Inicio > Opel > Adam > Pruebas y analisis > Opel Adam, análisis plazas posteriores
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Opel Adam, análisis plazas posteriores

Como vehículo destinado a uso urbano desde Opel han pensado que bastaba con ofrecer una versión de tres puertas de su Opel Adam. Para poder acceder a las plazas posteriores hemos de presionar sobre una palanca ubicada en la parte superior de los asientos delanteros, lo que desplazará al asiento hacia delante para dejar suficiente hueco de acceso.

Opel Adam


Una vez sentados en las plazas posteriores lo que encontramos es un hueco longitudinal mucho menor del esperado de tal modo que, si los ocupantes son adultos, tendrán serios problemas de confort a poco que conductor y/o acompañante superen el metro y medio de altura. Un ocupante trasero de más de metro setenta dará con las rodillas en el asiento delantero y por ello se verá obligado a echar las rodillas hacia el exterior ocupando gran espacio de ancho, situación esta que se convertirá en un problema si son dos los ocupantes de las plazas traseras.
 

Aun en el caso de que los ocupantes sean niños la situación no mejora, dado que la existencia de los SRI obliga a los niños en muchos casos a llevar las piernas estiradas, dejándoles de nuevo un hueco muy precario para obtener un mínimo de confort. A pesar de ello la sensación de acabado es satisfactoria y encontramos buenos detalles de confort como unas guanteras laterales con portabebidas, bolsas para objetos tras los asientos delanteros y unos anclajes isofix perfectamente realizados que facilitan una buena colocación de las sillas infantiles. 

En cuanto a confort climático no existe ningún tipo de canalización de aire acondicionado a las plazas posteriores, debiendo los ocupantes traseros conformarse con la climatización que "sobre" de los asientos delanteros aunque, a decir verdad, con un habitáculo reducido este problema queda en cierto modo minimizado. Los cristales posteriores tampoco ayudan en este sentido, pues se trata de ventanas fijas que no disponen de ninguna posibilidad de apertura.
 
 


La apertura del maletero está disimulada en el propio logo de Opel, dando acceso a un reducido espacio (170 litros ampliable a 665 si abatimos completamente los asientos posteriores) El piso del maletero ha de quitarse para llegar al kit antipinchazos que tenemos bajo el mismo, y para ello hay que seguir un procedimiento si no queremos estropearlo. Así, hay que elevar un poco la parte posterior para, tirando del piso, permitir que se desenganche de la zona delantera, pudiendo así sacarlo sin problemas. 

La bandeja se quita sin problemas y podremos abatir los asientos por partes iguales pudiendo con ello obtener un suelo plano. Como particularidad del Opel Adam cuenta con la gran ventaja de poder acoplar el sistema FlexFix con el que llevar una bicicleta perfectamente sujeta.

Artículos relacionados con la prueba del Opel Adam




 
756129
Publicado el: 17/05/2014
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!