estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

FCA Karting Campus:

FCA_KartingCampus09.JPG

Son las ocho de la mañana de un dia de principios de julio, una hora un tanto intempestiva para aquellos que ya disfrutan de las siempre ansiadas vacaciones. Aún así, no hay cabida para la pereza ni casi para los bostezos. En menos de dos horas, la diversión y el aprendizaje serán los perfectos compañeros de viaje de nuestros protagonistas.

Para empezar, dejen que les hablemos de los 23 alumnos del primer stage del FCA Karting Campus, un proyecto pionero gestionado por la Federació Catalana d’Automobilisme y pensado para que niños de entre 7 y 14 años pasen una semana conviviendo con otros compañeros con un fin común: iniciarse en el deporte del automóvil a través del karting sin descuidar su formación en técnicas de conducción, seguridad vial, civismo, salud e idiomas.

Esos 23 chicos cumplen estos requisitos, proceden de todas partes de España y coinciden en su afán por descubrir el mundo del motor. Después de un completo desayuno y ya sobre las nueve de la mañana, nuestros protagonistas arrancan rumbo al circuito Karting Terrasa. Lo hacen desde la escuela barcelonesa La Salle Bonanova, lugar donde horas después regresarán para practicar su inglés.

Una vez el autobús se estaciona en destino, todos son nervios por vestirse el mono y el casco lo antes posible. Todos quieren ser los primeros en ponerse en marcha, aunque saben que por delante les espera una larga e intensa mañana de motor, sobre el papel y lógicamente sobre la pista.

Campus de iniciación a la conducción
Divididos en dos grupos, el primero se dirige a practicar unos tres cuartos de hora de Scalextric con explicaciones teóricas en inglés, más 45 minutos de teoría, tiempo durante el cual los alumnos podrán conocer y estudiar elementos mecánicos del kart y reglajes, pero también formas de trazada y la preparación física y mental que requiere una carrera, entre otros importantes. 

La seguridad, ante todo Antes de empezar, equiparse Salida desde la Salle Bonanova detalles. El segundo grupo arranca la jornada con mucha más velocidad, en el kart y sobre el circuito. Es probablemente el mejor momento del día para estas, tal vez, futuras promesas del deporte. Se aprecia fácilmente gracias a su inamovible sonrisa y a sus ansias por empezar a rodar.

Para algunos, éste no es su primer contacto con un kart, pero sí con una montura de competición: “El 80% de los alumnos llega habiendo probado en kart en alguna ocasión, pero ninguno ha competido nunca. También hay un 20% de ellos que ni siquiera se había subido nunca”, detalla Ramon Caus, director del proyecto. El expiloto y también profesor titular del curso reconoce que tratar con alumnos con cero experiencia es tal vez lo que más se agradece: “Ves como, de la nada, van mejorando. Pasan del temor del primer día a la tranquilidad de pasearse por el circuito”.

Y de la inexperiencia a los nuevos Fernando Alonso. Caus cree que ya hay quién apunta maneras al volante, cumpliendo así con uno de los principales propósitos del FCA Karting Campus: alimentar una nueva cantera de jóvenes promesas del motor. “A algunos se les nota, es algo innato. !Y eso que la mayoría nunca ha competido! A ellos les recomendamos cómo seguir. Les indicamos cuál puede ser el siguiente paso, como por ejemplo la escuela del Open RACC, una opción económica para probar ya en carrera”, explica el director del Campus.

Siguiendo con el programa diario, sobre las once y media se intercambia la actividad de los grupos. Ésta se alarga entonces hasta la una, momento de volver a subir al autobús para regresar a la escuela y llenar el estómago. Sobre las 3 de la tarde llega el momento de que nuestros chicos practiquen algunos de sus deportes favoritos: fútbol, baloncesto, natación… para luego adentrarse, durante unas tres horas, en la práctica del inglés y el descubrimiento de multitud de conceptos relacionados con el deporte expresados en la lengua de Shakespeare.

Cuestión de genética
De tal palo tal astilla, suele decirse. En este caso el refrán acierta en la mayoría de los casos. La afición por el deporte del motor se ha convertido en una especie de herencia genética. Y esto se palpa sobre todo el día de llegada de los alumnos. Las caras de ilusión de los jóvenes pilotos se entremezclan con el entusiasmo de muchos padres, a quiénes ya les gustaría estar en su lugar.

Ellos han sabido inculcar en sus hijos el amor por el motor. Este es el caso del padre de Édgar Nubiola, de ocho años, quién explica que los nervios por empezar el curso se vivieron en casa a partir de dos o tres meses antes de su inicio, y añade: “Mi hijo no podía pensar en otra cosa, buscaba en Google información sin parar y acabó recabando mucha más que yo. Además, él mismo se ha pagado una parte de la inscripción con sus ahorros”. Nubiola afimar estar realmente ilusionado con el proyecto gestionado por la Federació Catalana d’Automobilisme, “porque proporciona una oportunidad a los niños interesados en iniciarse en el deporte de competición, cumple con sus ilusiones y a la vez les divierte y enseña la importancia de la prudencia, aprenden una cultura de la conducción que la mayoría de gente adulta ignora”.

La velocidad en los circuitos, nunca fuera de ellos
Precisamente este último apunte es uno de los ingredientes del plan de
estudios del FCA Karting Campus que más Revisión de los karts por parte de mecánicos profesionales Cuidado de la mecánica A punto para iniciar las clases valoran los padres. El concepto principal es simple y a la vez importantísimo: la velocidad debe aplicarse en los circuitos, nunca en las
carreteras.

Eso es la “pasión responsable”, casi un lema que la FCA ha hecho suyo y que aplica, como oro en paño, a todos los conceptos y actuaciones que en su mano están. Si tenemos en cuenta que la mitad de los inscritos en este primer stage del Campus tiene entre 7 y 9 años, ¿cómo se consigue que niños de tan corta edad asimilen esa diferenciación? Pues todo es gracias a Goofy. Los alumnos más pequeños pueden aprender con el alocado personaje de Disney algunas normas de educación vial, viendo como éste se transforma por completo al volante del coche.

Además, también se plantea a los alumnos un dilema que, sin entrar en juicios, deben resolver, a la vez que se les invita a reflexionar sobre diferentes sensaciones. Al final del día, agotados pero satisfechos, nuestros protagonistas únicamente tienen fuerzas para pensar en la mañana siguiente, momento en el que podrán volver a enfundarse el mono y el casco y disfrutar a toda velocidad de su máxima pasión.

El FCA Karting Campus cuenta con el aval de la Secretaria General de l’Esport de la Generalitat de Catalunya, el Servei Català de Trànsit, el RACC, y la Fundación MAPFRE y el soporte de Genikart, Fundació Blanquerna Salut, , Aston Idiomas, RS Grup, TV3, la Vanguardia, Gené Dakart, CEA, Altis Grup Empresarial, Chupa-Chups y Nesquik.

Lecciones de conducción, pero también... civismo y salut en el deporte. A rodar... Fundamental conocer la mecánica Empiezan las clases sobre un kart... y a practicar con el scalextric, el inglés o ¡el agua!

Visitas: 1003
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches