Inicio > Subaru > IMPREZA > Nuevos modelos > Nuevo Subaru WRX STI 2014
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Nuevo Subaru WRX STI 2014

450 años luz de la Tierra, esa es la distancia que nos separa de Subaru si tenemos en cuenta que su significado es Constelación de las Pléyades. Conocida entre los grandes aficionados al motor por ser una marca cargada de tecnología y alejada de tendencias, en Subaru tienen en el WRX STI su modelo más radicalmente deportivo. No importa que exista un cupé como el BRZ, la imagen que vendrá a la mente de los entendidos al nombrar la marca será la de una berlina de gran alerón trasero que se acerca derrapando a la siguiente curva creando una nube de tierra que envuelve al color azulón de la marca. No hay ninguna marca como Subaru, no hay ningún Subaru tan rabiosamente deportivo como el WRX STI.
 
Subaru WRX STI el más deportivo de Subaru

Recuerdo todavía la presentación de la segunda generación del modelo en el 2003; tan presente tenía la marca el carácter deportivo del STI que nos citó en un circuito de karts en el que los periodistas invitados competimos por hacer el mejor tiempo a los mandos del Subaru. Once años después la cuarta generación de este deportivo mantiene intacto el carácter prestacional del WRX STI y busca ser referente en la unión de dos conceptos aparentemente antagónicos; las sensaciones deportivas y la seguridad.
 
 
El nuevo STI tiene un nuevo diseño que ha variado longitud, anchura, altura, faros... pero creo que eso importa poco. Como tampoco será muy relevante el hecho de que su interior haya mejorado tanto en calidad como en diseño. Efectivamente, los plásticos del antiguo STI desmerecían su cuidada ingeniería y ahora, además, viene con mayor equipamiento, con una clara mejora en calidad percibida, con asientos tipo baquet realizados en cuero rojo y negro e incluso con equipamientos como el navegador, climatizador dual o cámara trasera... pero lo realmente importante es que los compradores del coche entenderán a la perfección ese modo de hacer los coches que, según nos aseguran los responsables de la marca en España, tienen los ingenieros de Subaru; de dentro hacia afuera, es decir, que lo más importante es la ingeniería y, cuando ésta ya se ha realizado, se monta todo lo demás.
 
Salpicadero Subaru WRX STI

Con un centro de gravedad muy bajo debido a la incorporación de un motor bóxer de cilindros opuestos, el Subaru WRX STI presume de ofrecer una simetría sin igual entre ambos lados del vehículo, un buen reparto de pesos 59/41 entre los ejes delantero y trasero y una tracción total permanente que se sitúa de manera habitual en 41/59 delante/detrás pero que puede llegar a bloquearse al 50% en ambos ejes. Pero desde la marca dicen que los avances de la cuarta generación vienen de la mejora en la respuesta de la dirección, un mayor agarre trasero y un balanceo de la carrocería minimizado. Las 2,5 vueltas de tope a tope de la dirección (antes 2,8) permiten (siempre según datos de Subaru) igualar en rapidez de respuesta al Porsche 911, mejorando en más de un 100% la ofrecida por el antiguo modelo. Igual ocurre con las mejoras en la suspensión trasera y el balanceo, con los que se puede alcanzar un límite de aceleración lateral de prácticamente un G o realizar la prueba del alce a mayor velocidad que rivales como el Porsche 911 Carrera S o el BMW 135i.

Con tres diferenciales autoblocantes, tanto el delantero como el trasero son mecánicos tipo Torsen mientras que el central es mecánico de discos con posibilidad de distribución activa de par. Utilizando un tramo de carretera virada cortado al tráfico para la ocasión, los afortunados periodistas que acudimos al evento teníamos que, en primer lugar, utilizar el curioso sistema DCCD de control del diferencial central para establecer si queríamos una actuación completamente automática del mismo o deseábamos obtener mayor reparto de par sobre el tren delantero o el trasero, pudiendo elegir seis posibilidades con un rango de par delante/detrás entre 41/59 y 50/50. Pero también habíamos de elegir la curva de potencia de la mecánica, de tal modo que podíamos optar por la radicalmente deportiva, la deportiva o la económica... si es que dicho apelativo se puede utilizar en un automóvil como el WRX STI.
 
 


Si se me ocurriera comentar que en los dos kilómetros de dicho tramo pude exprimir todo el potencial del coche estaría mintiendo vilmente. Fueron mis primeros dos kilómetros a bordo del modelo, primer contacto con el motor sobrealimentado por turbo de 2,5 litros y 300 CV de potencia... y me lo tomé con bastante calma a pesar de que a mi derecha estuviera sentado Oscar Fuertes (campeón de España de Rallies de tierra) "cantándome" el tramo. Fuimos rápido pero muy por debajo de las posibilidades del coche y, quiero entender, del conductor, aunque a decir verdad el límite del coche seguro que era muy superior al de quien manejaba el volante. Después, en un aeródromo cerrado para nosotros, pude dar mayores satisfacciones al pie derecho. No fue mucho tiempo pero bastaron un par de pasadas por zonas de tierra, cambios de asfalto y zigzagueos a gran velocidad para intuir que el Impreza WRX STI puede hacerte sentir casi cualquier cosa menos indiferencia. 

Las tres primeras marchas se me hicieron cortísimas, probablemente porque en segunda ya se pueden alcanzar los 100 km/h apenas cinco segundos (5,2s) después de haber comenzado a andar, la eficacia del coche me maravilló, sobre todo en terrenos deslizantes, la frenada estaba sobrada, la sujeción de los asientos tan perfecta que simplemente se daba por hecho, y el recorrido tan divertido que hubiera podido efectuar otras 12 pasadas y estoy seguro que habría seguido quedándome con las ganas. ¿La velocidad máxima? 255 km/h pero... ¿Alguien prefiere rodar a dicha velocidad cuando puede ir cruzado por pistas de tierra disfrutando de cruzadas imposibles gracias a la nobleza de un chasis que tracciona más allá de lo que jamás creímos que podríamos conseguir? 
 
Lo único deprimente de todo lo anterior está en el hecho de que su precio lo sitúa tan lejos de mi alcance como las estrellas que dan nombre a la marca; 44.900 euros (campaña promocional de 2000 euros incluida) es el precio de esta berlina de cuatro puertas que quizás podríamos utilizar para llevar a la familia pero que, sobre todo, nos permitiría cambiar el traje de calle por un mono de carreras y realizar tramos de rallies a ritmos endiablados como si hubiéramos estado haciéndolo toda la vida. Quizás no obtendríamos los mejores tiempos, pero la sonrisa de oreja a oreja no nos la quitaría nadie. 

Un apunte final; aunque lo comparan por prestaciones con otros modelos de otras marcas, en Subaru dicen que el Impreza es único, y nosotros lo corroboramos. Sólo el Mitsubishi EVO, actualmente no disponible en nuestro país, puede compararse en igualdad de condiciones con el Impreza WRX STI, y puestos a elegir... me quedo con el que tú no quieras.


 
40250
Publicado el: 23/05/2014
¿No es el coche que estabas buscando? Encuentra el modelo que buscas aquí

Encuentra el modelo que buscas

Encuentra todas las novedades que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!