Domingo - 23.Febrero.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Mercedes-Benz clase S: historia y antecedentes - 6 de 7: Mercedes-Benz W221

Por Miguel Galán

El Mercedes-Benz W221 se presentó en el año 2005 como sustituto de la serie W220 con una estética en clara ruptura tanto con los anteriores Merceces-Benz clase S como con el resto de vehículos de la marca. A pesar de sus 5,08m de longitud total, la línea de cintura que unía de forma natural el frontal con la parte trasera y los pasos de ruedas robustamente marcados ofrecían una imagen de dinamismo nunca vista antes en las grandes berlinas de Mercedes-Benz. Las medidas exteriores de este Mercedes-Benz W221 eran muy similares a las del tan criticado W140 pero lo acertado de su diseño permitió que fuera más aceptado en el mercado de lo que lo fue su antecesor.

Según el fabricante, las líneas maestras de esta nueva serie W221 estaban inspiradas en las de los modelos “Ponton”. Curiosamente, Mercedes-Benz había hecho la misma declaración cuando en el año 2002 presentó el Mercedes-Benz W211, en cuyo catálogo comercial aparecían tanto los modelos W211 como los modelos “Ponton”. Si se analiza la estética de los modelos W221 y W211 es fácil descubrir que sus carrocerías no guardan mucho parecido entre sí y mucho menos con los modelos “Pontón”…

La vista frontal del coche estaba presidida por una gran parilla que daba lugar a un capo delantero que se prolongaba hasta la base de la luna delantera de forma recta y continua. Esta misma sensación de apertura haber los laterales la daban los proyectores principales de forma trapezoidal regular que se abre hacía los extremos del coches. El diseño de los paragolpes delanteros también influía en la sensación de anchura gracias a la toma de aire inferior que recorría todo el ancho del vehículo y que unía visualmente los faros antiniebla.

La vista lateral del Mercedes-Benz W221 estaba presidia por la importancia visual que el fabricante había querido a detalles como los pasos de ruedas, la moldura lateral en posición baja o a la forma en la que la línea de cintura dibujaba un escalón en la parte trasera que dejaba la tapa del maletero en dos niveles. Por el resto de detalles y dejando de lado sus dimensiones se podía afirmar que este Mercedes-Benz clase S era un coche que había conseguido unas líneas sumamente elegantes sin haber recurrido a ninguna estridencia en su diseño.

La parte trasera también hacía gala de una discreta elegancia bien entendida con una tapa del maletero alta y robusta en la que sólo una banda cromada que unía los grupos ópticos restaba pesadez visual a un coche de 1,87m de anchura y 1,47 de altura. Los grupos ópticos estaban visualmente divididos en tres tramos y constituye la única licencia estilística del W221 a los modelos Pontón.

El interior de esta nueva serie clase S se mostraba mucho más limpio y ordenado que el anteriores generaciones gracias a la incorporación de un mando único Comand situado entre ambos asientos delanteros y cuyo funcionamiento se mostraba en una gran pantalla a color en la parte alta de la consola central. De hecho los únicos mandos que había de forma física en toda la consola eran los relativos al sistema de climatización.

El equipamiento de serie de los Mercedes-Benz clase W221 incluía todo lo exigido a un coche de su categoría tanto en aspectos de comodidad como de seguridad y dejaba en el listado de las opciones elementos innovadores como el detector de puntos ciegos, el sistema de visión nocturna, el asistente de aparcamiento o incluso el sistema de suspensión ABC que eliminaba por completo las inclinaciones de la carrocería en las curvas. Por su parte, los modelos con batalla larga (V221) podían contar con elementos de lujo como los asientos traseros con regulación eléctrica, cortinillas en las ventanillas traseras también de accionamiento eléctrico o un gran techo panorámico.

En el momento del lanzamiento comercial del Mercedes-Benz W221 se ofrecieron sólo dos versiones: S350 (3.498cc – 272cv) y S500 (5.461cc – 388cv). Ambos modelos equipaban el cambio automático de siete velocidades. En el mercado americano el S500 recibía el nombre de S550. Para esta nueva clase S se proyectaron dos niveles de equipamiento Elegance y Avantgarde aunque en España sólo estaba disponible el primero que se vendía sin ningún tipo de denominación distintiva.

A los pocos meses de comenzar su andadura comercial se incrementó la oferta mecánica con la incorporación de los S450 (4.663cc – 340cv), S600 (5.513cc – 517cv), S63 AMG (6.208cc – 525cv) y S65 AMG (5.980cc – 612cv). Los  motores de ocho cilindros (S450 y S63 AMG) equipaban cambio automático de siete velocidades y los de doce cilindros (S600 y S65 AMG) de tan sólo cinco velocidades debido a las limitaciones constructivas del cambio 7G-Tronic incapaz de soportar las cifras de par de los bloques más grandes (El S65 AMG ofrecía una cifra de par de 1.000Nm). En determinados mercados asiáticos de ofreció un modelo básico S300 (2.996cc – 231cv).

En el año 2006 llegó la tracción integral para los modelos S450 y S500 y las mecánicas de gasóleo S320 CDI (2.987cc – 235cv) y S420 CDI (3.996cc – 320cv). Ambos equipaban cambio automático de siete velocidades y el más pequeño podía equipar tracción integral 4Matic.

Tras haberse completado la oferta en tan sólo un par de años, la clase S de Mercedes-Benz disfrutó de un par de años sin modificaciones hasta que en el año 2009 le llegó una ligera actualización estética que modificó el aspecto de los grupos ópticos tanto delanteros como traseros que se beneficiaron de de la tecnología led. Se modificó ligeramente el aspecto de los paragolpes y en el interior también se pudieron observar algunas modificaciones en las molduras y en los revestimientos.

Coincidiendo con esta actualización el modelo S600 recibe el cambio automático de siete velocidades y se presenta la versión S400 BlueHybrid de 3.498cc y 279cv en combinación con otro eléctrico de 20cv. En la práctica el funcionamiento del motor eléctrico era bastante errático porque su capacidad para mover el coche dependía de la utilización de otros elementos eléctricos y además no tenía funcionamiento 100% eléctrico. En la práctica se puede afirmar que el S400 BlueHybrid era un S350 pero con el Start&Stop operativo hasta los 20km/h, lo que repercutía ligera y positivamente en los consumos reales (los homologados eran muy poco creíbles). Una ventaja que sí era real del S400 BlueHybrid respecto al S350 era que ofrecía una mayor cifra de par y a un menor régimen.

La actualización del año 2009 trajo también una modificación en la denominación de los modelos de gasóleo que llamaron a denominarse S320 CDI BlueEfficiency y S420 CDI BlueEfficiency. Esta nueva denominación implicaba un nuevo convertidor de par capaz de desacoplarse cuando el coche estaba detenido, un nuevo equipo de neumáticos de bajo rozamiento de 17” de diámetro y una nueva bomba de asistencia a la dirección.

Una curiosidad de esta actualización estética es que los pilotos traseros de este modelo junto con los del Mercedes-Benz W212 recibieron numerosas quejas por lo molestos que podían llegan a ser las indicaciones de los intermitentes y de las luces de freno.

En el año 2010 sí se produjo una renovación casi completa de la oferta mecánica disponible para el Mercedes-Benz clase S. S350 se sustituyeron por los S350 BlueEfficiency y alcanzan los 306cv. Los S500 dejaron paso a los S500 BlueEfficiency de 435cv. Los S63 AMG sustituyeron su motor por otro de 5.461cc y 544cv y los S65 AMG aumentaron su potencia hasta los 630cv. Todas estas modificaciones permitieron reducir los consumos homologados en todas las versiones a pesar del aumento de potencia generalizado.

En lo que respecta a las mecánicas diésel, el S350 CDI BlueEfficiency fue sustituido por el S350 BlueTec de 258cv capaz de reducir en un 80% las emisiones de óxidos de nitrógeno gracias al uso de una solución acuosa de urea (AdBlue). Se presentó también un modelo más económico S250 BlueTec (2.143cc – 204cv) dotado del primer motor de cuatro cilindros que jamás se hubiera montado en un buque insignia de Merceces-Benz. A pesar de lo que pudiera hacer pensar su corta cilindrada (2,1 litros) ofrecía un par de 500Nm, aceleraba de 0 a 100km/h en 8,2 segundos y homologaba un consumo de tan sólo 5,7 l/100km.

Los modelos S400 BlueHybrid y S600 no se beneficiaron de ninguna modificación y las versiones S450 y S420 BlueEfficiency fueron descatalogados. También se cesó la producción del modelo exclusivo para el mercado asiático S300 que fue sustituido por una versión alargada del Mercedes-Benz W212 que tampoco ha llegado (ni llegará nunca) al mercado europeo.

Todas estas modificaciones han permitido al Mercedes-Benz W221 mantenerse vigente hasta que en el año 2013 fue sustituido por el imponente W222, considerado como el mejor coche jamás fabricado...

 

 

Otros capítulos del artículo:

Mercedes-Benz W108 / W109

Mercedes-Benz W116

Mercedes-Benz W126

Mercedes-Benz W140

Mercedes-Benz W220

Mercedes-Benz W222

Etiquetas: Mercedes S
Visitas: 9182
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches