Domingo - 16.Junio.2024
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca PLYMOUTH

Marca de una nueva línea de automóviles económicos creada en 1938 por Walter P. Chrysler, quien 3 años antes había fundado la Chrysler Corporation adquiriendo los talleres de Highland Park (Michigan) de la Maxwell, una empresa automovilística ya en decadencia. También en 1928, el emprendedor industrial llevó a término una audaz operación de expansión. Además de la Plymouth, introdujo la serie De Soto y adquirió la Dodge. De un solo golpe, la Chrysler se convirtió en la tercera industria automovilística norteamericana. En gran parte, el mérito de este vertiginoso desarrollo se debió al pequeño Plymouth que, por sólo 670 dólares, ofrecía características técnicas reservadas hasta entonces a coches de clase superior: frenos hidráulicos en las 4 ruedas, lubricación a presión, pistones de aleación de aluminio y freno de mano independiente. Todos estos dispositivos derivaban de la anterior producción Chrysler, cuyos modelos, no obstante, costaban el doble que el Plymouth.

El primer Plymouth, con motor de 4 cilindros y 45 CV de potencia, apareció en junio de 1928 y, a finales de aquel mismo año, registraba una producción total de 58.000 ejemplares en sus 6 versiones disponibles. La Ford y la Chevrolet, que prácticamente poseían el monopolio del mercado dentro del sector utilitario, tuvieron que contar con una nueva y temible competidora.

Para hacer frente a los crecientes pedidos, Walter Chrysler hizo construir en un tiempo récord (ya en la primavera de 1929 entraron en funcionamiento las cadenas de montaje) una amplia fábrica en Detroit, destinada únicamente a los Plymouth. Fue una iniciativa valiente, ya que las estructuras económicas país eran inseguras. Por fin, en octubre de del 1929 cayeron como consecuencia del crack de la bolsa de Nueva York. Sin embargo, la 'ymouth navegaba ya por aguas seguras y no experimentó daño alguno; aún más, su producción continuó aumentando durante todo el periodo de la crisis. En 1930, lo que había sido concebido como una línea de modelos L'hrysler se convirtió en una marca con entidad propia y Fred L. Rockelman fue su primer Presidente.

Al año siguiente se introdujo una importante novedad técnica en el Plymouth PA: el motor oscilante, conocido como Floating Power y proyectado por el ingeniero Fred ¿eder, del que derivó el moderno sistema de suspensión del motor sobre soportes de caucho.

En agosto de 1934 salió el Plymouth número un millón de la fábrica de Detroit, un verdadero récord para sólo 6 años de producción, a la consecución del cual contribuyó de forma definitiva el éxito del PD, introducido en 1933 y dotado del primer motor Plymouth de 6 cilindros. Su precio era de 495 dólares, haciendo del mismo el modelo de 6 cilindros más económico de su época.

Los excelentes objetivos alcanzados por la Plymouth con su particular política de producción (lo mejor al menor precio) fueron el fruto de un eficiente aparato de organización que supo traducir en realidades las sugerencias de los técnicos y estilistas, empleando los métodos de construcción más modernos. Además, se prestó especial atención a la cuestión de la seguridad, un problema todavía poco sentido por la mayoría de los fabricantes, pero destinado a adoptar una importancia cada vez mayor a los ojos de las autoridades y los usuarios. Por ejemplo, en 1937 la Plymouth presentó un nuevo salpicadero con los instrumentos totalmente empotrados, desempañador del parabrisas mediante flujo de aire y cristales de seguridad; asimismo, estaba previsto un acolchado reforzado de los respaldos de los asientos delanteros, de manera que, en caso de choque, garantizase una mayor protección a los pasajeros de los asientos traseros.

Al año siguiente, la Plymouth celebró su décimo año de actividad con un merecido tercer lugar en la escala de las marcas norteamericanas de automóviles según el número de ventas. Su estándar habitual era ya del orden de 500.000 coches al año.

Sin embargo, en 1942, con la entrada de Estados Unidos en la guerra, todas las fuerzas productivas del país se orientaron hacia los suministros militares y la Plymouth se adecuó a las nuevas exigencias. La reconversión de sus instalaciones no se produjo hasta 1946, cuando, para hacer frente a la gran demanda del mercado y dar tiempo a la oficina de proyectos para realizar nuevas soluciones y nuevas líneas, la marca de Detroit volvió a lanzar sus modelos de la anteguerra. La primera novedad apareció en los catálogos de 1949: se trataba de un station wagón considerado como el primer automóvil de este tipo con carrocería completamente metálica. Además, la puesta en marcha mediante llave substituyó al antiguo sistema de tirador.

Tras otra pausa de 3 años dedicados parcialmente a los suministros militares para la guerra de Corea, la Plymouth volvió definitivamente a la producción civil. Mientras tanto, sus modelos adoptaron diversas denominaciones, como Concord, Cambridge y Cranbrook, mejorando con algunos dispositivos, como limpiaparabrisas eléctrico, parabrisas de cristal único y transmisión mediante convertidor de par. La respuesta del público siempre fue la misma y se tradujo en un nuevo récord de ventas: casi 700.000 ejemplares en 1953. Al año siguiente, la gama se articuló en 3 modelos básicos: Plaza, Savoy y Belvedere, dotados de servodirección y cambio automático de 2 relaciones. Además, en dicho año la Chrysler Corporation experimentó la propulsión de turbina en un automóvil de serie, y el modelo elegido para montar esta primicia técnica fue un Plymouth hardtop.

En 1955, los Plymouth cambiaron de aspecto, desapareciendo la línea redondeada, que fue substituida por una línea más neta y esencial, subrayada por la pintura bicolor. La parte trasera alargada, con aristas vivas, anticipó la moda de las aletas traseras, típicas del estilo norteamericano del final de los años cincuenta. También en 1955, los Plymouth pudieron disponer, por vez primera, de un motor V8 de 157 CV y de instalación de aire acondicionado, una opción que, hasta entonces, solamente la ofrecían automóviles de clase y precio muy superiores.

Durante los años inmediatamente posteriores, la Plymouth, al igual que gran parte de las industrias automovilísticas norteamericanas, registró una reducción en las ventas, debida al creciente éxito de los coches compactos de importación europea y japonesa en el mercado estadounidense. Sin embargo, la marca de Detroit no se dejó coger a contrapié y ya en 1957 encomendó a sus proyectistas la realización de un coche de la misma categoría para combatir la competencia extranjera. Tras casi 3 años de trabajo, desarrollado en el más absoluto secreto, sus técnicos estuvieron en condiciones de presentar el resultado de sus fatigas; así surgió el Valiant, un modelo compacto con carrocería autoportante, motor de 6 cilindros y 101 CV, y alternador en vez de dinamo. En el otro extremo de la gama siguió figurando el modelo Fury, presentado en 1956 y continuamente renovado y mejorado, al que en 1959 se unió el Sport Fury en sus versiones convertible y hardtop.

Con estos modelos, la Plymouth consiguió asimismo numerosos éxitos deportivos dentro de las carreras reservadas a automóviles de serie. Sin embargo, en la gama de la marca aún faltaba algo: un sport para la clientela joven y un automóvil medio. Pero ambos vacíos fueron llenados en 1964 con el modelo Barracuda, un coupé fastback con una gran luneta trasera, y en 1965 con el nuevo Belvedere, un automóvil intermedio, confortable y seguro. Así, con una serie completa de modelos capaz de responder a cualquier exigencia, la Plymouth afrontó su quinto decenio de actividad. Sus denominaciones continúan siendo prácticamente las mismas, aunque los modelos han experimentado cambios estilísticos y mecánicos radicales. Los catálogos de 1976 comprendían: la serie Valiant (Duster, Valiant Scamp y Duster 360) con motores de 6 cilindros con una potencia entre 95 y 105 CV, o bien V8 de 150 a 240 CV; estos 2 últimos motores también se montan en los modelos Ba-rracuda y Cuda; sigue la serie Satellite, que substituye a la anterior Belvedere (Road Runner, Satellite Custom, Satellite Sebring, Sebring Plus y Satellite Regent), disponible con los citados motores de 6 cilindros y V8, con dos V8 más potentes, de 260 y 280 CV. Cierra el conjunto la serie Fury (Fury I, II y III, Suburban, Custom Suburban, Grand Coupé, Grand Sedan y Sport Suburban).



Etiquetas: P
Visitas: 15040
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches