Inicio > Chevrolet > Spark > Pruebas y analisis > Prueba Chevrolet Spark
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba Chevrolet Spark

El Chevrolet Spark viene a sustituir en la gama del fabricante americano al ya maduro Matiz que, en otros países, la Marca Chevrolet denominaba también Spark. No se trata de un coche grande, pues apenas mide 3,6 metros de largo, pero es capaz de dar buen acomodo a cuatro personas y, sobre todo, a los dos ocupantes delanteros.


 

Hablando del puesto de conducción la regulación en profundidad del volante no está disponible, debiendo conformarnos con la regulación en altura para encontrar una buena posición de conducción. Esta se ve sin embargo favorecida por el hecho de que toda la instrumentación se mueve con el volante, por lo que el control del funcionamiento del vehículo está prácticamente garantizado. Los asientos tampoco son muy amplios, pero un diseño diferente de los mismos podría comprometer el espacio para los ocupantes. El pomo del cambio también se ubica relativamente cerca del conductor dada la reducida anchura general, ofreciendo sin embargo una buena distancia para su manejo.

Respecto al propio cuadro de instrumentos, la información que aporta es muy básica, dividiéndose en una zona circular analógica que abarca el velocímetro y, a su derecha, una pantalla apaisada rodeada de chivatos luminosos en la que se indican el resto de los datos como, por ejemplo, las revoluciones o la capacidad restante del depósito de combusbible.

El Chevrolet Spark se ofrece con dos motores de gasolina de 1,0 y 1,2 litros que en ambas versiones destacan por su buen rendimiento y baja rumorosidad. Si bien es cierto que la versión de 1.2 litros y 81 CV tiene una capacidad prestacional más satisfactoria, no lo es menos que los 68 CV del 1.0 son tremendamente voluntariosos y tienen, como clara ventaja, que pueden conseguirse a un precio muy inferior. No obstante, siempre que queramos contar con aire acondicionado deberemos optar por la versión más potente, pues el Spark 1.0 no dispone de él ni siquiera en opción. Lamentablemente, el control de estabilidad no se ofrece en ninguna de las versiones comercializadas.

Vídeo del análisis de interiores


La buena disposición del Spark cuando se trata de dar acomodo a cuatro ocupantes puede ser una desventaja en la versión de menor potencia pues, si bien por espacio no habrá problema para transportar a cuatro ocupantes, el peso extra que éstos representan sólo podrá moverse con cierta soltura en el caso de la versión de mayor potencia. De hecho, el Chevrolet Spark impulsado por el motor 1.2 es un coche que se mueve muy bien, ayudado además por una caja de cambios de cinco relaciones y correcto funcionamiento,

Como colofón, el maletero del Spark tampoco es un derroche de espacio, disponiendo únicamente de 170 litros de capacidad. Afortunadamente la posibilidad de abatir los asientos posteriores, en los que encontramos además unos útiles anclajes Isofix, nos permitirá alcanzar unos más que razonables 570 litros si sólo viajamos dos personas que, por otro lado, serán los máximos recomendados para hacer nuestro viaje con cierta comodidad.

33183
Publicado el: 14/07/2010
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Quizás también te interese