Inicio > Opel > Mokka > Nuevos modelos > La X siempre marca el camino. Nuevo Opel Mokka X: más robusto, más atrevido, más tecnológico
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

La X siempre marca el camino. Nuevo Opel Mokka X: más robusto, más atrevido, más tecnológico

Por Jaime Arsuaga
Hace cuatro años llegaba a las carreteras el todocamino pequeño de Opel. 600.000 unidades vendidas después, a este vehículo que se ha hecho con una cuota de mercado del 15% en su segmento le llega una actualización que lleva en su nombre toda una declaración de intenciones, añadiendo la letra X al nombre Mokka.
La X, a partir de ahora, será el apellido de los vehículos “más divertidos” de Opel, no vinculándose necesariamente a un concepto todoterreno. De este modo, esta X que estrena el Mokka la llevarán esos modelos que hoy se denominan “Rocks” e incluso el próximo Meriva.
En el caso del Mokka X, el objetivo parece que es remarcar el espíritu aventurero de este vehículo. Porque estamos de acuerdo en que, a pesar de su aspecto, la mayoría de los propietarios de este segmento no busca las cualidades todoterreno, pero hay un dato que ayuda a entender este giro en el diseño y en el propio nombre del vehículo: el 20% de las ventas de la primera generación del Mokka han sido con tracción a las cuatro ruedas, muy por encima de los datos generales.
Los primeros cambios, obvios, vienen en su diseño exterior. Dice Opel que este nuevo Mokka X es más deseable y, aunque este sea un concepto muy subjetivo (no todos deseamos las mismas cosas), nos atrevemos a apuntar que para la inmensa mayoría del público sí tendrá un aspecto más atractivo, con una parrilla delantera horizontal en forma de ala y la dominante forma de doble ala de las luces LED de circulación diurna.
La primera impresión es la de una silueta más ancha, más sólida y masculina. En la parte trasera del vehículo encontramos de nuevo las formas de ala en las luces traseras LED opcionales. El lateral mantiene su corte deportivo con líneas musculosas y atléticas en la parte inferior de la carrocería, revitalizadas por el típico ‘álabe’ de Opel que se extiende hacia arriba hasta la parte trasera.
Nuevos colores muy vivos, como el ‘Naranja Ámbar’ o el ‘Rojo Rubí’ sumados al paquete opcional OPC Line Sport con los spoilers anterior y posterior y las estriberas, añaden más énfasis al aspecto deportivo y exclusivo. En el interior, nuevo salpicadero -más horizontal- mucho más sencillo, eliminando botones en beneficio de la practicidad y la estética. Por supuesto, como viene siendo norma en todos los nuevos Opel, incorpora el innovador sistema de conectividad OnStar.
La oferta de motores está compuesta por cuatro opciones, si bien la marca se centra fundamentalmente en dos de ellos. El motor diesel más pequeño, el  1.6 CDTI de 110 CV está sólo disponible con el acabado base, denominado Business, y no se puede asociar ni a la caja de cambios automática ni a la tracción a las cuatro ruedas. En el otro extremo, el motor gasolina 1.4T de 150 CV sólo estará disponible en el acabado tope de gama (Excellence), con caja automática y tracción total.
De modo que para la mayoría de los clientes la elección quedará entre el 1.6 CDTI de 136 CV y el 1.4T de 140CV. Ya que se trata de hacer especial énfasis en la cara aventurera de este Mokka X, en esta primera toma de contacto la marca ha querido que probemos el diesel de 136 CV 4x4.
Seguramente será el motor más demandado (en su verisón 4x2, eso sí) y, desde luego, tras la prueba realizada por los Highlands escoceses, creemos que la opción de 110 CV se puede quedar corta para este vehículo. Este 1.6 CDTI de 136 CV es un motor ya conocido en en el Zafira y en el Insignia. Silencioso, suave, con un consumo contenido que la marca establece en 5,0 litros/100 km en ciclo combinado. Ofrece 320 Nm de par disponible desde 2.000 rpm. Quizá su punto más débil esté en la recuperación, pero es un motor que en líneas generales ofrece un comportamiento muy satisfactorio.
Nos ha gustado el sistema adaptativo inteligente de tracción a las cuatro ruedas, que ya fue galardonado en el anterior Mokka con dos premios Coche de Tracción Integral del Año en Alemania. Con un sistema de embrague electrónico multidisco, puede distribuir de forma imperceptible la potencia entre los ejes delantero y trasero de 100:0 a 50:50. La ventaja es que en ciudad, que finalmente será su uso diario normal, funciona como un económico coche de tracción delantera.
 

El sistema de tracción a las cuatro ruedas solamente se activa cuando las situaciones de conducción lo requieren para mejorar el empuje, especialmente sobre superficies mojadas o resbaladizas. En carreteras mojadas y con lluvia, es posible redistribuir ocasionalmente la potencia de transmisión. En situaciones de peligro breves, como puede ser al atravesar un punto con hielo, el par adicional en las ruedas traseras proporciona la máxima tracción y estabilidad, aumentando la sensación de seguridad y con ello el placer de la conducción.

 

Otros “viejos conocidos” de Opel, como el sistema de iluminación adaptativa AFL con faros LED o el sistema de detección de señales Opel Eye completan un a oferta realmente redonda en un segmento, el de los denominados SUV subcompactos que representa ya casi el 10% de las matriculaciones en nuestro país.

Desde primeros de octubre ya estará en los concesionarios con precios que parten desde los 21.837 euros, aunque las campañas de lanzamiento harán que puedas comprar un Mokka X Selective gasolina 1.4T por  17.753 euros. Por cierto, un dato nada frívolo: es un coche Made in Spain, fabricado en la planta de Figueruelas (Zaragoza). 

 

 

20105
Publicado el: 21/09/2016
¿No es el coche que estabas buscando? Encuentra el modelo que buscas aquí

Encuentra el modelo que buscas

Encuentra todas las novedades que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!