estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Mercedes-AMG GT Roadster, pura emoción a cielo abierto

Por Carlos Antón Adán
 
La división más loca de Mercedes nos vuelve a dejar sin palabras. Un par de años después de desvelar su sofisticado AMG-GT, es ahora momento para conocer a su gemelo amante del aire libre. El Mercedes-AMG GT Roadster comparte con el coupé su estiloso diseño, pero olvida el techo en casa, dando paso a una capota de lona de las de toda la vida, nada de sistemas de techo rígido que añadan peso al conjunto. ¡Cada gramo cuenta!.
 
La casa de Affalterbach no se ha limitado simplemente a deshacerse del techo para la versión roadster de su espectacular coupé biplaza.  En su estética encontramos novedades como la parrilla AMG Panamericana, heredada directamente de la competición y más concretamente del AMG-GT 3, un spoiler trasero eléctrico que aporta apoyo aerodinámico en función de la velocidad, o hasta 3 colores distintos para su lona tricapa con un sofisticado y ligero sistema de apertura y cierre.
 
 
En materia de interiores los cambios no son tan significativos, por no decir que se reducen a los arcos antivuelco situados tras los dos asientos, de un inconfundible diseño deportivo. Eso quiere decir que su único diseño de consola central se mantiene intacto, al igual que su posición de conducción, en la que experimentaremos todo un torrente de emociones a cielo abierto.
 
El Mercedes-AMG GT Roadster llega en dos versiones, una de ellas primicia dentro de la gama AMG GT. La versión cabrio arranca con el GT Roadster que, al igual que la versión de acceso al coupé, cuenta con una potencia de 476 CV producida por un conocido motor V8 Biturbo de 4 litros de cilindrada. En su dotación no faltan la transmisión automática AMG Speedshift de doble embrague y 7 velocidades ni el diferencial autoblocante trasero de tipo mecánico.
 
 
La novedad viene por cuenta del Mercedes-AMG GTC Roadster. A las puertas del AMG-GTR se queda este GT C con 557 CV de potencia e idénticos motor y caja de cambios que el GT más mundano. Sin embargo, recibe un buen número de elementos del todopoderoso GT-R, como el diferencial trasero de ajuste electrónico o ajustes específicos para la transmisión.
 
Todo ello, unido a la llegada del AMG Ride Control que ajusta la dureza de la suspensión, permite que este GT  C firme unas prestaciones de infarto, acelerando de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos, y alcanzando un velocidad punta de 316 km/h. Mejorando en 14 km/h la punta y en 0,3 segundos la aceleración del Mercedes-AMG GT Roadster.
 
 

Estos prodigios de la deportividad y el estilo serán protagonistas de excepción en el Salón de París, donde coparán una buena parte de las miradas de aquellos que se paseen por el stand de la marca alemana. 

8115
Publicado el: 15/09/2016
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra el modelo que buscas pinchando aquí ←

Encuentra el modelo que buscas:

Encuentra todas las novedades que hemos publicado de la marca y modelo que prefieras.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!