22 marzo 2020 Carta a afectados del Coronavirus

 

 
Hola de nuevo,
 
Ayer te comentaba que todavía quedaban travesuras por contar, y es cierto, pero de momento te contaré otras cosas. Como ya te dije, mis padres nos cambiaron de colegio y nos pusieron en uno privado del barrio del Viso, si no conoces Madrid debes saber que el rastro y el barrio del Viso son algo así como zonas antagonistas en prácticamente todo, y de hecho están cada una en una punta de Madrid. Como mis padres trabajaban en la tienda y, además, mi padre viajaba bastante, estábamos apuntados a la ruta del colegio. Creo recordar que éramos los primeros a los que recogía la ruta, lo cual significaba que nos tirábamos, aproximadamente, dos horas de viaje de ida y otras tantas de viaje de vuelta, tiempo más que suficiente para hacer los deberes en el propio autobús, pero no por la tarde, sino por la mañana, y a ser posible copiándolos de algún alma caritativa que nos los dejara.
 
En el autobús nos llevaba como conductor creo que Esteban, y me da mucha rabia reconocer que no recuerdo bien el nombre de la mujer que nos cuidaba, pero como me suena que fuera Julia lo dejaremos así. En el colegio al que íbamos se les llamaba "Tante" a todas las profesoras y cuidadoras, que según tengo entendido es como llamarlas Tías pero en alemán. El problema es que los niños son muy ocurrentes y, habitualmente, poco simpáticos cuando quieren, así es que una de las frases que decíamos era "Tanta tante tonta me cabrea", a pesar de que, realmente, la inmensa mayoría de "tantes" que había en el colegio eran realmente buenas con nosotros... con sus excepciones, claro.
 
Por la mañana nos levantábamos tan temprano que muchas veces mi madre nos daba dinero para que nos compráramos un bollo en la cafetería de la esquina y pudiéramos desayunar, recuerdo que era habitual que tomáramos Tigretones, Pantera Rosa o similares. En el autobús, Esteban y Julia se llevaban bien. De las cosas que recuerdo es que Julia procuraba ir todos los fines de semana al pueblo, que estaba en Guadalajara, y Esteban le preguntaba qué había hecho y cómo se lo había pasado. Creo que Julia no estaba casada y se iba al pueblo con su hermano, sobre Esteban no recuerdo este tipo de detalles.
 
En la ruta del colegio iban varios compañeros de clase, los que más recuerdo son Domingo, Miguel Angel y Eva, de hecho, los dos primeros eran de los mejores amigos que yo tenía en el colegio, aunque no tengo muy claro que ellos pensaran lo mismo de mi. Lamentablemente, hemos perdido totalmente el contacto, y aunque me gustaría saber de ellos reconozco no haber hecho mucho por encontrarlos. Quizás cuando todo esto termine, o incluso aprovechando el encierro, me dedique a buscarlos por internet.
 
Perdona, hoy no me siento muy inspirado y, como te dije el primer día, lo mío no es mentir, así es que prefiero dejarlo aquí, espero que mañana me llegue la musa y te pueda contar cosas más interesantes.
 
Un abrazo.
Visitas: 997
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano
elemento enviar consulta
Nuevo buscador de coches