Domingo - 16.Junio.2024
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Historia de la marca SIMPLEX

Marca de una serie de grandes y potentes automóviles norteamericanos aparecidos entre 1907 y 1917, y recordados por su construcción cuidadosa, sus elevadas prestaciones y sus éxitos deportivos.

La Simplex Automobile Co. fue fundada por iniciativa de Hermán Broesel, empresario estadounidense que en 1907 adquirió la Smith & Mabley, una firma de Nueva York especializada en la importación y venta de los mejores automóviles europeos de aquella época. En 1905, dicha empresa trató de unir a la actividad comercial la de la construcción de automóviles y, con este fin, proyectó un imponente modelo, cuyos esquemas de construcción recordaban los de los Mercedes de la época. Dicho modelo fue denominado Simplex, apelativo que habla distinguido al motor de 4 cilindros de uno de los primeros Mercedes.

El Smith & Mabley Simplex era un automóvil enorme, realizado sin economía y con el empleo de los mejores materiales que entonces podían encontrarse en el mercado (se dice que para algunas partes mecánicas se empleó precisamente el mismo acero que la empresa Krupp destinaba a los cañones de sus célebres fusiles). Pero, antes de que el modelo pudiese entrar en producción, la empresa quebró. Hermán Broesel, tras haberse quedado con ella, quiso continuar dicha iniciativa y llevó a la práctica los proyectos de la Simplex. Con este fin constituyó una sociedad que, de la denominación elegida por la Smith & Mabley para sus automóviles, se llamó Simplex.

El primer modelo, designado con la sigla 50 HP, poseía un motor de 4 cilindros en línea de 2 bloques y de 10 1 de cilindrada, con distribución por válvulas bilaterales. Presentado con varios tipos de carrocerías, este coche, a pesar de su alto precio, encontró cierto número de compradores y pronto se impuso como uno de los más prestigiosos de toda la producción estadounidense. En versión deportiva, el 50 HP tomó parte en numerosas carreras de la época, como las 24 Horas de Brighton Beach y la Copa Vanderbilt, demostrando unas excepcionales dotes de potencia y resistencia.

A partir de 1910, a este primer modelo siguieron el 75 HP y el 36 HP, este último, a diferencia de los demás automóviles de la marca, dotado de transmisión articulada. Tanto el 50 HP como el 75 HP poseían transmisión final por cadena, una característica que, aparte del ya citado 36 HP, permaneció constante para todos los sucesivos modelos Simplex. Los motores fueron siempre de 4 cilindros con culata en T.

Los chasis Simplex se prestaron excelentemente a las interpretaciones de los mejores carroceros norteamericanos. Fueron especialmente célebres los Simplex carrozados por Brewster, a quien la marca encargó la construcción en serie de varios tipos de carrocerías. Casi todas las versiones se caracterizaron por radiadores planos y cuadrados; tan sólo el 75 HP de 1915 montó un radiador en V de tipo Mercedes.

El último Simplex, aparecido a finales de 1914, fue el 46 HP, un potente modelo de 6 cilindros en 2 bloques con distribución por válvulas monolaterales y con una potencia de más de 100 CV. Aunque fue construido con la misma riqueza que caracterizó a los modelos anteriores, este coche obtuvo poco éxito. Continuó construyéndose hasta principios de los años veinte, pero, a partir de 1917, llevó la marca Crane-Simplex, del nombre de su proyectista, Henry Crane, que a Anales de 1915 habla adquirido la empresa.



Etiquetas: S
Visitas: 5425
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches