Inicio > Hyundai > I10 > Pruebas y analisis > Hyundai i10 2014, análisis plazas posteriores
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Hyundai i10 2014, análisis plazas posteriores

A pesar de tratarse de un vehículo urbano, el mayor tamaño del Hyundai i10 y el hecho de tratarse de un tipo de vehículo que, por ejemplo, se utiliza para llevar a los niños al colegio, hace que las plazas traseras tengan también cierta importancia. Con el comentado crecimiento no sólo del Hyundai, sino en general de todos los integrantes del segmento, los pequeños modelos de las marcas están comenzando a dejar de ser tan pequeños para ofrecer un espacio que puede incluso llegar a ser suficiente como para dar acomodo a dos adultos. Este es el caso del modelo que nos ocupa, en el que incluso un acompañante de metro ochenta puede situarse en las plazas traseras sin tener que adoptar una postura incómoda y con espacio suficiente para las rodillas. La cota de anchura es otro cantar, y si la norma habitual es que dos suelen ir cómodos mientras que tres están apretados, en un vehículo como el i10 la presencia de tres adultos en las plazas traseras supondría que éstos viajaran cual sardinas enlatadas.

Hyundai i10 interiores


El buen espacio longitudinal posterior no va acompañado sin embargo de muchos lugares en los que ubicar impedimenta, pues si bien existen huecos relativamente amplios en las puertas el i10 no dispone de reposabrazos cetral o de bolsillos en los respaldos delanteros, aunque si cuenta con un pequeño hueco entre los asientos delanteros que podremos utilizar. La ventilación procedente del airea acondicionado o del climatizador según sea el equipamiento tampoco dispone de ningún conducto hacia las plazas posteriores, quedando éstas limitadas en dicho aspecto por la capacidad del sistema para ofrecer buena aclimatación en las plazas delanteras. Curiosamente las ventanas posteriores descienden completamente hasta desaparecer en la puerta, aunque también es verdad que la altura de la chapa puede llegar a hacer que los más pequeños tengan cierta claustrofobia.
 
 


Acomodar asientos tipo SRI (Sistema de Retención Infantil) con anclajes Isofix no es una tarea muy compleja en el Hyundai i10 gracias a la presencia de unos anclajes que, sin ser los más prácticos en este sentido, ofrecen un diseño bastante sencillo para utilizarlos sin dificultad.

Con un acceso al maletero en el que la altura al suelo queda relativamente alta, el espacio para la carga está por encima de lo esperado en un automóvil urbano. Quitar la bandeja es muy sencillo y tiene como ventaja que puede ubicarse en el propio maletero sin tener que ser un experto en Tetris o puzzles. La presencia de asientos posteriores abatibles asimétricamente permite ampliar el espacio de carga por secciones y bajo el suelo de la zona de carga encontramos una rueda de repuesto de tipo galleta a la que se accede fácilmente.

Contenidos relacionados con la prueba del Hyundai i10



 
1895015
Publicado el: 08/01/2014
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!