estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Honda Accord, Jaguar X Type y Alfa 156

Sólo algo por debajo del antiguo límite de los cinco millones de pesetas -unos 30.000 de los actuales euros- se encuentran tres modelos diferentes pero parecidos. Pertenecientes a marcas con cierto halo de deportividad/exclusividad, potencias entre 130 y 140 CV y dotados de mecánicas de nuevo desarrollo con cuatro cilindros, conducto común y cuatro válvulas por cilindro, los aquí elegidos se enfocan a potenciales compradores que buscan un automóvil para llenar algo más que su garaje (léase “ego”) y vacíe sus bolsillos en menores ocasiones y cuantía que las versiones de gasolina correspondientes.


Muy de agradecer es la coherencia de los mismos con la imagen que sus respectivos departamentos de marketing quieren hacer llegar a los usuarios; el 156 hace honor al “Más que belleza” ofreciendo una mecánica con la más avanzada tecnología de gasóleo, “La nueva generación Jaguar” no puede tener mejor representante que un vehículo con tracción delantera y gasoil como Combustible y “The Power of dreams” –el poder de los sueños- se hace patente en el excelente trabajo realizado por Honda para ofrecer el primer motor diésel de fabricación propia. De hecho, el i-CTDI parece un sueño hecho realidad, todo un Honda y todo un diésel sin desentonar en ninguna de ambas facetas.


Económicamente, las versiones más cercanas son la Distintive de Alfa Romeo, el Executive de Honda y el Classic de Jaguar, con una diferencia de precio de 2.600 euros entre el más barato (156) y el más caro (X-Type). Sin embargo, una vez analizado lo que ofrece cada uno, el Accord se decanta como verdadero “chollo”. Para alcanzar un equipamiento similar al proporcionado por el Modelo japonés, el Alfa Romeo debe sumar algo más de 5.000 euros a su precio de tarifa, mientras que en el caso del Jaguar dicha suma supera los 9.000 euros. Y es que el Honda ofrece de serie, entre otros elementos, Sistema de navegación, faros de Xenón, pintura metalizada, lavafaros o tapicería de cuero; poco menos que todo el equipamiento que sería lógico pedir… y más. Justo lo contrario ocurre con el Jaguar, en el que hay que pagar por el Control de Estabilidad o los asientos traseros abatibles y no ofrece, ni opcionalmente, el sensor de lluvia o el control de velocidad de crucero, aunque justo es reconocer que es el único que dispone de Airbags de Cortina traseros.


Honda y Jaguar “flirtean” con los 4,7 metros mientras el Alfa Romeo se queda por debajo de los 4,5 metros. Aun así, las medidas interiores del 156 no quedan lejos del X-Type; es más, ofrece mejores cotas de Anchura y de espacio para las piernas en las plazas traseras, quedando por detrás solamente en cuanto a capacidad de maletero que, según nuestras mediciones, se diferencian en sólo 52 litros frente a los 74 de las cifras oficiales. También en este apartado destaca el Honda con mejores cotas en todas las mediciones salvo en Anchura detrás aunque, para dos pasajeros –lo habitual-, es más que suficiente. Y todo ello a pesar de tener el X-Type la batalla más larga; 2,71 metros frente a los 2,67 del Accord y 2,60 del 156.


Visualmente atractivos todos ellos, el habitáculo del Alfa Romeo queda en desventaja frente al Jaguar por cuanto a Terminación –aparecen algunos ruidos de desajuste- aunque los materiales dan buena impresión. Ahora bien, el Jaguar no destaca en este apartado como la categoría de su Marca podría hacer pensar y los materiales empleados, aun pareciendo de buena calidad, ofrecen un aspecto menos conseguido que los empleados por el Honda, donde a las excelentes terminaciones se añade una combinación de colores interiores más acertada, en nuestra opinión, que en el X-Type. Si añadimos además el superior equipamiento de serie en el que se incluyen los asientos de cuero, la sensación de calidad del Accord supera en mucho a la ofrecida por sus competidores.


Y por fin llega la hora de poner en marcha los motores para comprobar los diferentes comportamientos mecánicos. El ya conocido Multijet de Alfa Romeo vuelve a deleitarnos con su capacidad para subir de vueltas, sus pocas vibraciones y un sonido (distinto de sonoridad) que nos recuerda a mecánicas de gasolina con tintes deportivos. Su lineal entrega de potencia y una transmisión suave de funcionamiento, aunque sin destacar por precisión ni rapidez, permiten cambios de ritmo continuos sin tirones, mientras que la existencia de una sexta relación hace que se puedan acortar algo las cinco primeras Marchas respecto a sus competidores (sobre todo de tercera a quinta), ofreciendo así un tacto muy deportivo y mayor capacidad de recuperación.
Distinto es el caso del Jaguar; el aumento de par producido entre 1500 y 2000 rpm (casi 12 m.kg) se nota de manera clara a sus mandos mientras que las cinco relaciones implican una quinta de bastante corto desarrollo. Ambos aspectos van en contra de una imagen de vehículo cómodo o de representación y, si se desea deportividad, las prestaciones obtenidas quedan también por debajo de lo esperado. No puede en absoluto decirse que el X-Type sea lento puesto que, si bien las aceleraciones se sitúan lejos de las ofrecidas por sus competidores, la quinta le permite circular a ritmos similares; eso sí, al precio de un consumo real claramente superior.


Y sí, de nuevo el Honda se sitúa como referencia entre los tres modelos comparados. La primera impresión al poner en marcha la mecánica es la de habernos equivocado de vehículo; la inexistencia de vibraciones y la escasísima sonoridad nos obliga a prestar mucha atención para llegar a oír –muy bajito- algo similar al lejano traqueteo de un diésel. Dicha experiencia –verídica- nos ocurrió cuando estábamos en un taller cerrado y con la ventanilla del vehículo bajada; allí, y con ruidos de fondo pero sin estridencias, creímos habernos confundido de Versión. Curiosamente, dicha impresión en cuanto a sonoridad es menos acusada una vez en marcha, mientras que por lo que se refiere a las vibraciones se mantiene inalterada la apreciación inicial.


Al intentar aprovechar la mecánica en zonas viradas sorprende además la extraordinaria capacidad del motor para subir de vueltas y la linealidad en su entrega de potencia -aunque aportando siempre sensación de fuerza-; de entre su competencia directa es, sin duda, el Modelo de gasóleo que más se asemeja en funcionamiento y sensaciones a un vehículo de gasolina. Aun así, para aprovechar mejor la potencia disponible en el Honda se podría haber montado una sexta relación con un desarrollo sólo algo superior al de la actual quinta (51,24 km/h). Con ello, la capacidad para circular por zonas viradas en tercera velocidad se vería favorecida mientras que, en autovías y autopistas, el desahogo de la sexta favorecería la reducción de los consumos. Este último aspecto no es sin embargo reprochable en su configuración actual, pues ha resultado ser el menos sediento en nuestro recorrido de pruebas -que requiere utilizar más las Marchas que el realizado por el Centro Técnico-. Pero si en el Honda la sexta relación puede ser un “más a más”, en el caso del Jaguar no se entiende su inexistencia, máxime después de comprobar su excelente funcionamiento en el Mondeo (ver prueba en este mismo número).


La buena capacidad mecánica de los tres contendientes obliga en cierta medida a ofrecer buenas configuraciones de chasis para situarse a la Altura, y los tres lo consiguen. El Alfa Romeo ofrece la dirección más precisa de los tres; muy directa y con pocas vueltas de volante, los movimientos de volante se traducen en eficaces trazadas aun siendo al mismo tiempo el más sensible a las variaciones de adherencia del pavimento. El Jaguar se muestra también muy eficaz, con una relación confort/eficacia de las suspensiones muy conseguida y un amplio recorrido de las mismas para absorber mejor las irregularidades del terreno. En este sentido el Alfa no se encuentra al mismo nivel y, por carreteras bacheadas y tal y como ocurre también con el 147, se perciben con claridad al volante los rebotes producidos en la suspensión delantera.


En el Accord se ha conseguido algo aparentemente imposible; conseguir una muy buena estabilidad con unas suspensiones relativamente blandas. Aun montando una barra estabilizadora de 26,5 mm de diámetro, existen inclinaciones de la Carrocería en determinadas circunstancias, permitiendo así intuir amortiguadores y muelles de poca dureza. Sin embargo, el guiado de la suspensión delantera sólo pierde respecto al Alfa por cuanto a información aportada al volante mientras que, con sus cinco brazos, la suspensión trasera hace prácticamente inamovible dicha zona, ofreciendo una pisada excepcional aun cuando nos empeñemos en levantar el pié del acelerador en pleno apoyo (que sólo tenderá a deslizar muy controladamente si antes hemos desconectado el Control de Estabilidad de serie). El Honda y el Jaguar ofrecen así mayor confort que el Alfa, el más deportivo de los tres, y todos ellos superan lo exigido por sus mecánicas.


Pocas dudas quedan pues acerca de nuestra opción entre estos contendientes; el Honda nos ha sorprendido gratamente. Por desgracia, optar por dicho Modelo puede resultar mucho menos sencillo de lo que parece. De un lado casi habrá que salir corriendo al primer concesionario para pedir una de las pocas unidades que, de momento, llegarán a nuestro país y, de otro, puede que nuestra decisión de compra se base en unos criterios no tan racionales como los esgrimidos en la comparativa como, por ejemplo, diseño exterior o imagen de Marca. En estos últimos casos, el Alfa Romeo y el Jaguar podrían ser mejores opciones que el Honda puesto que, si bien la Carrocería del Accord puede ser agradable, sus dos competidores hacen gala de unas líneas mucho más personales y diferenciadoras mientras que, en el caso del X-Type, su sola pertenencia a una Marca de renombre lo convierte en una tentadora alternativa. No hay que olvidar además que si bien el Honda demuestra ser mejor vehículo en líneas generales ello no impide que tanto 156 como X-Type puedan satisfacer las expectativas de una gran mayoría de usuarios; no es culpa suya que Honda se haya empeñado en hacer realidad un sueño.

Visitas: 7785
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
elemento enviar consulta