainment del modelo, lugar en el que destaca ante todo la pantalla central, situada en una zona elevada y con gran visibilidad de toda la información que puede ofrecer, contando con los mandos de navegación y sistema de radio en la fácil e intuitiva botonera inferior. Menos llamativo es el climatizador que, lamentablemente, era de una sola zona en el modelo de prueba, cuando ya es habitual que la mayoría de vehículos -y no digamos si se trata de monovolúmenes- ofrezcan al menos la posibilidad de diferenciar la temperatura de los lados delanteros derecho e izquierdo, cuando no también de la zona posterior.

Los huecos portaobjetos, muy valorables en vehículos familiares, se encuentran en diversos lugares del Chevrolet Orlando, contando por ejemplo con una útil guantera con cortinilla entre los dos asientos delanteros. Por delante de ésta tenemos dos posavasos en los que se puede ubicar un cenicero portátil incluido en el modelo.
 
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!