Inicio >KIA > Pruebas y analisis > Kia Stonic, prueba express
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Kia Stonic, prueba express

Por Gregorio Arroyo

Kia Stonic, foto lateral

El segmento B-SUV es un volcán a punto de despertar. Dicen los expertos que será el segmento de moda en los próximos años y nadie quiere faltar a la fiesta. Ya hay modelos que marcan el paso, como el Nissan Juke, el Peugeot 2008, el Renault Captur, Mazda CX-3... pero a la vuelta de la esquina llegan nuevas parejas de baile, como el Hyundai Kona, el Seat Arona, el Citroën C3 Aircross o nuestro protagonista, el Kia Stonic.

Este último modelo, ya disponible en la red de concesionarios, se fabrica en Corea, aunque curiosamente sólo se destina al mercado europeo. Sorprende que en esta ocasión no haya un desarrollo conjunto con Hyundai, que pondrá en juego ‘su’ Kona por un camino diferente y con la tracción total como signo distintivo.
 
Kia Stonic, foto trasera
 
Por su parte, el Stonic nace desde la plataforma del Kia Rio, se eleva respecto al suelo, coge músculo y se ubica un escalón por debajo del exitoso Kia Sportage. Mide 4,14 metros de largo, 1,76 de ancho y 1,52 de alto (con las barras de techo), unas medidas compactas que se acompañan de una imagen que derrocha juventud y frescura. Y aquí está la clave: que guste y entre por los ojos porque hablamos de un segmento en el que prima el diseño y donde la fidelidad a la marca suele ser muy baja. 
 
El nuevo SUV compacto de Kia no pasa desapercibido en ese aspecto. Sus líneas modernas y dinámicas, sus cortos voladizos y la posibilidad de personalizar el vehículo con nueve colores de carrocería y cinco más de techo permite configurar el vehículo a nuestro gusto. Lo mismo ocurre en el interior, donde el guión no se sale apenas de lo conocido en el Rio, pero sí que muestra más alegría a la hora de combinar colores y se multiplica la sensación de habitabilidad. Por su parte, el maletero ofrece 332 litros de capacidad, ampliables hasta los 1.135 si abatimos el respaldo trasero (40/60), resultando una superficie de carga plana muy útil a la hora de introducir objetos.
 
Kia Stonic, foto salpicadero
 
Bajo el capó la oferta inicial contempla tres motorizaciones. La mayor parte de las ventas se centrarán en el nuevo propulsor tricilíndrico de gasolina 1.0 T-GDi de 120 caballos de potencia y 172 Nm de par. El otro gran protagonista es el conocido diésel 1.6 CRDi de 110 CV, que hace gala de un consumo medio de sólo 4,2 litros. Los dos motores recurren a la inyección directa y están turboalimentados. No es el caso del tercero en discordia, el ‘modesto’ 1.25 MPI de gasolina atmosférico de 84 CV, el único que recurre a un cambio manual de cinco relaciones (seis en el resto).
 
La oferta se ampliará a mediados de 2018 con la llegada de una variante 1.0 T-GDi de 100 CV, una transmisión automática con doble embrague DCT para la versión de 120 CV y un nuevo diésel 1.6 CRDi con 115 y 136 CV, respectivamente, que sustituirá al actual 110 CV.
 
A nivel de chasis se han realizado cambios respecto al Rio, como no podía ser de otra manera. Hereda el sistema McPherson delante y un eje de torsión detrás, pero los tarados de la suspensión son en este caso más firmes con el fin de limitar los balanceos de la carrocería debido a su mayor altura. También se ha retocado el mapa de la dirección para que resulte más directa y comunicativa (2,5 vueltas de volante entre topes).
 
Kia Stonic, foto lateral
La altura respecto al suelo del Stonic es de 18,3 centímetros, suficiente para afrontar alguna pista de tierra sin complicaciones, pero esa no es su ‘guerra’. Su enfoque es principalmente urbano, aunque no desentona en largos desplazamientos porque es sobre asfalto donde se encuentra a gusto. En la ciudad es ágil por su tamaño y en carretera cumple con creces con lo que se le pide a un vehículo de estas características.
 
Como comentamos anteriormente renuncia a la tracción total porque esta tecnología es prácticamente residual en este segmento e incrementaría el peso y los costes. Tampoco contempla ayudas electrónicas que sí portan algunos rivales en forma de un control de tracción inteligente con varios programas de uso y que sirve para sacarnos algún ‘problemilla’ off road si fuera necesario, solución que suele llevar asociados neumáticos de uso mixto M+S. El Stonic se decanta por gomas de asfalto y llantas de 15 pulgadas con el motor 1.2 y de 17 para el resto.
 
Kia Stonic, foto delantera
 
En nuestra toma de contacto nos pusimos al volante de la versión 1.0 T-GDi de 120 caballos. Este motor no puede ocultar su naturaleza tricilíndrica en momentos puntuales de aceleración (no resulta molesto, sólo suena diferente) y engancha por su buena respuesta desde bajo régimen y su gran abanico de actuación. Desde apenas 1.300 rpm ya empuja con fuerza y no desfallece hasta superar las 6.000, con una gran progresividad y constancia pese a ser turboalimentado. El cambio de seis marchas acompaña y gusta más por su precisión que por su rapidez. En cualquier caso  protagonizamos velocidades de crucero de 165 km/h por autopista sin ningún problema y el consumo medio en un recorrido que tenía un poco de toco fue de 6,8 litros, un cifra atractiva si tenemos en cuenta que viajamos tres adultos en el interior.
 
También probamos la variante diésel, algo menos prestacional pero realmente refinada en su funcionamiento. Su mayor par le brinda la posibilidad de ser más contundente en su respuesta a bajo régimen, pero no hay nada más allá de las 4.000 vueltas. Asociado igualmente a una caja manual de seis relaciones, el consumo se quedó en 5,0 litros, aunque el trayecto era menos exigente.
 
El Stonic no descuida aspectos vitales en cualquier modelo nuevo que se precie, como son la tecnología enfocada a la seguridad y la conectividad. En el primer apartado porta avanzados elementos, como una frenada autónoma de emergencia para evitar colisiones o atropellos, una alerta de cambio involuntario de carril, un detector de fatiga de conductor o unas luces de carretera inteligentes que, junto al panel de instrumentos tipo supervisión con pantalla LCD de 3,5 pulgadas, forma parte de la dotación de serie del acabado superior Tech (es opcional en el resto).
 
Kia Stonic, foto cuadro de mandos
 
Como ya comentamos antes el Stonic ya está a la venta y disponible con tres niveles de acabados diferentes: Concept, Drive y Tech. Ya desde el de acceso el equipamiento de serie contempla llantas de aleación, rueda de repuesto temporal, control de estabilidad, asistente de arranque en rampa, seis airbags, barras de techo, luz día de led, faros antiniebla, sistema audio con pantalla de 7 pulgadas con tomas AUX yUSB Android Auto/Carplay, volante y palanca de cambios en piel, sensor de luces, control de velocidad de crucero y limitador de velocidad.
 
 
PRECIOS PVP
 
1.2 CVVT Concept       17.100 euros
1.2 CVVT Drive           18.550 euros
1.2 CVVT Tech            19.850 euros
 
1.0 T-GDI Concept       18.850 euros
1.0 T-GDI Drive           20.300 euros
1.0 T-GDI Tech            21.600 euros
 
1.6 CRDi Concept         20.050 euros
1.6 CRDi Drive             21.500 euros
1.6 CRDi Tech              22.800 euros
17579
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Salón del automóvil de Frankfurt 2017

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar