Domingo - 02.Octubre.2022
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca DE SOTO

Marca automovilística del grupo Chrysler, fundada en Detroit en 1928. Fue creada por la Chrysler Corporation casi al mismo tiempo que la Plymouth y que la adquisición de la Dodge, sobre todo para contrarrestar el mercado de la Oldsmobile y de la Pontiac. A la nueva marca se le dio el nombre del legendario explorador español Hernando de Soto, descubridor de las fuentes del Mississippi.

Estilo, calidad y clase a precios asequibles fueron los conceptos básicos en que se inspiró durante muchos años, la producción de la De Soto. Los coches con esta marca ocuparon una posición intermedia entre los coches de lujo y los económicos; su precio era considerablemente inferior al de los modelos norteamericanos más prestigiosos, mientras que su clase los distinguía de la producción en grandes series. El De Soto de 1930, por ejemplo, estaba considerado como el automóvil menos caro de su categoría. Tan sólo hacia finales de los años cincuenta la marca mejoró el nivel de calidad de sus modelos, cuyo precio experimentó, como consecuencia, un aumento sensible.

Por la solidez de su estructura y por las prestaciones duraderas de sus motores, los De Soto fueron designados por los automovilistas como «indestructibles». El declive de la marca comenzó en los años 1957 y 1958, cuando la afinidad con otros modelos del propio grupo Chrysler y la gran competencia de otras marcas estadounidenses determinaron una fuerte disminución de las ventas de los De Soto. El mercado se volvió más difícil en 1959 hasta que, a finales de 1960, la marca fue suprimida.

El primer De Soto construido se denominó Six Sedan K y se presentó en julio de 1928, 3 meses después de la creación de la nueva marca. Se trataba de una berlina con una batalla de más de S,70 m y un peso de unos 1-260 kg. Su motor, de 3,2 1, era de 6 cilindros y desarrollaba 55 CV a 3.200 rpm. De este modelo se vendieron 90.000 ejemplares antes del final de 1929. Su precio, 885 dólares, colocaba a dicho automóvil entre los Plymouth y los Dodge.

En 1930 apareció el tipo CK convertible, con una cilindrada aumentada a 3.400 ce y una potencia de 60 CV. Un año más tarde se presentó la berlina Six SA, modificada en cuanto a bastidor y carrocería con relación al Sedan K de 1928.

En este período la marca se resintió gravemente de la crisis económica general; en 1932, las ventas disminuyeron de modo alarmante. Sobre la base del modelo Airflow, lanzado en 1934 por la Chrysler, la De Soto conquistó cierto prestigio presentando en el mercado una versión propia de este modelo, que rompía los esquemas de construcción entonces en boga. Tenía una carrocería redondeada, de estructura portante y línea aerodinámica, distinta de la línea aguda de los demás automóviles. Sin embargo, el público no acogió bien el nuevo modelo y, escéptico acerca de la validez que aquellas soluciones futuristas, provocó su fracaso comercial.

En 1935, con la presentación del modelo Custom Airstream (menos futurista que el Airflow, aunque de línea muy moderna), se inició la serie de los De Soto S, sigla que, unida a una progresiva numeración de los modelos, acompañó a la producción de la marca durante más de 20 años; el Airstream fue el S 1 y el Fireflite de 1957 el S 26. En 1939, todos los modelos De Soto adoptaron la suspensión delantera independiente en las ruedas y la palanca del cambio en el volante. Los motores eran todos de 6 cilindros con válvulas laterales. En aquel mismo año, la Chrysler experimentó también en los De Soto un sistema especial de tratamiento de las superficies visibles del motor, denominado Superfinish, que garantizaba el brillo exterior del grupo propulsor. La producción continuó durante unos 3 años antes de interrumpirse a causa de la guerra. Es interesante la adopción, en la berlina Custom S 10 de 1942, de uno de los primeros sistemas de faros escamoteables, totalmente similares a los existentes en algunos automóviles deportivos de los años sesenta y setenta.

Las actividades de la De Soto se reanudaron en 1946 con la fabricación del modelo De Luxe S 11, al que siguieron las grandes berlinas Custom S 13 (1949), S 14 (1950) y S 15 (1951). En 1952 se registró un cambio substancial en la línea de fabricación cuando, Para casi la totalidad de los modelos, se adoptó el gran motor Chrysler V8, con válvulas en cabeza, de 4.200 ce.

El antiguo motor de 6 cilindros de válvulas laterales, que, por sus considerables dimensiones verticales ya no encontraba sitio debajo de los capós, fue abandonado definitivamente en 1955. La potencia de los nuevos Propulsores V8 era, inicialmente, de 160 CV (modelo Firedome Eight de 1952), pero ya en 1955 alcanzó los 200 CV (S 21 con cambio automático).

En 1956 se inició la serie de los Fireflite, modelos con los que la De Soto trató de entrar en el ámbito de los automóviles de gran clase y elevadas prestaciones. En ellos se montaron motores de casi 6 1 y sus potencias se acercaron a 300 CV. En estos automóviles (considerados a la vanguardia en cuanto a técnica y accesorios) se introdujo la transmisión automática Powerflite, que se accionaba mediante *pulsadores.

En 1959 salió el último modelo De Soto, el Adventurer, dotado de un motor de 6.200 ce, capaz de desarrollar 325 CV. En aquel mismo año la marca celebró la construcción del automóvil 2 millones.

Sin embargo, el éxito comercial de la marca De Soto estaba en fase descendente y, por decisión de la Chrysler, la Plymouth absorbió a aquélla. En diciembre de 1960, a pesar de haber sido presentados los modelos Adventu-rer para 1961, la De Soto desapareció del Chrysler.



Etiquetas: D
Visitas: 9157
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches