Inicio > Skoda > Yeti > Pruebas y analisis > Skoda Yeti 2.0 TDI DSG 4x4 Monte Carlo, probamos este completo y diferente SUV
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Skoda Yeti 2.0 TDI DSG 4x4 Monte Carlo, probamos este completo y diferente SUV

Por Carlos Antón Adán
 Blanco y negro; los dos colores principales en nuestro Yeti Monte Carlo
 
Si pensamos en un SUV de Skoda, lo más probable es que sea el nombre de Kodiaq lo primero que se nos pase por la cabeza. El primer gran SUV de la compañía checa es el protagonista del momento, y más aún tras conocerse su composición de gama, así como sus tarifas para España. Sin embargo, no es el único SUV disponible dentro de la gama Skoda.
 
El Skoda Yeti ha sido el único representante de este tipo de vehículos dentro de la gama durante muchos años, complementándose con el Scout, un familiar campero construido sobre la base del Octavia Combi. Pese a que el Yeti haya llevado desde su llegada en 2009 el estandarte SUV en Skoda, su andadura por el mercado quizá no haya sido, ni esté siendo especialmente notoria, no terminando de hacer justicia a este modelo.
 
 
La actualización experimentada por el Yeti el pasado año ha traído consigo algunos cambios que refuerzan el atractivo del Yeti. Uno de ellos es la llegada a su gama de la edición especial Monte Carlo, que homenajea a la historia de Skoda en la alta competición del automovilismo, otorgándole al Yeti una faceta más exclusiva y deportiva.
 
Una edición especial que en MotorGiga hemos podido testar dentro de una nueva entrega de nuestro videoblog de pruebas. Concretamente nos hemos puesto a los mandos del Skoda Yeti Monte Carlo 2.0 TDI 4x4 de 150 CV asociado al conocido cambio de doble embrague del grupo Volkswagen, el DSG.
 
Detalle de las insignias conmemorativas 
 
Exteriormente, el Yeti Monte Carlo cuenta con una estética distintiva, que refuerza todavía más la diferenciación este SUV de 4,22 metros respecto a sus rivales. El apellido Monte Carlo supone la llegada de unas llantas de aleación específicas en color negro, un tono que se comparte con los espejos retrovisores, la parrilla frontal, el techo, o las taloneras, creando un atractivo contraste con la carrocería, que en nuestra unidad de pruebas contaba con un actual color blanco. No faltan en su perfil unos logos conmemorativos Monte Carlo.
 
Más allá de la estética exterior, que puede convencer o no, lo que está absolutamente claro es lo ventajoso que resulta el interior del Yeti, ofreciendo modularidad como pocos; más propia de un monovolumen que de un SUV. Por ejemplo, cada una de las plazas traseras cuenta con su propia regulación, e incluso se pueden plegar los asientos uno a uno. La capacidad del maletero puede variar en función de la disposición de estos asientos, pero como mínimo ofrecerá 410 litros; un buen volumen para un vehículo de estas dimensiones.
 
 El maletero cubica como mínimo 410 litros
 
El Yeti Monte Carlo cuenta también con una serie de elementos interiores exclusivos. Hablamos de una tapicería especial con asientos deportivos, volante achatado de cuero con costuras en rojo, pedales deportivos o inserciones especiíficas, entre otros elementos.
 
Al ponernos al volante descubrimos un comportamiento muy noble por parte de este Yeti. Se percibe un buen aplomo, una buena estabilidad, y no tiene por qué ser directamente cortesía de la tracción 4x4, ya que al disponer de un embrague tipo Haldex de última generación es una tracción inteligente que la mayoría de veces envía toda la fuerza al eje delantero. La diferencia está en la suspensión trasera, que en las versiones 4x4 es multibrazo en vez de ser de eje semitornsional.
 
 El Yeti Monte Carlo cuenta con un completo sistema infotainment
 
 
El motor 2 litros TDI de 150 CV responde muy bien en el Yeti, ofreciendo un nivel prestacional más que suficiente para el uso cotidiano que cualquiera de nosotros daría a este Yeti. El cambio DSG refuerza su confort de marcha, actuando de una forma impecable, como suele ser habitual en los cambios DSG. Para sacar todo el partido a la mecánica no estará de más engranar S en el selector del cambio.
 
Pese a disponer de tracción total, el Yeti Monte Carlo no es especialmente propicio para un uso en campo. Esta edición más deportiva no está construida sobre el Yeti Outdoor, lo está sobre el Urban. Por tanto, su distancia respecto al suelo no es tan elevada, a la vez que sus neumáticos con perfil medio/bajo no son los más idóneos para un uso fuera de asfalto.
 

 No te pierdas ningún detalle en la videoprueba.
 
 

En resumen, este Skoda Yeti Monte Carlo 2.0 TDI 4x4 DSG es un buen coche. Más allá de que nos guste o no su estética, aporta su granito de arena diferenciándose en un segmento cada vez más monótono. Además de destacar en habitabilidad, su equipamiento de serie es de lo más completo, incluyendo hasta un moderno sistema infotainmet. Sin embargo, su tarifa se sitúa en el entorno de los 28.000€, un precio que sin duda es un obstáculo a la hora de su venta.  

22558
Publicado el: 23/10/2016
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!