estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

El extraño caso del consorcio Volkswagen

Por Carlos Drake

Volkswagen

Hace unos días escribía un post sobre la importancia que tiene, bajo mi punto de vista, la decisión de las grandes empresas del sector del automóvil de iniciar fuertes inversiones en estos tiempos de crisis económica, en la que todo el mundo barre para casa y se piensa más en el ahorro que en los proyectos de futuro. Pero como ya dije en ese post, muchas grandes operaciones se gestaron en los peores momentos. Una vez hecho este pequeño recordatorio, quiero dedicar el espacio que me brinda esta página web para hablar del extraño caso del consorcio Volkswagen.

Un año atrás hablábamos de que el primer fabricante europeo de automóviles, el grupo Volkswagen, iba a ser comprado por el ‘pequeño’ fabricante de vehículos deportivos Porsche. Pero transcurridos menos de 365 días las cosas han cambiado y, en un ambiente económico poco halagüeño, el grupo de Wolfsburg ha dado la vuelta a la situación y no sólo no ha sido comprado por Porsche, sino que adherido a Scania como una nueva Marca del grupo y ha cerrado la compra del 49,9% de las acciones de la enseña de Stuttgart.

A poco que conozcamos el mundo del motor, y más en los últimos tiempos, nos estamos dando cuenta de que nada nunca es lo que parece y que por mucho que se hayan firmado documentos, la situación siempre puede dar un vuelco inesperado. Eso es lo que pasó en la operación entre Porsche y Volkswagen y que terminará en 2011 cuando se lleve a cabo la fusión entre ambos conglomerados. Leyendo esto, lo normal sería pensar que la compañía que fabrica el Polo, el Golf o el Lamborghini Murciélago habría decidido estarse un poco quieta para pensar en lo que le depara el futuro, pero nada más lejos de su intención.

El grupo Volkswagen, que trabaja con el único objetivo de convertirse en el primer fabricante mundial de automóviles para 2018 (parece que Europa se le ha quedado pequeña), ha alcanzado un acuerdo con el consorcio japonés Suzuki para la formación de una alianza estratégica a largo plazo, en la que ambas empresas compartirán sinergias para mejorar su posición. No obstante, el punto más relevante de este acuerdo es que la corporación alemana se hará con el 19,9% de Suzuki por un importe cercano a los 1.700 millones de euros. El pacto también contempla que la firma nipona reinvierta parte del dinero que pagará Volkswagen por sus títulos en hacerse con acciones de la empresa alemana, pero parece que eso tardará por el momento.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!