estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Un Guilia, por casualidad

Por Luis Ortigosa
Permitidme que antes de nada os detalle mis antecedentes en el mundo del motor para que os hagáis una idea de lo que me gusta en este mundillo de los coches.
 
Por casualidad, un primo mío me llevó con él al Rally Shalymar, tristemente desaparecido, que se celebraba en la Comunidad de Madrid.  Desde entonces me aficioné a los rallys y vi correr a Carlos Sainz con un Renault 5 de la Red Renault Madrid y Provincia, vi correr a Antonio Zanini – ¡¡como iba Zanini cuando caía la niebla, era insuperable¡¡ - y vi a Kuru Villacieros,  Genito Ortiz, Jorge de Bragation, Beny Fernandez y tantos otros.
 
Carlos Sainz en su Renault 5 Turbo
 
También he presenciado el descomunal poder de los Grupo B en el Campeonato del Mundo de Rallys entre los años 82 y 85. Estos sí que se subían por las paredes.
 
Por casualidad, coincidí con un compañero de trabajo que era un apasionado y una enciclopedia viviente de la Formula 1.  Discutíamos; yo había visto Formula 1 sólo en televisión y me parecía aburridísima, comparada con el dinamismo de los Rallys ¿Cómo iba a pasar 5 o 6 horas metido en un circuito viendo a los coches dar vueltas y vueltas como si fuera un Scalextric?.
 
Pero me convenció ……. y yo a él, fuimos en el año 1984 al Rally de Portugal y al GP de Portugal en el circuito de Estoril. Ese año y en ese GP, fue cuando Niki Lauda (mi favorito entonces) ganó el Campeonato del Mundo a Alain Prost por tan sólo ½ punto. Ganó la carrera Prost y Lauda tenía que ser segundo para ser campeón y lo consiguió. El tercero en el podio fue un debutante, un tal Ayrton Senna. Lo que más me impresionó de él, fueron su frenadas en las curvas en bajada. Este chico pronto ganará alguna carrera, pensé.
 
Niki Lauda campeón mundo gp portugal
 
Al margen del espectáculo de la carrera, allí, rodeado de portugueses, una de las mejores y más entendidas aficiones a la Fórmula 1 del mundo, me envenené con el ruido y el olor de los coches de Formula 1, la aceleración pura, la potencia, la velocidad. Ese ruido y ese olor quedaron grabados en mi cabeza para siempre y los he buscado cada vez que he asistido a una competición de coches.
 
Hasta hace muy poco añoraba todo eso, aunque, el mes pasado, Fernando Alonso nos regaló un twit en el que decía “No hace falta decir nada. Solo suban el volumen” con el siguiente enlace:  Pinchar aquí   Si lo ven, escucharán el sonido de un motor V10 de su coche de Formula 1 de hace unos años. Ese sonido que hoy, muchos aficionados como yo, echamos de menos en la Formula 1 actual.
 
A pesar del rollo que os he contado respecto a mi afición por los coches de competición, en mi vida personal nunca he pretendido ser piloto ni de rallys ni de formulas 1, ni conduzco como si lo fuera. Utilizo el coche para desplazarme y siempre he sido muy práctico cuando he decidido comprar un coche para mi uso personal. Al final pienso para mí:  ‘Mira que me gustan los coches y cada vez termino comprándome el Coche Más Vendido del Año’.
 
Me declaro ferrarista, aunque como le he dicho a mi mujer, cuando nos toque un Euromillones, que no se equivoque, lo que quiero es un Maserati (lobo con piel de cordero) pero seguro que se confundirá y aparecerá con un Lamborghini.
Con estos antecedentes, resulta que…..
 
Por casualidad, a través de mi amigo David Ayala de MOTORGIGA, hace poco tuve la ocasión de conducir un Alfa Romeo Giulia Veloce 2.2 de 210 CV. Nunca antes había conducido coches con más de 140 CV y todos muy ‘tranquilos’.
 
Frontal del Alfa Romeo Giulia Sedan
 
Cuando me senté en sus asientos deportivos, que te abrazan más que recogerte, y apreté el botón del encendido electrónico, dije: ‘Uy, este coche suena. A ver si va a ser un lobo con piel de cordero’ aunque he de decir que la piel es de diseño italiano y ya sabemos que son unos maestros. ¿Cuántos carroceros italianos nos han enamorado con sus diseños?. A mí, por lo menos unos cuantos: Bertone, Pininfarina, Giugiaro.
 
Interior Alfa Romeo Giulia Sedan
 
El Giulia dispone de cambio automático, siendo posible optar por cambio manual que se maneja a través de levas en el volante. Vamos, para mí, como si fuera un juguete, con la sensación de estar conduciendo algo diferente a la berlina que es.
Pero es que, además, se circula con él muy cómodamente, con un interior muy cuidado, excelentes materiales y acabados y con un equipamiento de primera línea.
 
Con el cambio manual es divertidísimo de conducir y bajando las marchas se oye perfectamente el motor y su potencia.
Cuando exiges al motor para un adelantamiento, la melodía del motor subiendo de revoluciones se escucha, tanto dentro del habitáculo como en los coches que circulan detrás, doy fe, efectuando la maniobra con total seguridad y confianza.
 
Salpicadero Alfa Romeo Giulia
 
Este coche es un tracción trasera (realmente tracción a las cuatro ruedas pero con priorización de la trasera) y con el pie a tabla, los 210 CV empujan como si fueran una manada de búfalos en estampida, quizás por el lobo que lleva dentro.
No, el Giulia no es un coche de competición, tampoco es un superdeportivo, pero suena y me gusta mucho como suena.
Aun así, lo que más me sorprendió, es que es un coche rápido, muy rápido pero cómodo de conducir. En carretera, si vas detrás de él, poco a poco se va alejando, no hace falta sobrepasar los límites de velocidad, pero siempre se va distanciando. No sé si es por su paso por curva, por su tracción o por la combinación de ambas, pero lo cierto es que, si vas detrás, ves que va desapareciendo de tu vista.
 
Cuando finalmente aparcamos el coche y con el motor encendido, mi hija de 10 años vio que por los tubos de escape salía un poco de humo y unas gotitas de líquido. Entonces, me preguntó ¿Qué es eso que sale por ahí? y yo le respondí: La potencia, hija, la potencia que se le sale al coche por el tubo de escape.
 
Como alguien dijo recientemente, el Giulia ‘no es un coche, es una macchina’.

¿No es el modelo que estás buscando? Encuentra el modelo que buscas:

También puedes encontrar todos los videos que hemos publicado con nuestro buscador de videos. Selecciona primero la marca en la casilla correspondiente y, después, selecciona el modelo.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!