Inicio > Opel > Noticias > Deflectores activos de Opel
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Deflectores activos de Opel

Por Diego Ávila

Consumos más ajustados y una mejor vida para el motor

Opel presenta su sistema de deflectores frontales activos. La marca en su comunicado de prensa centra como principal ventaja de este sistema la menor resistencia aerodinámica del vehículo y, por tanto, un menor consumo de combustible. Esto es cierto ya que se produce una canalización más suave del aire, que se notará más cuanto mayor sea la velocidad a la que circula el automóvil y el tamaño del mismo. Opel nos habla de una reducción de la resistencia aerodinámica de hasta un 10 % y una disminución del consumo de hasta un 5 %.
 
 
Estos deflectores activos normalmente permiten el paso de aire hacia el sistema de refrigeración del motor en contadas ocasiones. Por ejemplo: cuando el vehículo circula a una velocidad lenta o permanecemos en un atasco, con lo que el combustible que perdemos por la resistencia del aire es prácticamente inapreciable. Otro caso habitual en el que este sistema puede dejar pasar aire hacia el sistema de refrigeración es cuando subimos por una carretera de montaña, donde exigimos potencia al vehículo y nos vemos obligados a estirar las marchas al mismo tiempo que la velocidad es reducida. En este caso al igual que en el anterior,  si los deflectores permaneciesen cerrados produciríamos un calentón al motor que fácilmente podría hacernos pasar por el taller para una reparación de culata.
 
Pocas situaciones más que las anteriormente descritas obligan a tener una gran corriente de aire hacia el vano motor. Por tanto, en circulación normal por carretera no nos hace falta todo ese nivel enfriamiento. Además la zona del motor no va cerrada herméticamente, por lo que siempre va a recibir aire fresco del exterior.
Si comparamos dos vehículos idénticos con la única diferencia de que uno posea y el otro no este sistema de deflectores, obtendremos unas décimas menos en el consumo de combustible y una velocidad punta superior a favor del vehículo con deflectores activos.
 
 
Sin embargo, otra gran ventaja de este sistema y a la que la marca sólo dedica un par de líneas es la ayuda para reducir el tiempo de calentamiento del motor; es decir, en pleno invierno arrancamos nuestro vehículo por la mañana y empezamos a circular. Como sabemos que no es bueno subir demasiado de vueltas el motor en la fase de calentamiento circulamos de forma tranquila y a una velocidad lenta, pero el líquido refrigerante tarda en calentarse debido a que la temperatura exterior es muy baja y en el habitáculo no paras de tiritar porque la calefacción aún no te manda ese aire calentito que tanto deseas. Con los deflectores activos el paso de aire hacia el vano motor se encontraría cerrado, por tanto el aire exterior no intentaría enfriar el motor. Así el tiempo en que el propulsor obtiene su temperatura de funcionamiento óptima (90 grados) sería mucho menor, pudiendo disponer en menos tiempo desde que arrancamos de la calefacción y solicitar sin miedo una alta demanda de potencia al vehículo mucho antes. A parte los consumos con el motor frio son mucho mayores y, por tanto, las emisiones contaminantes que salen del tubo de escape también. El desgaste interno del motor también se reduce considerablemente, ya que según dicen los expertos un altísimo porcentaje del desgaste se produce al circular con el motor por debajo de la temperatura óptima.
 
Algunos podréis pensar que cortar en gran parte el flujo de aire que entra al vano motor significa perder potencia en motores turboalimentados, ya que precisamente la mayoría de estos vehículos montan un radiador llamado intercooler para enfriar el aire de la admisión y permitir así que entre más cantidad de aire en un mismo volumen debido a su densidad. Estamos de acuerdo, pero se puede cortar la entrada de aire hacia el radiador de líquido refrigerante a la vez que se mantiene la corriente de aire hacia el intercooler, ¿o no?
 
 
Con todas estas ventajas que hemos encontrado nos hacemos una pregunta. ¿Por qué los fabricantes no montan éste sistema en todos sus vehículos desde hace años? No creemos que sea un aspecto económico, porque poner unas láminas de plástico controladas por un pequeño motor eléctrico que las mueva en un sentido o en otro en función de la temperatura del líquido refrigerante, no debe resultar una inversión de miles de millones de euros, pero si no es por el tema económico, ¿por qué lo iba a ser?
Etiquetas: eficiencia, opel
15549
Publicado el: 13/10/2014
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra el modelo que buscas pinchando aquí ←

Encuentra el modelo que buscas:

Encuentra todas las novedades que hemos publicado de la marca y modelo que prefieras.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!