Inicio > SEAT > IBIZA > Pruebas y analisis > Nuevos Seat Ibiza y Arona 2021 (primer contacto)
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Nuevos Seat Ibiza y Arona 2021 (primer contacto)

Por John Rivas

Seat Ibiza 2021, foto delantera

No es tan fácil tener que actualizar dos modelos de tanto peso en Seat como son el Ibiza y el Arona. Entre los dos suman un 53 por ciento de las ventas de la marca española, que presume a su vez de un 9,2 por ciento de cuota en el mercado nacional. Es obligado hacerlo porque los dos cumplen su ciclo medio de vida, pero sorprende que en el acumulado del primer semestre del año, el Arona que ahora se reemplaza haya sido el vehículo más vendido en España, y el Ibiza se sitúe en la tercera posición absoluta.

Con estos datos sobre la mesa la actualización tiene que ser muy medida. Más cuando en estos segmentos, el utilitario y el B-SUV, el diseño y el precio son dos de sus grandes argumentos de compra en un perfil de cliente realmente joven. De hecho Seat es la marca de acceso al grupo Volkswagen y siempre coquetea con un perfil algo más deportivo y dinámico que el resto de sus rivales dentro del poderoso grupo alemán.
 
Así las cosas podemos decir que tanto el Ibiza como el Arona han realizado ligeros cambios estéticos en el exterior, sí que revolucionan en gran medida el interior, y se adornan con un mayor equipamiento en aspecto de tanto peso como la seguridad o la conectividad. El resto se mantiene tan cual, sin mejoras a nivel de chasis, motores o habitabilidad.
 

El Arona, más poderoso ahora

El cambio de imagen es más evidente en el Arona. Los diseñadores lo justifican porque el cliente de este modelo sí que solicitaba una estética más agresiva y poderosa. Dicho y hecho. El frontal adquiere una imagen con más presencia debido a las nuevas parrillas y, sobre todo, a la nueva ubicación y rediseño de los faros antiniebla. Incorpora faros EcoLED desde el acabado de acceso Reference, y Full LED en el resto.
 
Set
 
En la zaga también incorpora un nuevo spoiler y un nuevo difusor, la tipografía del emblema está manuscrita, introduce tres nuevos diseños de llantas, estrena tres nuevos colores para un total de diez, y debuta el acabado X-Perience, más aparente y campero, en sustitución del Xcellence.
 
El Ibiza se muestra más conservador. Se apunta a los nuevos colores, llantas y misma filosofía de faros LED, pero se mantiene la imagen exterior.
 

Interior revolucionario en ambos

Donde no encontramos diferencias entre ambos es en el nuevo diseño interior. Aquí sí que todo ha dado un gran vuelco. Destaca la pantalla táctil central de un salpicadero totalmente rediseñado. La pantalla flotante se sitúa ahora por encima de las salidas del aire para no desviar tanto la atención sobre la calzada, y es de 8,25 pulgadas en los acabados más modestos, llegando hasta las 9,2 pulgadas en los más completos. Son, en definitiva, un 20 por ciento más generosas que antes.
 
Seat Arona 2021, foto salpicadero
 
El cuadro de mandos Digital Cockpit de 10,25 es personalizable y se ofrece de serie también con las acabados más completos. Por su parte, se ha incrementado la calidad al rematarse ahora ambos modelos con materiales acolchados, estrena un volante más funcional y agradable, las salidas de aire laterales también cambian de apariencia y están iluminadas, y se remata el conjunto con nuevas tapicerías.
 
Como ya comentamos anteriormente no hay cambios en habitabilidad. Los dos nacen desde la misma plataforma, pero el Arona es algo más largo y alto. Por eso ofrece un acceso más confortable al interior y una mejor visibilidad de todo lo que nos rodea. El maletero también goza de una mayor capacidad, con 400 litros frente a los 355 del Ibiza, además de contemplar una boca de carga más amplia y un umbral de carga más bajo. Por eso el cliente de este modelo tiene una media de edad algo superior respecto al Ibiza. 
 
Seat Ibiza 2021, foto maletero

Más inteligente y conectado

La conectividad es otro de los grandes baluartes en los dos vehículos, con un público eminentemente joven. La vida es cada día más digital y el automóvil es una prolongación para disfrutar de todos los servicios online. Con la integración del sistema Full Link podemos acceder mediante Apple CarPlay o Android Auto de manera inalámbrica a nuestro smartphone (música, navegación….). De serie ofrecen Seat Connect, que integra una tarjeta eSIM para acceder a un mundo de servicios, además de controlar de manera remota algunas funciones y saber el estado de salud del vehículo. Asimismo, se ha mejorado el reconocimiento por voz que interactúa con el sistema de infoentretenimiento y que abre las puertas a un sinfin de servicios con total comodidad.
 
La seguridad integra nuevos asistentes de conducción, como el de viaje, que permite realizar una conducción semiautónoma. Asimismo, se contempla reconocimiento de señales de tráfico, un asistente lateral que controla el ángulo muerto, facilitando el cambio de carril con mayor seguridad, y un asistente de luces de carretera inteligentes para evitar deslumbramientos. Se integra también un asistente de aparcamiento automatizado.
 

Se mantiene la gama de motores

Se mantiene tal cual la gama de motorizaciones, en la que el diésel ya es historia. La plataforma no permite ningún tipo de electrificación, pero no es algo que preocupe en la marca porque piensan que el incremento del precio echaría para atrás a más de uno en este segmento, sobre todo en el Ibiza. Este contempla un bloque 1.0 MPI atmosférico de 80 CV y cambio manual de cinco relaciones como opción de entrada, le sigue un 1.0 TSI tricilíndrico con 110 CV y cambio manual ya de seis velocidades o DSG de 7, y culmina con un 1.5 TSI ya de cuatro cilindros, 150 CV y siempre asociado al DSG. Este último cuenta con un sistema de desactivación automática de dos cilindros cuando la carga del motor lo permite. Por último, el Ibiza también dispone de un eficiente 1.0 TGI alimentado por gas natural que rinde 90 CV y porta la etiqueta medioambiental ECO.
 
Lógicamente el Arona comparte gran parte de la gama de motores, pero prescinde de la versión de 80 y su punto de partida se sitúa en el 1.0 TSI con 95 CV y cambio manual de cinco relaciones. El resto se mantiene tal cual.
 

1.5 TSI 150 CV, como la seda

En nuestra toma de contacto comenzamos con el Arona 1.5 TSI vestido con el nuevo acabado X-Perience. Gran parte del recorrido fue por sinuosas y bellas carreteras que transcurren por la costa vizcaína, con tráfico y donde comprobamos que adelantar es casi un juego de niños en una versión capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y alcanzar los 210 km/h. Con ese escenario apostamos por el programa deportivo del cambio y el perfil Sport del asistente de conducción, que también ofrece los modos ECO y Normal, además de una función Individual que varía ligeramente al gusto la respuesta del motor, de la suspensión adaptativa DCC, de la dirección, del control de crucero adaptativo o del funcionamiento de la climatización.
 
A
 
Es un vehículo muy agradable, con una dinámica que le sitúa como uno de los referentes del segmento (monta un esquema McPherson delante y un eficaz eje de torsión detrás) y un sistema de desconexión automática de cilindros que resulta imperceptible en el interior, tanto al desconectar como al conectar. Es tan suave y refinado que sólo sabremos que entra en acción cuando vemos en el cuadro un pequeño logo que nos indica que circulamos sólo con dos cilindros. Y en un tipo de conducción dinámica, con mucho tráfico eso sí, y sin demasiadas concesiones al consumo, registramos una media de 7,2 litros (homologa entre 6,1 y 6,6 litros según el acabado).
 
El regreso, más corto, lo hicimos con el Ibiza 1.0 TSI de 110 CV con cambio manual. Es la opción más vendida en ambos modelos y ofrece un rendimiento magnífico y un refinamiento notable, pese a que su condición de tres cilindros incrementa ligeramente las rumorosidad y al interior llega alguna vibración extra con respecto al 1.5 TSI. A los puntos es algo más dinámico que el Arona debido a su menor altura y a que la unidad elegida tenía el acabado FR que añade una suspensión más firme al conjunto.
 

Precios del Seat Ibiza y Arona 2021

El Ibiza se comercializa con los acabados Reference, Style, Xcellence y FR, y su gama de precios oscila entre los 16.200 y los 25.960 euros. Eso sí, con descuentos y la financiación de la marca se puede acceder desde 10.950 euros.
 
Seat Ibiza 2021, foto trasera
 
Por su parte, el Arona se vende en Reference, Style, X-Perience y FR, y su abanico de precios va desde los 19.870 hasta los 28.480 euros. Aplicando campañas se puede adquirir desde 14.800 euros.
Autor:
4870
Publicado el: 17/07/2021
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!