estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

¿Qué es un automóvil?

Según la definición de la RAE automóvil proviene de la unión de auto y móvil, y significa algo que se mueve por sí mismo. Se dice principalmente de los vehículos que pueden ser guiados para marchar por una vía ordinaria sin necesidad de carriles y llevan un motor, generalmente de explosión, que los pone en movimiento. De acuerdo, nada nuevo, pero veamos qué elementos son habituales en un automóvil moderno porque, a día de hoy, algunas cosas puede que no estén tan claras como cuando fueron expresadas por los catedráticos de la Real Academia Española.

Cadillac CTS

Comenzando por lo que se ve tenemos la carrocería, que en los automóviles modernos se denomina autoportante porque sobre ella se anclan todos los elementos mecánicos. Antiguamente existía un chasis inferior, habitualmente de largueros y travesaños (era algo así como una escalera) sobre el que se anclaban los diferentes elementos, incluida una carrocería que cubría todo lo anterior pero que, por existir el chasis separado, no era autoportante, claro.

Bastidor tradicional o chasis de larguero y travesaños

En la carrocería moderna encontramos el habitáculo, o zona donde se ubican el conductor y los acompañantes, el vano motor, donde está la mecánica, y el maletero, que es la zona destinada a las maletas o carga. Dependiendo de la distribución y diseño de estos tres elementos (habitáculo, maletero y vano motor) se definen diferentes tipos de carrocería.

El motor es el elemento mecánico ubicado en el vano motor y que permite que el vehículo se autoimpulse. Lo habitual en los coches modernos es disponer del motor en la parte delantera y que éste sea de combustión interna. Sin embargo, cada vez es más habitual que existan coches híbridos (con más de una mecánica) o con motores de diferente tecnología como, por ejemplo, eléctricos, que además se sitúan en diferentes lugares, incluyendo las propias ruedas.

habitáculo de un coche moderno

Para que el conductor pueda controlar el motor dispone de varios elementos muy importantes, que suelen ser los pedales y la caja de cambios. Dependiendo de si estamos ante un cambio manual, un cambio automático o un cambio robotizado, tendremos diferente número de pedales, pero es fácil acordarse, si tenemos tres pedales estamos ante un cambio manual, cualquier otro tipo de cambio ofrece dos pedales; el acelerador y el freno.

El tercer pedal de un automóvil manual es el embrague, que es un dispositivo que permite acoplar o desacoplar el motor a la caja de cambios. Cuando presionamos el pedal de embrague estamos desembragando, es decir, desacoplando caja de cambios y embrague, mientras que si no está pisado entonces el coche está embragado. Como norma nemotécnica sencilla -y sin ningún ánimo de ofender a nadie- basta con pensar en las prendas íntimas femeninas... si las bajamos estamos "desembragando", si están subidas están "embragadas".

Motor de combustión interna

La caja de cambios es muy importante porque en ella se permite hacer que la velocidad de giro del motor pueda transformarse en mayor o menor velocidad del automóvil según nuestras necesidades. Así, es posible ir relativamente rápido con el motor girando a no demasiadas vueltas, de tal modo que el consumo sea bajo y no generemos un innecesario estrés al motor. El embrague se utiliza para permitir que el conductor pueda seleccionar una u otra marcha mediante la palanca de cambios.

Aunque existen otros muchos elementos tremendamente importantes, acabaremos esta breve explicación solamente nombrando y explicando muy brevemente otros tres sistemas; el de frenos, el de la dirección y el de suspensiones. Los frenos son los encargados de parar al vehículo, lo habitual en la actualidad es que sean de disco, aunque todavía existen frenos de tambor que suelen ubicarse únicamente en las ruedas posteriores.

Neumático

La dirección permite hacer que el coche gire, y el conductor es el encargado de accionarla mediante el volante. Existen muchos tipos pero el más común es el llamado de cremallera. Las suspensiones tienen un doble cometido, aportar confort y estabilidad. Estos dos objetivos suelen ser algo antagónicos, por lo que los ingenieros buscan un compromiso satisfactorio entre confort y estabilidad.

No queríamos dejar de hablar aquí de los neumáticos, unos elementos imprescindibles que, además, influyen en prácticamente todos los sistemas de conducción comentados anteriormente, como son la frenada, la dirección, la estabilidad o el confort, pero además también lo hacen en la tracción o en el consumo, siendo probablemente el sistema accesible al conductor más importante de cuantos podemos controlar y mantener. 

En el siguiente vídeo puedes ver todo el contenido anterior y, además, comprobar si has adquirido los conceptos básicos que se explican.

 

Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!