estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Kia Soul

Llamativo y eficaz


Los 4,11 metros de largo de este Kia lo situarían dentro del segmento de los compactos, mientras que con una altura de 1,61 metros podríamos estar hablando de un monovolumen. Sin embargo, la diferenciación estética del Soul hace que sea realmente complicado encontrarle rivales directos. De hecho, y aunque lo situemos como monovolumen, queda claro que el morro y la zona de habitáculo son dos espacios claramente diferenciados, proporcionando con ello un automóvil de personalidad propia. Cuando además cuenta con elementos exteriores distintivos, como era el caso de nuestra unidad de prueba, la diferenciación respecto del resto de vehículos está asegurada.

Los antecedentes de este Modelo hay que buscarlos en el Salón de Detroit del 2006, donde se presentó el concept car sobre el que se ha basado el Soul. Se basa en su estética para buscar un hueco propio en el mercado. Está disponible en nuestro mercado tanto en diésel como en gasolina, habiendo optado nosotros por la de gasóleo para realizar la prueba. Esta incluye un motor de 1,6 litros que, a pesar de su relativamente escasa cilindrada, ofrece una potencia máxima de nada menos que 128 CV. Curiosamente, su potencial ha de ser aprovechado mediante una transmisión manual de cinco relaciones, perdiendo así la oportunidad de contar con una marcha más que permitiera acortar las cinco primeras y ofrecer una sexta más larga, con lo que se podrían mejorar tanto las prestaciones reales del conjunto como las cifras finales de consumo.


Las cuadradas líneas exteriores incitan a pensar en un comportamiento torpe o poco efectivo. Nada más lejos de la realidad. De hecho, una de las grandes virtudes de este Modelo se encuentra en su comportamiento dinámico. Que nos haya convencido a nosotros puede no resultar excesivamente llamativo, pero recordamos como el propio Luis Villamil -exitoso piloto profesional y periodista del motor-, en una reunión entre colegas de profesión, alababa las excelentes virtudes del conjunto, incluyendo también los discos que, según nos comentó, no desfallecieron incluso después de realizar una conducción decidida por carreteras sinuosas. Las inclinaciones de la carrocería no son acusadas y, además, el confort de marcha no se resiente. Sin duda, el trabajo realizado en este sentido es de lo mejor del conjunto. También hemos de hablar favorablemente de los consumos, sobre todo considerando la capacidad prestacional del conjunto.

En su interior volvemos a encontrarnos en un terreno poco habitual. Nuestra unidad contaba con un llamativo y a nuestro gusto atractivo salpicadero en dos colores, combinando a la perfección un contraste de colores claros y oscuros. La altura interior aporta una excelente sensación de espacio, aunque la gente de Kia ha olvidado montar regulación del volante en profundidad, haciendo con ello que sea más complicado encontrar una buena postura al volante. Una vez sentados, la palanca de cambios queda perfectamente ubicada, teniendo además controlada toda la zona central en donde se ubican los controles del Modelo.


El climatizador no es doble, y el manejo de dicho sistema se realiza con los tres mandos giratorios de la zona inferior. Por encima de ellos se sitúa un indicador de cinturones de seguridad, y en la zona superior tenemos una práctica guantera con tapa. Los amantes de los modernos gadgets cuentan con todo tipo de conexiones en la parte inferior, mientras que tras el cambio se sitúa un cenicero extraíble que puede quitarse para dejar libre una zona para posavasos.

El tremendo hueco central del salpicadero no aporta mucho más que otra curiosad estética. Mal ubicado está el control del ordenador de a bordo, poco intuitivo y con no demasiadas funciones. En realidad, no tiene funciones de ordenador, sino solamente de cuentakilometros total y parcial. A la izquierda del volante está el botón de desconexión del control de estabilidad. El buen diseño del volante no está acompañado por un material acorde, pues a pesar de imitar las costuras del cuero es de plástico o, al menos, lo parece. En su zona izquierda tenemos mandos para manejar el sistema de audio, estando el claxon ubicado en el centro del volante.

Una de las grandes virtudes del Soul está en su altura interior... mientras que uno de sus grandes defectos está en el maletero, de muy reducidas dimensiones. Curiosamente, dispone de una útil bandeja inferior con compartimentos.

Etiquetas: analisis, kia
26108
Publicado el: 22/01/2010
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!