Inicio >Volvo > S90 > Pruebas y analisis > Volvo S90 D5 AWD R-Design, prueba a fondo
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Volvo S90 D5 AWD R-Design, prueba a fondo

Por Gregorio Arroyo

Volvo S90 D5 R-Design, foto lateral 

Si hay una marca que se asocia desde siempre a la seguridad, ésta no es otra que Volvo. Y en ocasiones esta cualidad ha derivado en diseños toscos no demasiados atractivos. Las cosas han cambiado. Sin dejar el lado ‘me siento seguro’, la formas de sus vehículos son muchos más apetecibles ahora, como es el caso de nuestro protagonista.

El S90 llama la atención, más aún si  lo acompañamos con el acabado R-Design, que remata el conjunto con una puesta en escena más deportiva. Y damos fe de ello por la gran expectación que ha levantado los días que lo hemos tenido a prueba. Siempre a la estela de las berlinas premium alemanas, el nuevo S90 acorta las distancias. Nace desde la nueva y avanzada plataforma que estrenó el XC90 y se rodea de más calidad y tecnología que nunca.

 Volvo S90 D5 R-Design, foto delantera

Por tamaño (4,96 metros de longitud, 1,88 de anchura y 1,44 de altura) se sitúa entre lo más grandes, aunque no es el más habitable entre los suyos. Sí que resulta sumamente confortable, con unas butacas delanteras que son un primor, pero detrás habrá que huir de la plaza central porque el voluminoso túnel central no facilita las cosas.

Volvo S90 D5 R-Design, foto salpicadero
 
La puesta en escena del interior es totalmente digital. El cuadro de mandos de 12,3 pulgadas es configurable al gusto del conductor, mientras que en el salpicadero monta una pantalla táctil de 9 pulgadas ubicada de manera vertical que se maneja de una forma muy similar a una tablet, pasando con el dedo distintas páginas. Y mencionar el fantástico equipo de sonido Premium Bowers & Wilkins, con varios efectos, incluido el de una capilla, y con el que apetece escuchar en alto hasta la noticias. Eso sí el capricho nos costará 3.458 euros más al coste del vehículo y la incorporación de un subwoofer que nos privará de una rueda de repuesto en el maletero. Al compartimento de carga se accede por medio de una tapa con apertura y cierre eléctricos y dispone de un volumen de 500 litros, favorecido por un espacio muy diáfano.
 
Apostamos por la variante diésel más potente. Quizás llame la atención que, pese a su tamaño y a un peso en vacío de 1.828 kilos, recurra a un ‘simple’ motor de dos litros y cuatro cilindros en línea para impulsarse. Pero habrá que analizarlo por su rendimiento, y no por su cilindrada. La potencia es de 235 caballos y ofrece un par máximo de 480 Nm disponible desde 1.750 rpm. Con esos números las prestaciones son brillantes, como avalan los 240 km/h de velocidad máxima o los 7,0 segundos que necesita para acelerar de 0 a 100 km/h. No es tan refinado como un propulsor V6, aunque crono en mano aguanta con dignidad el ‘envite’ de algunos rivales en BMW, Audi y Mercedes con estructuras de seis cilindros bajo el capó.
 
Volvo S90 D5 R-Design, foto cambio automático
 
El propulsor se gestiona por medio de una transmisión automática de ocho relaciones con convertidor de par y está asociado siempre a un sistema de tracción total.
 
Está claro que el S90 pide a voces espacios abiertos. Por su corpulencia prefiere viajar plácidamente por autopistas que enfrentarse a la jungla urbana, hábitat en el que su radio de giro no ayuda precisamente a maniobrar. En autovía podremos disfrutar de su excelente insonorización y de nuevos asistentes, como el Pilot Assist, que combina un control de velocidad adaptativo con un sistema de mantenimiento de carril para hacernos la vida más fácil y segura gracias a una conducción semiautónoma.
 
Y si aparecen las curvas, contamos con el acabado correcto porque el chasis R-Design rebaja la altura del conjunto 15 milímetros respecto al resto de la gama. Eso ayuda, pero el S90 no es tan ágil como sus rivales alemanes en este sentido. Otro aliado para ganar puntos dinámicos sería el chasis adaptativo Four-C, que añade suspensión neumática en el eje trasero. Sí que disfrutaremos sin sobreprecio del Drive Mode, asistente que nos permite elegir entre los modos de conducción Eco, Confort y Dynamic, variando el mapa de actuación del motor, del cambio y de la dirección.
 
 Volvo S90 D5 R-Design, foto trasera
 
En cualquier caso se puede pasar un buen rato con esta versión porque el propulsor reacciona de inmediato, es progresivo y ‘corre’, el cambio es suave y rápido en su actuación (por 182 euros incorpora levas en el volante) y la tracción total gestionada por un embrague Haldex contribuye tanto a la agilidad como a la seguridad, sobre todo cuando la superficie por la que circulamos no tiene una buena adherencia. En condiciones normales la motricidad se dirige sobre el tren delantero, pero si es necesario envía hasta un 50 por ciento de la 'fuerza' a las ruedas traseras.
 
También nos ha convencido la efectividad de los frenos (los generosos neumáticos opcionales 245/35 ZR21 ayudan), y algo menos la dirección, no todo lo rápida que nos gustaría. Aún así, el confort sigue siendo su cualidad más destacada, lo mismo que el consumo, que ha firmado 7,2 litros de media durante la prueba.
 
Volvo S90 D5 R-Design, foto drive mode
 
Mención especial a la avanzada tecnología que porta. De serie ya convence y en la carta de opciones la podemos completar con sofisticados elementos. Destacaríamos el City Safety, que frena automáticamente el vehículo si hay peligro de colisión o atropello (ahora reconoce animales) y los faros matriciales full led, que nos brindan la máxima iluminación en todo momento sin deslumbrar. Lo curioso es que en carreteras con mucho tráfico, el constante cambio del haz de luz, tanto en profundidad como en anchura, ha provocado cierto 'mareo' visual en algún acompañante que viajaba como copiloto.
 
La dotación de serie contempla una generosa oferta en materia de conectividad y elementos como el asistente de arranque en pendientes HSA, un control de velocidad de crucero adaptativo, el ya mencionado sistema de conducción semiautónomo Pilot Assist, reconocimiento de señales de tráfico, Volvo OnCall, navegador, cuadro de mandos digital de 12,3 pulgadas, faros Led, llantas de aleación de 18 pulgadas, retrovisor interior electrocrómico, chasis deportivo, asientos delanteros con ajuste lumbar y de altura eléctricos...
 
Volvo S90 D5 R-Design, foto trasera
 
No hay duda de que el Volvo S90 entra por los ojos, más con el acabado deportivo R-Design. Me gusta su confort de marcha, el rendimiento de su motor y la calidad que atesora. También su dinámica, aunque no es tan ágil como algunos de sus rivales premium alemanes. De todas formas la distancia con sus principales rivales germanos en Audi, BMW y Mercedes se ha recortado.
18837
Publicado el: 06/05/2018
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar