Inicio > Opel > Zafira Tourer > Pruebas y analisis > Opel Zafira Tourer, análisis plazas traseras (2ª fila)
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Opel Zafira Tourer, análisis plazas traseras (2ª fila)

Cualquier comprador de un monovolumen o coche familiar estará realmente interesado por las capacidades y características de las plazas posteriores de su vehículo, hasta el punto de que éstas puedan significar el aspecto más decisivo a la hora de realizar la elección más acertada a sus necesidades sin olvidar, por supuesto, el maletero. En el Opel Zafira Tourer encontramos unas plazas traseras suficientes para tres ocupantes y con diferentes regulaciones en cada uno de los asientos. Así tenemos que las plazas exteriores pueden regularse en inclinación de respaldo, aunque el ajuste de dicho parámetro resulta complicado mientras estamos sentados, siendo mucho más fácil si realizamos el ajuste antes de sentarnos -con el lógico inconveniente de no dejarlo como nos gustaría-

Opel Zafira Tourer, análisis de segunda fila de asientos

 
La regulación longitudinal es mucho más sencilla y efectiva, pudiendo realizarla con sólo tirar de una amplia maneta situada bajo cada asiento. Con ella podremos ampliar el maletero pero manteniendo un buen espacio para las piernas, sobre todo si llevamos niños, que será la situación más habitual y la que suele requerir el máximo espacio de maletero que pueda conseguirse.
 
Cuando detrás viajen únicamente dos ocupantes éstos podrán disfrutar de uno de los elementos diferenciadores del Opel Zafira Tourer, el llamado lounge seating (la traducción sería algo así como sofá de casa). Este elemento permite transformar con bastante facilidad el asiento central para convertirlo en un reposabrazos espectacular que, unido a la regulación en inclinación de los asientos laterales, convierte a las plazas laterales en verdaderos sofás, haciendo así honor al nombre que le han otorgado desde la marca.
 
 

 
Un cajoncito entre los asientos delanteros y una toma de corriente tipo mechero también están disponibles para los pasajeros posteriores, al igual que otro pequeño hueco con persiana en la parte posterior del reposabrazos delantero. Por otra parte la colocación del cinturón de tres puntos central no es difícil -no siempre sucede así- y el ocupante del centro no estará en una situación muy desfavorable en cuanto a confort con respecto a los de los laterales.
 
Como buen monovolumen el Opel Zafira permite diferentes configuraciones interiores gracias a una modularidad versátil (ver análisis de tercera fila y maletero) pero también fácil, contando no sólo con la posibilidad de ampliar el maletero, sino también de ubicar una red que limita el espacio para la carga justo hasta por detrás de los asientos delanteros. La colocación de esta red se puede realizar también por detrás de la segunda fila de asientos, permitiendo así una estiba segura aun cuando aprovechemos el maletero hasta la altura del techo.
 
Otros contenidos relacionados:
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!