Inicio > BMW > 2 Series > Pruebas y analisis > Prueba BMW Serie 2 Active Tourer 218D
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba BMW Serie 2 Active Tourer 218D

   

Buena modularidad detrás

BMW Serie 2 Active Tourer
 
El buen acondicionamiento de las plazas posteriores es una condición "sine qua non" para la obtención de un monovolumen que merezca dicho calificativo, y el BMW Serie 2 Active Tourer puede presumir de ser, efectivamente, todo un MPV. La homologación para cinco ocupantes no significa sin embargo que el posible usuario de la plaza central posterior vaya con comodidad, pues ni el diseño ni el espacio de este modelo permiten que la comodidad de esta plaza supere la requerida para realizar viajes. Dicho usuario dispone de cinturón de tres puntos pero agradecerá que los desplazamientos sean cortos salvo que sea asiduo lector del Marqués de Sade.
 
Plazas posteriores BMW Serie 2 Active Tourer

Distinta situación encuentran los pasajeros de las plazas laterales. Lo primero que agradecerán será la posibilidad de regular longitudinalmente la banqueta, que se mueve además en zonas asimétricas para permitir diferenciar el acomodo de la zona derecha e izquierda. Si así lo requieren pueden variar también la inclinación del respaldo (no demasiado pero algo es algo) pudiendo con ello adaptar tanto el espacio que se necesite para maletero como el confort requerido para los desplazamientos más largos. Entre ambos pasajeros se sitúa también un reposabrazos que, en el caso de situar la banqueta a diferente longitud, se moverá junto con el ocupante izquierdo, dejando al derecho un poco "huérfano" de este elemento que, por otra parte, también dispone de un pequeño hueco con tapa así como de dos prácticos portabebidas.

Muy de agradecer son igualmente los dos anclajes isofix que encontramos en estas plazas, pues disponen de un sistema muy fácil de utilizar, con anclaje top tether trasero y con unas tapas que permiten encontrarlos sin ningún tipo de problemas y dejar el asiento como si no se hubieran utilizado una vez que los niños hayan crecido.
 

 
Igualmente positivo es el hecho de contar con salidas de aire traseras, aunque la presencia de las mismas junto con la existencia de un suelo sobrellevado en la zona central que, entendemos, está pensado para la posibilidad de contar con un túnel de transmisión (habrá versiones con tracción a las cuatro ruedas en el futuro) reducen todavía más el confort de marcha de un hipotético usuario de la plaza central. Luces, lugares donde colgar los trajes, varios huecos en las puertas así como bolsas tras los asientos delanteros terminan de configurar unas plazas en las que los más pequeños quizás echen en falta las típicas mesitas situadas en los respaldos delanteros o la existencia de huecos con tapa en el suelo.

ir a primera páginair a página anterior1 2 3 4ir a siguiente páginair a última página
Etiquetas: bmw, mpv, prueba
88100
Publicado el: 09/10/2014
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Gestoría Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!