Sábado - 24.Junio.2017
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Alfa Romeo Alfasud: historia

Por Miguel Galán

A finales de los años 60 el fabricante italiano Alfa Romeo necesitaba comenzar a renovar su catálogo de modelos y necesitaba también comercializar un vehículo ciertamente más económico que el resto de modelos Alfa Romeo que pudiera venderse a un precio ajustado y colaborase con el saneamiento de las cuentas contables de la marca. El gran problema que tenía la marca milanesa es que para producir un vehículo moderno debía hacer una inversión en sus instalaciones superior a la que su contabilidad podía hacer frente. Entre muchos los muchos problemas que tenía la marca es que el Renault 4 fabricado por Alfa Romeo tenía unas ventas anecdóticas.

Con la ayuda del gobierno italiano y de su programa para la industrialización del sur de Italia, Alfa Romeo comenzó en 1967 el desarrollo de una nueva fábrica en  Pomigliano d’Arco en los terrenos en los que Alfa Romeo tenía ya una factoría para la fabricación de motores de aviación. Esta nueva factoría fue construida con todos los adelantos arquitectónicos disponibles en la fecha y preparada para lanzar al mercado un coche que realmente fuera “moderno”. El final de las obras de esta nueva factoría se aprovechó para presentar el que sería el coche que motorizaría a toda la clase media italiana: el Alfa Romeo Alfasud.

Aunque su venta comenzó en 1972, la presentación del Alfa Romeo Alfasud se llevó a cabo a finales de 1971 y en el momento de su presentación obtuvo muy buen crítica aunque también es cierto que algunos medios más conversadores cuestionaban el concepto de este coche, sobre todo en lo que se refería a su carrocería, demasiado grande para ser un coche pequeño pero demasiado pequeña para ser un coche grande. Quizás no se quisieron dar cuenta de que estaban ante el nacimiento del coche “medio”.

El Alfa Romeo Alfasud tenía una longitud total de 3’89 metros y mostraba una carrocería de cuatro puertas con una trasera tendida que terminaba en una pequeña luneta y una portezuela de acceso al maletero que llegaba hasta la altura del paragolpes.

El frontal era elegante y deportivo gracias a los diversos recursos estéticos a los que se había recurrido. A pesar que la gran simpleza aparente, los grupos ópticos incorporaban todas las funciones y quedaban ligeramente más altos que la gran parrilla horizontal, que estaba horizontalmente dividida por una moldura cromada e incorporaba en el centro el escudo Alfa Romeo, que sobresalía ligeramente por su lado inferior y contaba con dos pequeñas aperturas a ambos lados. Los paragolpes eran metálicos pero contaban ya con una moldura plástica para proteger el coche de los pequeños golpes de aparcamiento. El faldón delantero tenía un diseño recto y contaba con tres pequeñas aperturas justo debajo de los grupos ópticos principales.

La parte trasera contaba con más personalidad que la anterior. De líneas rectas y muy marcadas, la parte posterior del Alfa Romeo Alfasud era muy alta y contaba con dos pequeños grupos ópticos situados a ambos lados de la portezuela de acceso al maletero y en una posición muy baja, lo que visualmente hacía que la parte trasera tuviera un aspecto aún más macizo.

El diseño de la parte lateral era el responsable de la fluidez de líneas que caracterizó al Alfa Romeo Alfasud y todo un ejemplo de continuidad entre la parte delantera y trasera de un coche. Había una línea de tensión que unía los grupos ópticos delanteros con los traseros, los pasos de ruedas estaban tímidamente tensionados y la parte superior del capó parecía prolongarse para crear una línea de cintura suavemente marcada que en la parte trasera se fusionaba con la línea superior de las ventanillas. Estas ventanillas además parecían tener un tamaño ligeramente mayor al que realmente tenían gracias a unas bandas cromadas que había en la línea de cintura sólo bajo las ventanillas. A pesar de ser un coche con el frontal tan bajo y la trasera tan alta, el Alfa Romeo Alfasud mostraba un diseño muy agradable.

Lógicamente no todo era perfecto y había un detalle estético que fue duramente criticado. Las bisagras de la tapa del maletero eran exteriores y le daba un aspecto de coche “barato”.

En el interior también se combinaban elementos de gran coche con los de coche “barato”. Por un lado contaban con regulación en altura tanto del asiento como del volante y un muy buen sistema de calefacción pero por otro lado el suelo del habitáculo era de goma y el acabado final del salpicadero contaba con exceso de plásticos de mala calidad. Además las primeras unidades no contaban ni con servofreno.

El Alfa Romeo Alfasud presentó en sociedad una nueva familia de motores “Motore Boxer Alfa Romeo” de cuatro cilindros opuestos que fueron los artífices de un diseño frontal tan bajo. Las primeras unidades contaban con un bloque motor con refrigeración por agua de 1.186cc que desarrollaba 63cv a 6.000rpm. El cambio era manual de cuatro velocidades. Estas cifras que pueden parecer discretas permitían al Alfa Romeo Alfasud superar los 150km/h.

En carretera el coche tenía un comportamiento que toda la prensa europea calificó como deportivo, tanto por su comportamiento como por la facilidad del motor en subir de revoluciones. Además el habitáculo ofrecía espacio para acomodar a cuatro pasajeros altos. Sin embargo el coche comenzó su andadura comercial en una época un tanto problemática para la industria italiana por los conflictos laborales y el boicot que muchos trabajadores realizaron en sus puestos de trabajo no tardaron en ver la luz: en muy poco tiempo todas las unidades comenzaron a presentar óxido en las aletas delanteras, pilar B y marcos del parabrisas y luneta.

Durante los primeros años de su comercialización sólo estaba disponible una única versión, el Alfasud 1200. De carácter ligeramente económico y deportivo, la única modificación que tuvo fue la incorporación del servofreno en 1973.

En 1973 se presentó el Alfasud Ti con carrocería de dos puertas y un acabado deportivo reconocible por sus cuatro faros principales, por los intermitentes situados sobre el paragolpes y por sus llantas. Más en detalle, este nuevo Alfasud Ti contaba con faldón delantero de diseño deportivo, alerón trasero negro y unos nuevos limpiaparabrisas también en color negro. El interior estaba mejor terminado que el del Alfasud 1200 y contaba con asientos con apoyacabezas, un mejor tapizado e indicadores para la presión del aceite, la temperatura del aceite y el deseado tacómetro. El motor era el mismo que equipaba el Alfasud 1200 pero una nueva gestión de su doble carburador le permitía alcanzar los 68cv que junto con el cambio de 5 velocidades hacía que su comportamiento fuera algo más deportivo.

En 1974 se introduce en el proceso de fabricación un tratamiento “zincrometal” para eliminar los problemas de óxido de las primeras unidades y el Alfasud 1200 pasa a llamarse Alfasud N (normale). Se presenta además el Alfasud L (luxe) con una acabado más completo que el Alfasud N y que se reconoce por sus tapizado en tela, por el suelo del habitáculo en moqueta y unos niveles de calidad en general un poco más altos que los que ofrecía el modelo básico. Además, este modelo más lujoso contaba con ciertas modificaciones en el bloque motor que le permitía ofrecer más par motor y a menos revoluciones a pesar de mantener la cifra final de potencia.

En 1975 el Alfasud L recibió un cambio manual de cinco velocidades y cambió su nombre por el de Alfasud 5M. Este nuevo cambio de velocidades le permitió reducir ligeramente el consumo final. Se presenta además una particular carrocería familiar de tres puertas denominada Giardinetta y equipado con el motor potenciado del Alfasud Ti, aunque se podía configurar con cambio de 4 ó de 5 velocidades.

En 1976 el Alfasud Ti recibió un nuevo bloque de 1.286cc capaz de ofrecer una potencia final de 76cv.

En 1977 se presentaron una serie de modificaciones que estéticamente fueron más bien discretas y que aportaron unos nuevos paragolpes y parrilla delantera así como una nueva oferta de colores tanto interiores como exteriores. Más profunda fueron las modificaciones a nivel comercial. El modelo básico Alfasud N y el deportivo Ti se mantuvieron, pero el más equipado Alfasud 5M fue sustituido por los Alfasud Super con dos niveles de potencia: Super 1200 (1.186cc - 63cv) y Super 1300 (1.286cc - 68cv). Los modelos con carrocería familiar Giardinetta pasaron a estar disponibles solo con el bloque 1300 (1.286cc – 68cv).

En 1978, un año después de la modificación de la gama, se introdujeron dos nuevos bloques que sustituyeron al de 1.286cc en todas sus versiones. Los modelos Alfasud Súper 1300 comienzaron a equipar un bloque de 1.351cc -71cv y los más deportivos Alfasud Ti pasaron a estar disponibles en exclusiva con un bloque de 1.490cc – 84cv. Curiosamente el motor más básico se mantuvo como opción de acceso y seguía contando con un aceptable éxito a pesar de su presentación espartana.

En 1980 se introdujo una profunda remodelación del Alfasud que refrescó una estática que ya comenzaba a acusar el paso de los años. Nuevo frontal más moderno, nuevos paragolpes plásticos, nueva trasera con grupos ópticos más grandes, una banda plástica para “esconder” las bisagras de la portezuela del maletero y nueva gama en la que ya no había sitio para el poco exitoso Giardinetta. La nueva gama para los años ochenta mantuvo los motores y simplificó la nomenclatura de las diversas opciones disponibles. La gama estaba compuesta por los Alfasud 1.2 4M (63cv), Alfasud 1.2 5M (68cv), Alfasud 1.3 (79cv) y Alfasud 1.5 (84cv). Los modelos más deportivos Alfasud Ti comenzaron a equipar los bloques 1.351cc – 85cv (Alfasud Ti 1300) y un nuevo 1.490cc – 95cv (Alfasud Ti 1500). En todos los casos el nivel de equipamiento era muy similar y muy completo excepto el del modelo básico Alfasud 1.2 4M, que además de contar con sólo cuatro velocidades carecía de molduras laterales de protección, tenía los paragolpes más delgados y su presentación general era más espartana.

En 1982, en el ya final de su vida comercial, el Alfa Romeo Alfasud recibió el portón trasero completo y se volvió a remodelar toda la gama. La carrocería de dos puertas quedó reservada en exclusiva para el modelo más básico. El resto de modelos comenzó a estar disponible con la más versátil carrocería de 5 puertas. Sólo el deportivo Ti podía solicitarse con la más atractiva carrocería de 3 puertas.

La gama 1982 estaba compuesta por el citado 1.2 63cv y carrocería de dos puertas, por los Ti de tres puertas y motor 1.5 105cv y por los modelos de cinco puertas 1.2 68cv y 1.3 79cv. Pocos meses después se presentaron los modelos Quadrifoglio con una terminación mucho más cuidada con elementos como la tapicería de terciopelo o el volante de madera. Este nuevo acabado se desdobló en dos versiones igualmente equipadas pero con ambientes interiores distintos: el Quadrifoglio Oro con una presentación más lujosa y el Quadrifoglio Verde con una presentación más deportiva. Tal era el grado de diferenciación que el Alfasud Quadrifoglio Oro estaba disponible sólo con carrocería de cinco puertas y motor de 95cv y el Alfasud Quadrifoglio Verde sólo se comercializaba con carrocería de tres puertas y motor de 105cv.

A finale de 1982 se introdujo una nueva versión de acceso denominada Junio. Tenía un nivel de equipamiento comparable a del Alfasud 1.2 63cv, pero equipaba el motor 1.2 68cv, cambio de cinco velocidades y carrocería de cuatro puertas (sin portón).

El Alfa Romeo Alfasud nació en un momento conflictivo en el tejido industrial italiano, maduró bajó la amenaza constante de los competidores que el resto de fabricantes europeos fueron lanzando en el segmento compacto y murió bajo el rechazo de gran parte de Europa hacia los coches italianos, pero aún así se fabricaron más de un millón de unidades.

El que fue el vehículo que estrenó el segmento de los compactos desapareció del mercado en 1984 cuando fue sustituido por el Alfa Romeo 33.

De este artículo he obviado deliberadamente el Alfa Romeo Alfasud Sprint, una especie de cupé realizado sobre la plataforma del Alfa Romeo Alfasud y diseñado con una clara inspiración en el Alfa Romeo Alfetta GT. La razón es que el modelo cupé sólo compartía el bastidor con los modelos berlinas. De hecho, con posterioridad a la actualización del Alfasud, el modelo cupé pasó a llamarse Alfa Romeo Sprint, eliminando así cualquier referencia a su relación con el modelo berlina.

Visitas: 3399
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Salón del automóvil de Ginebra 2017
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar