estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Bien, muy bien, por Alonso. Mal, muy mal para Ferrari

Por Jorge Botella

Alonso.jpg Error.jpg

Desolación, tristeza y desencanto, estos son los tres calificativos que pueden resumir los sentimientos de multitud defans, en Italia, en España y en el mundoentero tras la – estúpida- pérdida del título de campeón del mundo de pilotos por parte de Fernando Alonso. El piloto, Alonso, hizo lo que pudo en la pista y fuera de ella: obedeció las órdenes de sus directores de equipo cuando le indicaron por radio que debía entrar en su box para realizar el cambio de neumáticos. Ahí, en ese mismo momento que su ingeniero le indicó que entrara en boxes, es cuando se perdió todo... 

Lo hizo sin rechistar, quizá incluso mordiéndose los labios, pero lo hizo: cumplió. El error de Ferrari por esta decisión significó la pérdida absoluta del título, tercero en el palmares del piloto, pero el primero con Ferrariy eso es lo más grave para los fansde esta Marca.

Alonso, en la misma salida, perdió una posición: Buttonle adelantó, pero estaba delante de Webber, su enemigo en la tabla clasificatoria, por lo que la cosa pintaba bien. Vettel, dominando toda la carrera, consiguió detenerse a cambiar neumáticos (blandos por duros) más allá de la vuelta veinte; más o menos al mismo tiempo que lo hizo Hamilton, segundo, y Button, tercero, todos con neumáticos blandos. En Ferrari, llamaron primero a Massa, retrasado y poco ágil en la pista, para cambiar neumáticos en la vuelta once o doce: puso losduros, salió a la pista y a partir de ese momento estuvo batallando durante casi una hora con el Toro Rosso, con motor Ferrari, de Jaume / Jaime Alguersuari que estuvo genia.

La llamada a Alonso, para cambiar neumáticos (blandos por duros), se realizó poco después (once vueltas antes que el líder Vettel). Entró en boxes dejó su cuarta plaza, la que le aseguraba el título aunque venciera Vettely, cuando salió a la pista, lo hizo en octava posición, por detrás de Petrov y de su Renault que corría mucho más que el Ferarri de Alonso. Webber seguía detrás suyo, pero delante de Alonso estaba un tremendo e inspirado Petrov que hizo lo que tenía que hacer: luchar hasta el final. Desde ese mismo momento,Alonso perdió su oportunidad, ya que aunque Webberseguía detrás de él, esa octava, que luego sería una séptima posición, no le servía para absolutamente nada.

Errorestratégico de Ferrari. Error en sus cálculos, en su mismo coche: inferior a losRed Bull, a los McLaren e incluso, inferior, a los Renault. Alonso hizo más de lo que pudo: en las curvas apuraba la frenada y se acercaba a Petrov buscando un hueco, un fallo del piloto ruso que nunca llegó. En las rectas el Ferrari no era más rápido que el Renault y Alonsoveía, con desesperación como vuelta a vuelta se le esfumaba la posibilidad de ganar un nuevo título.

Hoy, más tranquilos, más racionales, quiero dejar claro queAlonso, Fernando Alonso, no tuvo ninguna culpa en este triste desenlace. En Ferrari, hoy, deberían hacer una limpieza de personal directivo que se ha demostrado inoperante (no es el primer error que cometen los directivos de este equipo a lo largo de esta temporada).

Vi imágenes de las calles de la localidad de Maranello sede de Ferrari, y también de Oviedo, ciudada de Alonso. En ambas imágenes solo pude apreciar n los presentes sorpresa, consternación, tristeza y, lo que es peor: desencanto, porque el perfecto -en teoría- binomio Alonso – Ferrari, no funcionó, pero no por culpa de Alonso, sino de Ferrari y sus desacertadas decisiones.

Visitas: 851
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

2 comentarios

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Nuevo buscador de coches