Inicio >Toyota > LAND CRUISER > Pruebas y analisis > Toyota Land Cruiser 2018, prueba express
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Toyota Land Cruiser 2018, prueba express

Por Gregorio Arroyo

Toyota Land Cruiser 2018, foto delantera

Hay modelos que se han ganado el respeto por sí mismos. El Toyota Land Cruiser es uno de ellos. En sus 67 años de historia ha vendido 9,5 millones de unidades en nada menos que 195 países. Sin embargo, este tipo de todorrenos 'puros y duros' y que marcaron una época, han ido cediendo paso ante el  empuje de los grandes SUV, modelos más eficientes que han tomado el relevo en mercados como el europeo. Aún así todavía hay una bolsa de clientes de ámbito rural que busca un 4x4 de 'verdad' para no tener sorpresas en situaciones off road críticas.

En este sentido el Land Cruiser se ha sometido a una profunda actualización que salpica a su estética y a la tecnología enfocada tanto a la eficacia off road como al confort de marcha. Mantiene las carrocerías con tres y cinco puertas, y hay aspectos que no se negocian, entre ellos, el bastidor de largueros que le brinda una robustez y una resistencia sobresalientes.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto trasera
 
Su imagen exterior es ahora más refinada. Se han rediseñado los faros, ahora con tecnología led, la parrilla frontal, el paragolpes y el capó, que presenta un práctico 'rebaje' en la zona central que facilita la visión cuando se complican las cosas fuera del asfalto. En la zaga también se han rediseñado los pilotos y el paragolpes. Con todos estos cambios la longitud del vehículo crece prácticamente seis centímetros, hasta los 4,84 metros en la variante larga y hasta los 4,57 en el tres puertas.
 
También el interior se actualiza con importantes cambios. Son nuevos el cuadro de mandos y la consola central, que ahora contempla una pantalla táctil más grande, de ocho pulgadas.El conjunto se remata con más calidad gracias al empleo de nuevos materiales y hasta hereda elementos del exclusivo LC 200, como el volante multifunción o el pomo de la palanca del cambio. La variante cinco puertas presume de siete plazas de serie desde el segundo escalón de acabado (VX) y los pasajeros traseros pueden regular el control de la climatización de manera independiente. Además, las butacas delanteras incorporan un sistema de ventilación que no se ofrecía hasta el momento. Por cierto, los asientos de la segunda y tercera mantienen la práctica regulación longitudinal que permite jugar con el espacio disponible para las piernas y la capacidad del maletero.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto salpicadero
 
La excelente capacidad 4x4 del Land Cruiser también recibe un nuevo impulso. Toda la gama recurre a la tracción total, a una caja reductora y al bloqueo del diferencial central. Las versiones mejor equipadas, VXL y Limited, añaden, además, un nuevo diferencial trasero de tipo Torsen, más eficaz cuando las condiciones de la carretera se complican por efecto del barro, la nieve o el asfalto roto. Este diferencial LSD sólo está disponible en el cinco puertas. Además, el acabado superior Limited estrena un sistema de visión que nos muestra imágenes de lo que pasa debajo el vehículo, tecnología que se complementa con la cámara 360º que ofrece una visión cenital del conjunto.
 
Otro elemento a destacar es el nuevo sistema de avance activo Crawl Control, asistente que permite avanzar a una velocidad constante sin necesidad de pisar el acelerador, con el fin de que nos centremos sólo en el volante. Esta tecnología actúa sobre el motor y los frenos, y se complementa con el selector multiterreno MTS, elemento que brinda la posibilidad de elegir entre cinco tipos de superficies: Rocas, Rocas y Polvo, Baches, Gravilla o Barro y Arena. Y la cosa no se queda ahí porque mantiene los conocidos sistemas de arranque en pendientes HAC, el control de descensos DAC o el control activo de la tracción A-TCR.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto lateral off road
 
Si a toda esa tecnología añadimos unos ángulos de ataque (31º), de salida (26º), ventral (22º), un ángulo máximo de pendiente de 44º o una profundidad de vadeo de hasta 70 centímetros, está claro que el Land Cruiser es una de las mejores opciones que podemos encontrar en materia off road.
 
No hemos hecho referencia al motor hasta ahora sencillamente porque no hay cambios en este sentido. Mantiene el bloque turbodiésel de cuatro cilindros en línea y 2.8 litros que eroga 177 caballos de potencia. Se puede asociar tanto a una caja manual como automática, en ambos casos de seis relaciones. Soy un claro defensor de las transmisiones automáticas, más en este tipo de vehículos porque en conducción off road facilitan mucho las cosas. Y lo soy más en el caso del Land Cruiser, ya que el par máximo del motor se incrementa hasta los 450 Nm (420 Nm en caso del cambio manual).
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto trasera
Tuvimos ocasión de afrontar un complicado circuito off road con la variante automática y en carrocería cinco puertas, la que gozará de mas tirón a nivel de ventas entre los particulares. Primero un plano inclinado que llegaba hasta los 41º, luego una zona de cruce de puentes y un foso con una pronunciada bajada y subida. Y lo fuimos haciendo de mayor a menor dificultad. Primero con la caja reductora seleccionada, luego con el bloqueo del diferencial central activado y, por último, con el control de descensos en funcionamiento.
 
Con toda la 'artillería' activa el Land Cruiser supera los obstáculos con total naturalidad, a veces sin esfuerzo, y con los neumáticos de serie 265/55 R19, no precisamente de uso off road extremo. No estaban disponibles unidades con el acabado Limited para poder probar el asistente de avance activo o el sistema de visión bajo el vehículo, novedades que incluye de serie y no disponibles en el resto de la gama. Es curioso porque con el elevado par motor que presenta el Land Cruiser, incluso fue capaz de superar obstáculos sin necesidad de pisar el acelerador.
 
También afrontamos pistas de tierra con alguna complicación añadida, escenario donde se mueve con soltura. Sólo en zonas con un exceso de barro, los neumáticos y su considerable peso (2.250 kilos en orden de marcha), provocaron algún fracaso. No sabemos si con el asistente multiterreno MTS anteriormente citado lo hubiéramos conseguido, pero este elemento también es exclusivo de la versión Limited.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto delantera
En asfalto las cosas cambian. El Land Cruiser no puede competir con el tacto general, la agilidad, la eficiencia o el confort de los grandes SUV de última 'hornada'. Su tamaño y peso le pasan factura. En este sentido las inercias son muy evidentes, protagonizando considerables balanceos y cabeceos de la carrocería. Tampoco la dirección es precisamente rápida o directa. El acabado Limited presenta una suspensión neumática que puede 'suavizar' un tanto su dinámica y confort, pero nuestra unidad con acabado VXL monta una suspensión adaptativa kinética KDSS que conecta las dos barras estabilizadoras de manera hidráulica, solución enfocada al ámbito off road porque permite lograr unos recorridos de suspensión óptimos.
 
La rumorosidad del motor es elevada al ralentí y al acelerar de manera contundente, el conjunto alcanza los 175 km/h de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 km/h en en 12,7 segundos. El consumo medio homologado es de 7,4 litros. Con la transmisión automática se ofrece un asistente que permite elegir entre cinco programas de conducción, Normal, Eco, Comfort, Sport S y Sport S+, variando los parámetros del cambio, del acelerador y de la dirección.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto cuadro de mandos
 
Sí que brilla con luz propia en materia de seguridad, aspecto donde cuenta con elementos como el Safety Sense, que aglutina asistentes como el de aviso de cambio de carril, reconocimiento de señales de tráfico, sistema pre-colisión con detector de peatones, luces de carretera inteligentes o un control de velocidad de crucero adaptativo.
 
La gama Toyota Land Cruiser se estructura con los acabados GX y VX, de enfoque profesional, y VXL y Limited, orientados al uso particular y rematados con más calidad y equipamiento. Los primeros representan un 72 por ciento de las ventas, mientras que la base del mercado particular se centra en el acabado VX, que en su dotación de serie contempla el Toyota Safety Sense, bloqueo del diferencial trasero, techo solar, cristales oscurecidos, sensor de lluvia, faros delanteros led, llantas de aleación de 19 pulgadas, suspensión adaptativa kinética, tapicería de cuero, asientos delanteros calefactados y ventilados, asientos traseros calefactados… El coste con cambio automático y aplicando todos los descuentos es de 57.000 euros.
 
Toyota Land Cruiser 2018, foto lateral
 
El precio de la carrocería tres puertas oscila entre los 36.050 y los 54.200 euros, mientras que el de las variantes cinco puertas va desde los 39.100 y hasta los 71.400 euros.
39733
Publicado el: 18/02/2018
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar