Inicio > Citroen > C3 > Pruebas y analisis > Prueba del Citroen C3 HDI 110 Exclusive
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba del Citroen C3 HDI 110 Exclusive

Un Citroën C3 mucho mejor hecho

Citroen C3 2010 -imagen exterior-


El Citroen C3 HDI de 110 CV en su Acabado Exclusive es la versión más equipada del Modelo urbano de Citroen. El cambio experimentado con respecto a la primera generación del C3 va mucho más allá del aspecto meramente estético, y eso que la imagen del nuevo Modelo difiere tremendamente del anterior a pesar de mantener unas proporciones similares.

Su interior es, con diferencia, el lugar donde más ha variado la nueva generacion del Citroen C3. Máxime si, como es el caso, se trata de le versión Exclusive, la más equipada de la gama. Subirse al habitáculo y encontrarse en un coche totalmente distinto es todo uno. Desde el tacto de los mandos, con el volante forrado en cuero, hasta los materiales utilizados y, por supuesto, la estética general, nos transportan a un concepto de automóvil mucho más evolucionado que su predecesor.

El empaque del nuevo Modelo es claramente superior al ofrecido por el anterior, cuya gran cantidad de líneas curvas ofrecían cierta sensación de "juguete" al conjunto, como si no fuera un verdadero vehículo. Los cambios realizados en las ópticas delanteras y traseras así como en las líneas de cintura y diferentes protuberancias de la carrocería han transformado al pacífico C3 en un automóvil mucho más aplomado desde un plano estético. El nuevo Citroen C3 parece más coche que su predecesor.

Citroen C3 2010 -techo panoramico-


Algunos detalles, además, suponen toda una innovación estilística y de equipamiento, como la posibilidad de contar con una luneta delantera "imposible" que aporta una luminosidad insospechada al habitáculo. El enorme tamaño de los faros y el cuidado puesto en los detalles también aportan su grano de arena al Citroen C3 Exclusive, incluyendo por supuesto el bonito diseño de sus llantas de aleacion.

Los equipamientos del Modelo son más lujosos, y cuando nos ponemos al volante encontramos un automóvil completamente distinto mucho antes de poner en marcha la mecánica. Lamentablemente, las necesarias conexiones del retrovisor enturbian la panorámica ofrecida por la amplia luneta delantera, aunque desde el volante se siga agradeciendo la mayor sensación de amplitud.

Volante regulable en altura y profundidad, diversos reglajes del asiento y buena altura interior conforman un puesto de conducción muy bien elaborado. Frente al conductor encontramos en grande el velocímetro, con el cuentavueltas a la izquierda y una zona de información general a la derecha. Cuando se dispone de navegador, éste se situa en la zona central del salpicadero, que en nuestro caso contaba con un Acabado en plástico imitando a metal de muy buena apariencia. Un pequeño defecto está en la posición de los mandos del control de crucero y de la radio, ubicados tras el volante y muy ocultos a la vista, aunque bastan unos pocos kilómetros para habituarse a su situación y manejarlos sin problemas.


Mandos de la radio, amplia pantalla informativa y buenos materiales permiten aumentar la sensación de calidad del conjunto. Todos los detalles están cuidados, incluyendo inserciones en imitación metal en el propio freno de mano o la posibilidad de contar con asientos de cuero dotados de climatizacion. Las plazas posteriores tienen anclajes isofix para dos sillas infantiles así como una generosa cota de altura. El espacio para las rodillas está menos conseguido, aunque un adulto de hasta metro ochenta podrá todavía viajar detrás con cierto confort.

En el maletero, la posibilidad de montar redes para sujetar el equipaje es todo un detalle, disponiendo de una capacidad de carga acorde al segmento en el que compite. Como es habitual en los coches de dos volúmenes, la polivalencia viene de la mano de unos respaldos traseros abatibles que permiten aumentar en mucho la capacidad de carga.

Sobrado de fuerza en el aspecto motor, la combinación del HDI con un cambio manual de cinco relaciones está bien resuelta. Este último responde bien y es rápido en sus inserciones, aunque nosotros agradeceríamos un tacto algo más sólido al realizar los cambios. De igual modo, las suspensiones del C3 nos han parecido algo blandas, muy adecuadas para ofrecer confort pero menos aptas cuando se trata de transmitir sensaciones más deportivas al volante.

Aun asi, el nuevo Citroen C3 se nos antoja ahora como una opcion mucho más recomendable que su antecesor, tanto si se trata de buscar un segundo automovil para la familia como si es el coche único de una pareja, que tendrá más que suficiente con este Modelo para realizar viajes de todo tipo, contando además para ello con una mecánica que no sólo es prestacional y poco sonora, sino que está acompañada de unos consumos bastante contenidos.
 

41881
Publicado el: 09/04/2010
anónimo dijo...
esto es ridiCULOO¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
anónimo - [24/04/2012 16:29:29] - ip registrada
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!