estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Toyota RAV4 D4-D

Eficacia electrónica

delantero.jpg

La tercera generación del RAV4 hace más énfasis en el confort de marcha y la seguridad en carretera que en las prestaciones off-road. El que fuera primer SUV en Europa mantiene sin embargo buenas aptitudes en todo tipo de terrenos.

Hace poco más de diez años que el Toyota RAV4 salió a la luz. Era la primavera de 1995 y la marca mostró un concepto de automóvil desconocido hasta la fecha. Se trataba de un vehículo con tracción total, tres puertas y buenas capacidades para andar por carretera. Había nacido el primer SUV.

El concepto evolucionó con los años, y Toyota tuvo que rectificar y lanzar una carrocería de cinco puertas que no había sido prevista en la fase de diseño. La segunda generación vió la luz en el año 2000 e incluyó mecánicas de gasóleo, mientras que el modelo que os mostramos forma ya parte de la tercera generación, que fue presentada en el 2006.

El sistema de tracción total de Toyota es relativamente avanzado, permitiendo un gran protagonismo a los controles electrónicos, se trata del llamado Sistema Integrado de Conducción Activa. Con esta nomenclatura se define la interacción entre el control de estabilidad, la dirección eléctrica y la tracción total. Varios sensores permiten que la unidad de control sepa la velocidad de cada una de las cuatro ruedas, el índice de guiñada, la aceleración lateral y el ángulo de la dirección. Todos esos parámetros se analizan para realizar el reparto de fuerza más adecuado entre los ejes delantero y trasero, activar alguna de las pinzas de freno e incluso, en caso necesario, aplicar un par de fuerza en el volante para corregir trayectorias erróneas.

Con tanta ayuda electrónica resultará difícil meterse en problemas de estabilidad salvo que seamos muy poco cautos, por no decir temerarios, al circular por carretera. Fuera del asfalto también la electrónica nos permitirá sortear obstáculos más allá de la lógica de un usuario que no busca un todoterreno puro.

El hecho de montar un kit antipinchazos en vez de rueda de repuesto así como la apertura lateral de la puerta son elementos negativos de un vehículo muy aceptable. Entre los puntos fuertes de este modelo está el confort de suspensiones tanto fuera como dentro de carreteras asfaltadas, la seguridad activa y una calidad de realización bastante buena a pesar de contar con plásticos duros en algunas zonas del salpicadero.

El motor de 2,2 litros diésel ofrece en esta versión de 136 CV un funcionamiento más satisfactorio que el 177 CV de igual cilindrada, aunque los bajos consumos no sean una de sus características destacables.

 

38541
Publicado el: 30/06/2008
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!