estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Ya está aquí y es muy real, es el Bugatti Chiron (Salón Ginebra 2016)

Por Javi Martín

Volkswagen vuelve a demostrar su poderío técnico y tecnológico

Bugatti Chiron

La red está que arde, el nacimiento del nuevo Bugatti se ha adelantado y ya conocemos todos sus detalles. Lo esperábamos para mañana, con la apertura de puertas del Salón del Automóvil de Ginebra, pero no ha sido así y está todo internet patas arriba con su llegada. Algo lógico por otra parte, es el hijo del Veyron como me ha comentado una amiga, es el heredero de un trono que rompió todos los moldes en cuanto a potencia y prestaciones en el segmento de los ‘hyperdeportivos’, porque la denominación de ‘superdeportivo’ se queda totalmente pequeña ante semejante despliegue. No es un coche normal, no es coherente ni tampoco tiene sentido alguno y quizá, por eso, sea tan genial su existencia. Éste amigos, es el Bugatti Chiron.

Bugatti siempre ha sido sinónimo de lujo, de exceso, de automóviles diseñados para ser única y exclusivamente lo máximo dentro del selecto grupo de los coches de lujo. Si Ettore Isidoro Arco Bugatti levantara la cabeza, estaría absolutamente orgulloso de los coches que lucen su apellido, hincha su pecho de orgullo y proclamaría a los cuatro vientos la sobrada capacidad de su marca para crear los mejores automóviles del mundo. Yo personalmente no me atrevo a afirmar que sea el mejor deportivo del mundo, pero desde luego es el más brutal y sin sentido de todos, es puro despropósito con ruedas acompañado de tecnología, técnica y artesanía casi a partes iguales, pero esta vez, el Chiron dará beneficios y no pérdidas de casi 4 millones de euros por unidad como ocurría con el Veyron, aunque según la fuente, la cifra ascendía a los 5 millones. Da igual 4 ó 5 millones, el Veyron era un agujero por donde se colaba el dinero a espuertas y con el nuevo Chiron eso no ocurrirá.

 

Nuevo Bugatti Chiron

 

No lo digo yo, lo dicen los analistas de Bernstein, que afirman que Bugatti ganará un mínimo de 1.200 millones de euros con la venta de los 500 Bugatti Chiron que se van a fabricar y eso, solamente contando con la versión ‘básica’. Si nos fijamos en el Veyron, existieron toda clase de series especiales que engordaban el precio del modelo y este hijo suyo no será menos, habrá versiones especiales, no lo dudéis ni un momento. No obstante, eso ahora nos da igual, pues tenéis en vuestras pantallas al primer coche de producción en anunciar 1.500 CV, o eso al menos afirman desde la firma francesa. Son 1.500 CV como se decía en los rumores, potencia extraída de un motor derivado del usado por el Veyron, para ser más concretos, se trata de una evolución de aquel con nuevos tubos TwinScroll más grandes y controlados electrónicamente, admisión de fibra de carbono y dos inyectores por cada uno de los 16 cilindros, lo que suman 32 inyectores en total. Además, de esos 16 cilindros, que cubican 8 litros de cilindrada, también se extraen 1.600 Nm entre 2.000 y 6.000 rpm, que pasan a través de un cambio DSG de siete marchas y de un sistema de tracción total con diferencial trasero con reparto vectorial, a unos neumáticos desarrollados por Michelin ex profeso cuyo tamaño alcanza en el eje trasero 355 mm de ancho en llanta de 21 pulgadas. Un auténtico rodillo.

 

Hay más cosas interesantes evidentemente. Por ejemplo, esos cuatro turbos con control electrónico funcionan en dos fases. Mientras no superemos las 3.800 rpm solo estarán trabajando dos de ellos, entrando los cuatro a soplar como locos al sobrepasar ese régimen, necesario para poder acelerar de 0 a 100 en menos de 2,5 segundos, llegar a los 200 en 6,5 segundos y los 300 km/h en 13,6 segundos. Y ojo, porque el Bugatti Chiron está gordo, muy gordo, pesa 155 kg más que el Veyron arrojando sobre la báscula 1.995 kg, es lógico por tanto que los frenos, carbonoceramicos evidentemente, tengan discos delanteros de 420 mm y una pinza de ocho pistones. Aún y así hay que dar gracias de que el peso no sea mayor a su chasis monocasco de fibra de carbono, cuya rigidez es equivalente a la de un LMP1 de resistencia según Bugatti y al empleo del mismo material para carroceria y diversos componentes del habitáculo, que resulta mucho más atractivo que lo visto en el Veyron, con una consola central minimalista pero una imagen muy tecnológica. Destaca el nuevo volante, muy deportivo comparado con el anterior o por ejemplo, el arco de luz que separa ambos asientos y que no deja de ser un detalle enfocado al lujo y sí, al exceso.

 

Interior del Bugatti Chiron 2016

 

El Bugatti Chiron contará con nada menos que cinco modos de funcionamiento que afectan al cambio automático, al motor, a las suspensiones y a la nueva dirección asistida electromecánica. Estos modos serán Lift, EB Auto, Autobahn, Handling y Top Secret. El primero sirve para carreteras bacheadas, badenes o entradas en garajes al elevar ligeramente la carrocería respecto al suelo, funcionando hasta los 50 km/h. Cuando pasamos de esa velocidad entra en funcionamiento el EB Auto, que poca explicación necesita y que estará activado hasta los 180 km/h, momento en el que se activa el Autobahn, específico para rodar a altas velocidades y con el que se puede alcanzar los 380 km/h. Si queremos pasar de ahí tenemos que usar la ‘mágica’ llave llamada ‘Speed Key’, con la que se despierta a la bestia y se activa el modo Top Secret para llegar al máximo de velocidad, que curiosamente está limitada electrónicamente a 420 km/h. En cuanto al Handling, es un modo diseñado para extraer todo el potencial del Chiron especialmente en circuito, aunque no creo que sea su terreno favorito.

 

Dejo para el final su imagen, el diseño propiamente dicho y que seguro que ya tendrás más que visto y revisto. No hay duda que resulta más espectacular que el Veyron, aparenta mala leche y no resulta tan barroco como aquel. Su mirada es un tanto extraña, pero sin duda muy acertada, además, esos llamativos faros tienen una función oculta, pues en su zona más próxima a la calandra, se ha practicado una abertura que lleva aire a los frenos. La trasera es, para quien esto escribe, lo más espectacular y brutal, con una abertura casi total para extraer el calor del enorme motor y además, para ayudar a la estabilidad del coche. Además, el piloto trasero que abarca 1,6 metros de ancho debe ser alucinante verlo de noche. Por supuesto, hay aerodinámica activa, con un alerón trasero activo y con cuatro posiciones, incluida la función de aerofreno.

 

Y ya si que si, para despedirnos, unos datos curiosos. Cada minuto pasan por el motor y los diferentes radiadores el equivalente a 60.000 litros de aire y 800 litros de agua y si quieres comprarte un Bugatti Chiron, tendrás que desembolsar la nada despreciable cifra de 2,5 millones de euros. Y nos pareció caro el Veyron en su día…

 

16189
Publicado el: 29/02/2016
¿No es el coche que estabas buscando? Encuentra el modelo que buscas aquí

Encuentra el modelo que buscas

Encuentra todas las novedades que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!