Inicio > Citroen > C5 > Pruebas y analisis > Prueba Citroën C5 X 1.6 PureTech 180 CV EAT8 Shine Pack
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba Citroën C5 X 1.6 PureTech 180 CV EAT8 Shine Pack

Citroën C5 X, foto delantera

Cuando llega algo nuevo y te ‘descoloca’, hasta se agradece. Y eso nos pasa con este Citroën C5 X, que toma notas sobre distintos formatos, como berlinas, cupés, familiares y SUV, las agita en una especie de coctelera y sale algo tan original que hasta cuesta encontrarle rivales. Es el regreso al segmento D de la marca francesa, un guión en el que siempre se ha encontrado a gusto, con modelos como el CX, el XM, el Xantia o el C6.

 
Antes de entrar en materia con este modelo, un par de premisas. No hay diésel e intenta sustituirlo con una eficiente variante híbrida enchufable de 225 CV. Por otro lado, el precio de nuestro protagonista quizás parezca un tanto excesivo, pero se justifica en parte por ser la versión de gasolina más potente, con 180 CV, y presume del acabado superior Shine Pack. La versión de acceso con 130 CV y también cambio EAT8 cuesta 33.050 euros, un punto de partida mucho más asumible.
 

Medidas exteriores del Citroën C5 X 

Citroën C5 X, foto lateral
 
Aclarado esto entremos en detalle. Que llama la atención es indudable. Más por fuera que por dentro, también es cierto. Su longitud se estira hasta los 4,81 metros y la anchura firma 1,87, por 1,49 de alto. La distancia entre ejes es de 2,79 metros y está ligeramente más alejado del suelo que una berlina del segmento D porque apremian los rasgos crossover que tanto gustan ahora.
 

Interior del Citroën C5 X

En el interior el diseño es más ‘corriente’, con algunos elementos incorporados desde otros modelos del Grupo Stellantis, al que pertenece Citroën. Es el caso de la gestión del cambio automático, con un pequeño selector en la consola central, o  del asistente de conducción Drive Mode.
 
Citroën C5 X, foto salpicadero
 
Particularmente hubiéramos preferido un cuadro de mandos más generoso en tamaño. Sus 7 pulgadas parecen más propias de un vehículo eléctrico puro y desluce un tanto las cinco presentaciones diferentes de las que hace gala. Este ‘hándicap’ se compensa en parte por el generoso Head-up Display de 21 pulgadas con efecto tridimensional que monta de serie y que refleja toda su información sobre el parabrisas sin que tengamos que apartar la vista de la calzada.
 
Al volante gozamos de una buena visibilidad y ergonomía. Vamos sentados más altos que una berlina y los asientos Citroën Advanced Confort nos reciben casi como en el sillón de casa. Por primera vez están calefactados, ventilados y cuentan con función masaje si se desea con los acabados más completos.
 
Citroën C5 X, foto asientos traseros
 
Detrás también sorprende, sobre todo por el gran espacio que ofrece para las piernas. Tampoco defrauda en la cota de anchura, y sólo la altura es su medida más comprometida si nuestra talla supera la media nacional. Mido 1,70 metros y el techo no me molesta, pero con 10 centímetros más la cosa se complicaría... 
 

Maletero del Citroën C5 X

El maletero ofrece un volumen de 545 litros. Quizás no bate récords, pero es una capacidad generosa para viajar, aunque muchas carrocerías familiares dispondrán de más espacio si lo que prima es este aspecto. El portón eléctrico con función manos libres también es de serie en nuestra unidad y resulta de gran ayuda cuando vamos cargados hasta arriba.
 
Ya hemos comentado que elegimos la versión de gasolina 1.6 PureTech con 180 CV, gestionados siempre por la transmisión automática EAT8 de ocho relaciones con convertidor de par. No es el ‘tándem’ más rápido del mundo en su funcionamiento, pero tampoco lo pretende.
 
Citroën C5 X, foto delantera
 
Y es que el C5 X se decanta más por parámetros dirigidos hacia el confort que otra cosa. Si analizamos el rendimiento del motor no defraudará a nadie. Si apostamos por el perfil Sport en el asistente de conducción Drive Mode (también dispone de Normal y ECO) su reacción es más inmediata y podremos adelantar y recuperar con solvencia. De hecho alcanza los 230 km/h de velocidad punta y acelera de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos. Son unas cifras brillantes si tenemos en cuenta su tamaño y los 1.542 kilos que arrastra con lo puesto.
 
La caja EAT8 contempla un modo manual que nos permite cambiar de manera secuencial (sólo en en las levas del volante). Si apuramos la marcha en un modo de conducción deportivo aguanta el régimen de giro hasta las 6.400 rpm, pero a partir de ahí saltará de marcha para proteger la mecánica.
 

Realmente confortable en marcha

Todo lo dicho está muy bien, pero este modelo brilla con luz propia en términos de confort de marcha. Ahí lo borda y pocos rivales le hacen sombra. Lo consigue con un secreto a voces ya empleado en otros modelos de la marca: la suspensión con amortiguadores progresivos hidráulicos. Es increíble la capacidad que tiene para filtrar las irregularidades del firme. Neutraliza con tanta efectividad que en ocasiones parece ser adaptativa. Pero de momento esta última sólo se contempla con la versión híbrida enchufable.
 
Citroën C5 X, foto trasera
 
El suave tarado de la suspensión nos mimará en autopista, carretera y ciudad porque es como ir sobre una alfombra voladora. Convencerá a todos, salvo a los que buscan ‘degustar’ alguna sensación más al volante. No es que defraude, ni mucho menos, en el aspecto dinámico, pero en este sentido hay opciones más pasionales y comunicativas.
 

Dinámica del Citroën C5 X

El C5 X es estable gracias a una pisada generosa, pero no puede neutralizar del todo ciertos balanceos y cabeceos de la carrocería si se incrementa el ritmo en carretera. Tampoco la dirección es muy directa (2,9 vueltas de volante entre topes) y el cambio es más bien ‘tranquilo’. Eso sí, frena de maravilla (38 metros necesita para detenerse por completo desde 100 km/h). Si buscas hacer tiempos éste no es tu coche; si te preocupa el confort, ya estás perdiendo el tiempo para hacer una reserva.
 
Citroën C5 X, foto trasera
 
Otra de las gratas sorpresas ha sido el consumo. Por corpulencia y peso no esperábamos que la media registrada durante la prueba haya sido de 6,7 litros. Una cifra que nos llama la atención porque esta misma combinación 180 CV-EAT8 en otros modelos del grupo no ha sido tan eficiente. Sí observamos que se puede circular con la ‘directa’ más tiempo del que hemos detectado en otros modelos con esta misma transmisión. Gracias a los 57 litros del depósito, la autonomía se va hasta los 850 kilómetros.
 
 

Seguridad del Citroën C5 X

Para finalizar destacar su avanzada y generosa tecnología. Presume de hasta 23 asistentes ADAS, que además de seguridad permiten certificar un nivel 2 de conducción semiautónoma. Tampoco descuida su oferta multimedia, abanderada por el nuevo My Citroën Drive Plus, un interfaz de comunicación que se actualiza en tiempo real en la nube. 
 
Y para muestra, un botón. En su dotación de serie contempla elementos como los faros Full LED HIGH BEAM ASSIST, acceso y arranque sin llave, cargador inalámbrico del móvil, alerta de cambio de carril involuntario con mantenimiento de la trayectoria, control del ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado en la zaga, control de velocidad de crucero adaptativo con función de atascos, frenada de emergencia autónoma, cámara de visión trasera, cámara 360º, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, Head-up Dislpay con efecto 3D, asistente de arranque en rampa, sistema de navegación con pantalla táctil de 12 pulgadas, climatizador bizona, control por voz, Citroën Connect Box, conectividad Android Auto y Apple CarPlay, portón trasero eléctrico con función manos libres, asientos delanteros calefactados y con regulación eléctrica, asistente de luz en carretera, reconocimiento de señales de tráfico, alerta de fatiga del conductor, llamada de emergencia e-Call, retrovisor interior electrocrómico y llantas de aleación de 19 pulgadas, entre otras cosas.
 
Citroën C5 X, foto asientos delanteros
 
En definitiva, si buscas una opción original en diseño y confortable en marcha debes echar un vistazo al nuevo C5 X, la apuesta más exclusiva de Citroën en estos momentos. Resulta amplio y está muy bien equipado. El bloque de gasolina de 180 CV convence; en trayectos cortos a diario y en la urbe la versión híbrida enchufable con 225 CV es quizás mejor opción debido a su generosa autonomía exclusivamente eléctrica.
 

Rivales y precio del Citroën C5 X

Entre sus rivales directos, que cuesta encontrarlos debido a su originalidad, el Peugeot 508 SW con motor PureTech de 130 CV EAT8 (no contempla actualmente 180 CV) y el Volkswagen Arteon Shooting Brake de 190 CV DSG serían las opciones más claras, aunque el alemán dispara un tanto el precio (56.590 euros) respecto a los 45.550 euros que cuesta nuestro protagonista sin promociones.
17044
Publicado el: 17/07/2022

Contenidos relacionados a Citroen C5

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!