Inicio >Volkswagen > Pruebas y analisis > Volkswagen T-Roc, a prueba la nueva apuesta SUV de VW
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Volkswagen T-Roc, a prueba la nueva apuesta SUV de VW

Por Carlos Antón Adán
 
Los SUV son tendencia. Desde hace unos años hasta ahora, los esfuerzos de las marcas a la hora de diseñar productos encaminados a satisfacer la creciente demanda de este tipo de vehículos no han parado de crecer más y más. Buen ejemplo de ello es este nuevo Volkswagen T-Roc, que tiene ante sí la complicada tarea de convertirse en el Golf de los todocaminos; es decir, en el modelo de referencia entre los SUV, como lo es su hermano el Golf entre los compactos tradicionales.
 
A medio camino entre los segmentos B-SUV y C-SUV se situa este nuevo Volkswagen T-Roc que ponemos a prueba en esta ocasión en MotorGiga. Con 4,23 metros de longitud, este SUV de fabricación portuguesa, el T-Roc es la respuesta de Volkswagen a una imparable tendencia que no tiene visos de cambiar, al menso en el corto y medio plazo.
 
 
A diferencia de su hermano más venerado y tradicional, el mencionado Volkswagen Golf, el T-Roc luce una estética más arriesgada, huyendo del convencionalista diseño alemán que nos suele ofrecer la marca. Desde el frontal empiezan las diferencias, con un agresivo frontal con una gran parrilla que busca ser la continuación de las ópticas principales, dejando perfectamente diferenciadas las luces diurnas, situadas más abajo, y las antinieblas.
 
Otro de sus principales argumentos es la personalización, con 11 colores de carrocería, y diferentes colores para el techo, pudiendo alcanzar hasta 28 combinaciones distintas. En el catálogo de llantas también existe una gran diversidad, pudiendo llegar a disponer de llantas de hasta 19” pulgadas, como las de la unidad de prueba; bonitas, pero que restan puntos en un uso fuera del asfalto.
 
 
Interiormente no hay grandes sorpresas. La sensación de calidad es alta, al menos a la altura de lo que nos tiene acostumbrados la firma alemana. Existe combinaciones determinados plásticos algo duros que no desmerecen al conjunto, como tampoco lo hace el diseño más tradicional que encontramos en su salpicadero, que podrá ganar algo más de personalidad con atrevidas inserciones que irán en función de las combinaciones cromáticas escogidas en el exterior.
 
 
Este interior es buena muestra de la apuesta por la digitalización en el automóvil. Todos los T-Roc cuentan de serie con una pantalla táctil de 8” pulgadas instalada en el salpicadero, a la vez que en buena parte de ellos podremos encontrarnos, ya sea de serie u opcionalmente, con una instrumentación completamente digital y ultra configurable.
 
Las plazas traseras del T-Roc son perfectas para dos pasajeros, y justas para un hipotético pasajero que se ubicaría en la plaza central. Justas ya que el túnel central resta muchísimo espacio. Por lo demás, contamos con salidas de aire, toma de 12v, huecos portaobjetos en puertas… Eso sí, en esta zona trasera, la sensación de calidad es algo menos, a, pesar de encontrarnos ante la versión más alta de la gama. Para terminar, el maletero oscila entre los 445 litros y los 1.535, en caso de abatir los asientos.
 
 
La oferta mecánica actual de este Volkswagen T-Roc está formada por 3 opciones gasolina y 2 diésel. En gasolina la gama arranca en el 1.0 TSI de 115 CV, pasando por el 1.5 TSI de 150 CV y desactivación selectiva de cilindros, hasta alcanzar como tope de gama el 2.0 TSI de 190 CV, como el que pudimos probar a fondo. La tracción 4Motion sólo estará disponible para este último motor que también estará siempre relacionado con el cambio DSG 7, que podremos montar opcionalmente en el 1.5 TSI.
 
 
La gama diésel es bastante más escasa, limitándose al 1.6 TDI de 115 CV, siempre manual y 4x2, y al 2.0 TDI de 150 CV, que podrá combinarse con el cambio DSG y la tracción 4Motion.
 
Centrándonos en la versión probada, T-Roc 2.0 TSI de 190 CV DSG 4Motion, nos encontramos ante el tope de gama, por lo que su factura se eleva por encima de los 30.000€, no siendo la opción más propicia para un uso común diario, siendo más práctico para tal fin el 1.0 TSI de 115 CV.
 
 
Dejando estas valoraciones a un lado, el 2.0 TSI ofrece un gran dinamismo en carreteras, pero fuera de asfalto no se defenderá demasiado bien, a pesar de contar con tracción total, debiendo limitar su uso a pistas y caminos, no aventurándonos a un uso offroad puro. Las suspensiones son firmes precisamente para lograr un gran rendimiento en asfaltos en buenas condiciones.
 
En esta versión el comportamiento en carretera es sobresaliente, con una buena respuesta y una buena pisada. El funcionamiento del cambio DSG sigue siendo tan eficaz como siempre, aunque ya no sepa diferenciarse tanto respecto a otras opciones del mercado, como los cambios EAT8 de PSA.
 
 
En conclusión, el nuevo Volkswagen T-Roc sobresale entre sus rivales por su dinamismo, teniendo una estética muy equilibrada. Es por ello que el T-Roc se encuentra en la parte superior del segmento en cuanto a comportamiento y sensaciones al volante.

  

No te pierdas nada viendo nuestra prueba en vídeo

 

5410
Publicado el: 07/05/2018
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar