Jueves - 28.Mayo.2020
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Renault Clio: historia y antecedentes - 4-8: Renault Clio I

Por Miguel Galán

El fin de los años 80 no fue una época cómoda para Renault. El éxito de los modelos Renault 4, Renault SúperCinco y Renault 9/11 reportaba una interesante cantidad de ingresos que amortiguaban en cierta manera las pérdidas generadas por las distintas aventuras norteamericanas de los Renault 5, 9 y 11, denominados LeCar, Alliance y Encore respectivamente en dicho mercado.

Por otro lado, los ingresos generados en la competición sirvieron para maquillar las enormes pérdidas que tuvo que asumir el grupo francés cuando vendió en 1987 su filial americana AMC al grupo Chrysler.

Dentro de casa las cosas tampoco iban bien. En 1985 fue nombrado presidente de Régie Renault el ingeniero Georges Besse es un intento por parte del gobierno francés de racionalizar y reestructurar la empresa. La primera medida que tomó Besse fue el despido de 21.000 trabajadores de las distintas plantas de Renault. Esta acción, junto su participación en un programa nuclear con Iran e Irak, propició su asesinato el 17 de noviembre de 1986 por parte del grupo terrorista Action Directe. Este asesinato se perpetró en su domicilio del Boulevard Edgar-Quinet, en pleno distrito 14 de la capital francesa y a un paso del Boulevard du Montparnasse.

Todo este clima enrarecido en el seno de Régie Renault era la respuesta a cambios en la dirección, en la producción y en la política de la marca en un intento de relanzar su producto. Todos estos cambios se reflejaron en seis años de estudiado proyecto que dieron lugar al lanzamiento en 1990 del Renault Clio.

Este nuevo vehículo fue el primer Renault en estrenar en Europa una nueva nomenclatura: cambió su denominación numérica por una nominal y uso el nombre de Clio en alusión a la musa griega de la historia y de la poesía heroica. Es justo comentar que “Clio” se puede traducir también como “alabar” y que todas las denominaciones numéricas del 3 al 21 ya habían sido usadas a excepción del número 13, desestimado por su connotación negativa. De hecho, el Renault 13 debería haber sido el que conocemos como Renault 19, nombre cambiado a última hora por razones obvias.

Otro cambio observado en el lanzamiento del Renault Clio fue su estética: si el Renault SúperCinco fue una reinterpretación del Renault 5, el Renault Clio fue un modelo desarrollado totalmente de cero con una estética totalmente particular que no heredó rasgo alguno de sus antecesores. Presentado inicialmente en carrocería de cinco puertas, el Renault Clio disfrutaba de unas líneas generales mucho más trabajadas y redondeadas que el resto de modelos de la marca, con los ejes muy próximos a las esquinas (su batalla era de 2,47m) que regalaba a sus ocupantes una mayor habitabilidad interior. De su exterior destaca la ausencia de una parrilla frontal claramente delimitada que permitió al Renault Clio ofrecer un interesante coeficiente de pentración (Cx) de sólo 0,31 (la ventilación del motor se aprovechaba del aíre que entraba por la rejilla del paragolpes delantero).

Para el nuevo Renault Clio de diseño una plataforma totalmente con un esquema de suspensión delantera tipo McPherson y muelles helicoidales. La suspensión trasera corría a cargo de un sistema de barra de torsión con brazos tirados que permitió a este nuevo urbano ofrecer una buena capacidad de maletero.

El interior estaba presidido por un nuevo salpicadero de marcado desarrollo horizontal en el que sólo destacaban la capilla de instrumentos delante del conductor y una pequeña consola central con los mandos de la calefacción y el receptáculo de la radió que sí podía recordar en la forma a la consola central de los Renault SúperCinco más equipados.

Los motores con los el Renault Clio comenzó su andadura comercial no eran nuevos, pero estaban lo suficientemente modificados para cumplir con el objetivo de ofrecer un coche económico y fiable, pero moderno. Estos motores, todos de cuatro cilindros, fueron el 1.1 de 48cv, el 1.2 de 58cv y el 1.4 de 78cv. Estos dos últimos grupos propulsores fueron incluidos dentro de la familia de motores Energy de Renault y estaban unidos a un cambio manual de cinco velocidades. El bloque de 1.108cc llevaba sólo cuatro velocidades.

En este punto conviene aclarar que el motor 1.2 cuenta con 1.149cc, por lo que realmente es un 1.1, aunque aún hoy en día se vende como 1.2 por cuestiones de mercadotecnia. En este artículo usaré 1.2 para referirme a esta bloque y la denominación 1.1 cuando haga alusión al motor de 1.108cc.

Los niveles de equipamiento disponibles ponían de manifiesto una nueva nomenclatura que otra vez unificaba sus nombres en los distintos mercados; estas denominaciones eran RL, RN y RT y se correspondían con las siglas de “Renault Low”, “Renault Normale” y “Renault Top”, haciendo referencia a su posicionamiento dentro de la gama. El modelo RL disponía de un equipamiento que en la mayoría de los mercados resultó ser extremadamente básico. De hecho, la diferencia de precio entre el RL y el RN era mínima y este último añadía a su equipo de serie elementos como el limpialuneta, las defensas coloreadas y la preinstalación de audio.

El más equipado Renault Clio RT montaba como equipo de serie elementos rara vez vistos en su categoría como los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado con telemando, asiento trasero partido, faros antiniebla o un completo equipo de sonido. Como era de suponer, el equipo de serie podía cambiar de unos mercados a otros.

Todas estas características le valieron al Renault Clio el premio de Coche del Año en Europa en 1991, así como haber sido el vehículo más vendido en Francia entre los años 1991 y 1997.

En 1991, con el vehículo ya disponible en la mayor parte de los mercados europeos, se introdujo la carrocería de tres puertas y la mecánica diésel, a cargo de un bloque de 1.870cc y 65 caballos y que supuso un verdadero tirón de ventas para el Renault Clio.

A finales de 1991 se incluyó catalizador a la mayor parte de las mecánicas de gasolina para adecuarlas a los cambios de legislación europeos y se lanzó una nueva mecánica de 1.764cc y 135cv (137cv en los motores no catalizados) que dio vida al modelo Renault Clio 1.8i 16v para lanzarlo hasta los 209km/h y convertirlo en el urbano más ansiado por la juventud del momento.

Con un precio muy similar al del 1.8i 16v pero un enfoque totalmente distinto, se presentó un nuevo nivel de equipamiento sumamente lujoso, el Renault Clio Baccara. Al igual que ocurrió con el Renault SúperCinco, esta versión del Renault Clio se convirtió en un referente del lujo en su segmento. Estaba equipado con el motor 1.4 de 80cv y cambio automático o un nuevo bloque de 1.721cc y 92cv unido a una caja de cambios manual de cinco velocidades. En algunos mercados, el 1.4 automático y el 1.7 manual tenían el mismo precio de venta.

En el año 1992 aparece una de las versiones con más éxito de toda la gama Clio. Enfocada a la clientela más joven, se presentó el Renault Clio S en combinación con los motores 1.4 y 1.7 y siempre con cambio manual de cinco velocidades. Se caracterizada porque tenía una estética un tanto deportiva en la que destacaban los apliques decorativos verdes y las llantas pintadas en color blanco. Por lo demás, compartía equipamiento con el acabado RN.

También en 1992, pero con mucha menor repercusión comercial, fue el cambio de motor que sufrió el Renault Clio Baccara más potente. Su viejo motor 1.7 fue substituido por un nuevo bloque de 1.794cc y 95cv. Se puede decir que este motor era el mismo que había estrenado el año anterior el modelo 1.8i 16v, pero con culata sencilla y un pequeño aumento en la carrera de los cilindros. También desapareció de la mayor parte de los mercados el bloque de 1.108cc por no poder adaptarse a la norma Euro1. De hecho, el único bloque que no tuvo que modificarse para adecuarse a la normativa antipolución fue el 1.9D porque ya desde su lanzamiento equipaba una válvula EGR.

En 1993 aparecen dos versiones nuevas con un carácter deportivo que sustituyen al anterior Renault Clio 1.8i 16v. Por un lado aparece el nuevo acabado RSi equipado con un motor 1.8 y 110cv. Por otro lado se presenta el modelo más ambicioso y más polémico que jamás haya existido entre los vehículos urbanos: el Renault Clio Williams.

Impulsado por un bloque tetracilíndrico de 1.998cc y 150cv (147cv en Francia e Italia) el Renault Clio Williams podía alcanzar los 215km/h y se convirtió en el primer vehículo urbano en alcanzar “los dos litros” de cilindrada. Se lanzó como una serie limitada a 2.500 unidades que se vendieron a un precio exagerado para la época (más de 20.000€). Muchos comentan que este coche sirvió a Renault para homologar el Renault Clio en competición, sin embargo el lanzamiento de esta serie limitada fue una conmemoración del éxito en Formula1 del equipo Williams-Renault en los años 1992 y 1993.

Sea por el motivo que sea, este azulado objeto de deseo con llantas doradas fue motivo polémica porque las 2.500 unidades objeto de la serie se vendieron igual de bien… que las restantes 9.600 unidades iguales fabricadas. Cierto es que entre la serie limitada y la no tan limitada hay algunas diferencias de matiz como puede ser la chapa numerada identificativa salpicadero que llevaban las 2.500 primeras unidades o cambios en el fondo de la instrumentación y tapizado, pero básicamente eran el mismo coche.

Los años 1994 y 1995 fueron años tranquilos para los Renault Clio en el que sólo se pudieron observar pequeños cambios como la ubicación de los anagramas traseros y la incorporación progresiva del airbag del conductor y del ABS en los modelos más equipados y potentes. Si se puede destacar el cese de la comercialización del modelo Williams, siendo Italia el último país en retirarlo del mercado.

En 1996 se produjo una actualización estética que modifica el diseño general del Renault Clio. En la parte delantera se incluyeron unos faros más grandes y más redondeados. En la parte trasera apareció la tercera luz de freno y los pilotos cambiaron su distribución interna sin que esto afectase a su forma. Esta actualización trajo nuevos tapizados interiores y un nuevo motor de 1.149cc y 60cv como escalón básico de la gama.

En 1996 comenzó la fabricación de este Renault Clio en en Colombia y Argentina, lo que permitió alcanzar la cifra de cuatro millones de unidades vendidas de esta primera generación del Renault Clio.

 

Parte 1 de 8: Renault 5 I

Parte 2 de 8: Renault Siete / 7

Parte 3 de 8: Renault 5 II

Parte 5 de 8: Renault Clio II

Parte 6 de 8: Renault Clio III

Parte 7 de 8: Renault Clio IV

Parte 8 de 8: Renault 5 / Clio en competición

Etiquetas: Renault, Renault Clio
Visitas: 12812
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
Nuevo buscador de coches