Sábado - 21.Septiembre.2019
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

BMW 5 Gran Turismo: historia

Por Miguel Galán

En un mundo como el de la automoción en el que todo tiene que estar categorizado surge en ocasiones el problema de incluir en una sóla categoría a un determinado vehículo. Esto sucede sobre todo con los monovolúmenes y algunos compactos cuyos diseños hacen imposible delimitar claramente el segmento al que pertenecen. En los últimos años nos sucede los mismo con el segmento de los todo-camino y es que es fácil salir a la calle y encontrarse con vehículos a los que se le sube la amortiguación un par de centímetros y se les adorna con vistosas molduras para vender un espíritu de aventura que no existe. Pero, ¿qué pasa si en vez de mezclar dos segmentos nos atrevemos con un tercero o incluso con un cuarto? Pues que nos encontramos con un BMW 5 Gran Turismo.

El BMW 5 GT (F07) llegó al mercado europeo a lo largo del año 2009 y presentó un proyecto de fusión entre una gran berlina, un cupé de cuatro puertas, un todo camino y un monovolumen. Así que procuraré ir analizado el vehículo desde los cuatro puntos de vista que el propone el mismo fabricante.

 

Desde el punto de vista de una gran berlina, no hace falta más que ver los cinco metros de largo del BMW 5 GT para reconocer que estamos ante un vehículo que adora las autopistas y odia el tráfico urbano. De hecho, pese a lo que pueda hacer pensar su denominación, el BMW 5 GT está construido sobre la plataforma del BMW 7 F01/F02.

 

Una gran berlina debe ser siempre valorada desde el interior y en este sentido el BMW 5 GT gana por goleada a cualquier contrincante. Ya desde su lanzamiento se podía elegir entre una configuración de cuatro majestuosas plazas u otra de cinco en la que el pasajero trasero central debería acomodarse en una plaza estrecha y dura, por lo que al final hablamos en términos prácticos de que realmente, en cualquier de las dos configuraciones, el BMW 5 GT era un vehículo de cuatro plazas con la opción de ofrecer alojamiento a un quinto pasajero que no disfrutaría de las comodidades del resto de acompañantes. En cualquier caso, si es verdad que el verdadero lujo es el espacio, conviene dejar claro que en los modelos sin techo panorámico la altura libre desde el asiento trasero hasta el techo es de casi un metro. A este respecto, el fabricante anunció que el tamaño del habitáculo era comparable al del BMW X5 E70 y quizás sea este aspecto el único que pueda asemejar al BMW 5 GT a un todo terreno.

 

Conviene decir que en cualquier combinación interior, el asiento trasero es deslizante y cuenta con regulación de inclinación del respaldo. En caso de elegirse la configuración de cuatro plazas, el (mini) asiento trasero central es sustituido por una amplia consola y los asientos laterales traseros pueden contar con regulación eléctrica e incluso ventilación interna. Curiosamente, y por no decir extrañamente, adelantar los asientos libera un espacio disponible de unos 150l. que no se suman al volumen del maletero por la presencia de una mampara vertical situada detrás del respaldo trasero y cuya finalizad desconozco totalmente.

 

Este habitáculo tan espacioso podía ser comparado con el que ofrecen algunos monovolúmenes más grandes y conviene no olvidar que BMW tenía en el punto de mira al Mercedes-Benz R V251/W251. Sin embargo había un detalle muy importante que lo alejaba del concepto monovolumen: el BMW 5 GT tenía sólo dos filas de asientos. Sin embargo, sí es cierto que contaba con ciertos detalles enfocados a la practicidad. Su 1’56m de altura y el gran tamaño de sus puertas facilitaba las operaciones de acceso al habitáculo y la salida de éste. Por su parte, el maletero era de sólo 440 litros, quizás excesivamente pequeño para un vehículo de 4’99m de longitud total, pero el acceso a éste se hacía a través de un portón de doble operación: se podía abrir el portón entero o sólo la parte inferior del mismo.

 

Sólo queda por analizar el coche desde el punto de vista del que espera un cupé de cuatro puertas. En este sentido sólo se puede hacer una mención a su estética y en especial a la particular caída del techo en su parte trasera. Sin embargo, este diseño no repercute negativamente en el espacio interior como sí sucede en los Mercedes-Benz CLS W218 (El Mercedes-Benz CLS W219 y el Audi A7 llegaron más tarde).

 

Cuando el septiembre de 2009 se puso a la venta el BMW 5 GT se ofertaron dos motores de gasolina y otro de gasóleo con potencias entre los 245cv (530d) y los 408cv (550i). En cualquier caso, todos los modelos eran propulsados (o “tracción trasera”) y unidos a un cambio automático ZF de ocho relaciones.

 

A lo largo del año 2010 aparece un diésel con 299cv (535d) y todas las versiones disponibles pasan a ofrecerse de manera opcional con tracción integral xDrive. Esto supone un ligero incremento en el consumo del vehículo, que sigue siendo bajo en relación al tamaño, peso y potencia de los BMW 5 GT.

 

En el año 2012 se introdujo una nueva versión de acceso muy al gusto europeo: el BMW 520d GT. Estaba equipada con un motor de 184cv y sólo estaba disponible con tracción trasera, pero era diésel y homologaba un consumo medio de tan sólo 5’3 l/100km. Este modelo sirvió para incrementar el nivel de ventas que hasta el momento se había mostrado quizás excesivamente discreto.

 

Para acompañar a este lanzamiento, el fabricante cambió los motores en todos los modelos excepto en el 535i de 306cv. De esta forma, el 550i pasó a ofrecer 449cv y los diésel 530d y 535d homologaron una potencia de 258 y 313cv respectivamente. A pesar del incremento de potencia, todos los motores redujeron el consumo y aumentaron el agrado de conducción gracias a las mejoras en la entrega de par. Conviene también aclarar que en este momento fue cuando se generalizó el uso del Start&Stop en toda la gama. En este punto conviene decir que algunos mercados europeos estas modificaciones sólo estuvieron disponibles una vez se introdujo la actualización estética. Esto no fue debido a una distinta política de ventas sino porque las bajas cifras de ventas permitieron ofrecer aún el stock disponible con los motores anteriores.

 

En el año 2013 se introdujo una actualización tan importante como discreta en los BMW 5 GT. A nivel estético los cambios fueron de detalle, como la inclusión de los intermitentes laterales en los retrovisores (antes en las aletas), nuevo diseño en los paragolpes y unas ópticas traseras más redondeadas que suavizaron el aspecto visual de esta parte del coche. En lo que respecta a los motores no hubo cambios porque se habían modificado en el año anterior, pero sí se modificó el diseño interior de los pasos de ruedas para eliminar ruidos aerodinámicos. Un aspecto en que la actualización se hizo visible fue en el incremento del volumen del maletero hasta los 500l.

 

Se introdujo también la posibilidad de personalizar el aspecto interior y exterior del vehículo gracias a los niveles de acabado Luxury, Modern y M-Sport (El acabado Modern se dejó de ofrecer a los pocos meses). Estos niveles de acabado no aportaban diferenciación en cuento al equipamiento disponible como equipo se serie sino que se centraban en el aspecto visual del coche, con variaciones en la forma y en los colores de las molduras exteriores o de los tapizados y molduras interiores.

 

Por último, a pesar de no cambiar la oferta motriz, los motores recibieron pequeñas mejoras encaminadas a reducir el consumo medio. Por ejemplo, el más potente y Gastón 550i pasó de ofrecer 449cv a 450cv (totalmente inapreciable) pero su consumo bajó de 11’2 l/100km a “sólo” 9’2l/100km.

 

Con estas modificaciones es cómo el BMW 5 GT ha llegado hasta nuestros días. Se trata sin duda de un concepto de vehículo en el que prima la habitabilidad respecto a la estética (como debería ser siempre) y es uno de esos coches que de principio impactan pero que con el paso del tiempo uno puede a entenderlo y a quererlo. Se prevé que su producción cese a lo largo del año 2016, pero de veras que esperamos que tenga un substituto porque este coche representa lo que realmente es el lujo y la comodidad.

 

Cuando empecé este artículo comenté que este coche era la fusión de cuatro tipos distintos de vehículo. De mano podía parecer chocante, pero BMW ha sabido eliminar los aspectos negativos y ha fabricado un vehículo cómodo como una berlina, amplio como un todo terreno, versátil como un monovolumen y con el toque deportivo de un cupé de cuatro puertas. ¿Alguien da más?

 

Etiquetas: BMW, BMW 5 GT, Sedán
Visitas: 4791
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!