estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Citroen C6 HDI V6

Haciendo honor a la marca

Delantero.jpg

Desde que Citroën mostrara el prototipo del que sería el sustituto del antiguo XM en el segmento de las berlinas de lujo, hasta su presentación definitiva en marzo del 2005, pasaron nada menos que seis años.

Realizar un coche de lujo por parte de una marca generalista es siempre una tarea complicada, y Citröen no quería ofrecer otra berlina más, sino un automóvil diferente. Por eso, la línea lateral del modelo es la tradicional de la marca, una silueta en cuña alargada y muy eficiente desde el punto de vista aerodinámico. Este último punto es algo hoy en día habitual, pero prácticamente ninguna marca prestaba atención al mismo en los tiempos en que Citroën realizaba automóviles como el SM o el "tiburón".

Pero volvamos al presente. El C6 mide 4,91 metros de largo con una distancia entre ejes de 2,9 metros, con lo que se sitúa, al menos por tamaño, como un vehículo de gran presencia destinado a captar clientes entre quienes requieren cierto nivel de representación. En su zona trasera encontramos una cola truncada y un voladizo muy corto, resultando así un claro contraste con el relativamente amplio voladizo delantero.

Con defensores y detractores, se trata de un automóvil que no deja indiferente a nadie. Pero la diferencia del C6 proviene, como buen integrante de su marca, del eficiente trabajo realizado en las suspensiones. Prácticamente abandonada por su complejidad en los segmentos inferiores, la suspensión hidroneumática sí está presente en el C6, donde el conductor puede elegir la altura al suelo y dispone también de diferentes opciones automáticas dependiendo del tipo de conducción que vayamos a realizar.


En su posición más cómoda las suspensiones del C6 cuidan a los ocupantes en carreteras amplias y bien asfaltadas, pero podrían llegar a resultar demasiado suaves al acceder a zonas con peor firme y trazado. Aquí es donde entendemos la filosofía sport, que no está enfocada a ofrecer un comportamiento deportivo sino un excelente compromiso entre confort y estabilidad.

(Vídeo de la prueba dinámica)

citroen-propios/C6/citroen-c6-dinamico.flv&startimage=https://motorgiga.com/videos/citroen-propios/C6/citroen-c6-dinamico.jpg&width=611&height=411&autoload=1&margin=1&bgcolor=696969&bgcolor1=696969&bgcolor2=696969&showstop=1&showvolume=1&showtime=2&showopen=0&showfullscreen=1&playeralpha=25&loadingcolor=74AF23&buttonovercolor=74AF23&slidercolor1=ffffff&slidercolor2=696969&sliderovercolor=fafafa&buffer=10&showtitlebackground=never&scrollbarsize=5&showmouse=autohide" />

Por supuesto, el cambio automático está disponible, con posibilidad de cambio manual mediante toques hacia delante para aumentar de marcha y hacia atrás para reducirla. Dicha transmisión permite elegir tres tipos de funcionamiento; normal, nieve o sport. Sin levas en el volante, los cambios se producen de manera suave y sin tirones sin hacer demasiado énfasis en la rapidez de respuesta. Se agradece, no obstante, que la palanca pueda moverse por la guía en vez de recurrir a una simple línea recta, pues de este modo es más sencillo manejarlo sin temor a confundirnos en cuanto a la marcha insertada.

En el caso del HDI V6 de 208 CV, la respuesta al acelerador es muy buena aun con cambio automático, y el lujo y el cuidado en los detalles puede verse incluso en la posibilidad de contar con la proyección de datos en el parabrisas a la altura de la vista del conductor. La sonoridad se encuentra a muy buen nivel, estando además apoyada por un habitáculo que filtra bien el sonido exterior y también de rodadura, con lo que la sensación de calma es omnipresente en prácticamente todas las circunstancias de conducción.

En su interior, con una altura que es relativamente escasa para un coche de su tamaño y porte, el conductor encuentra unas butacas cómodas y un entorno que destila tecnología. Prácticamente todos los automatismos en que podamos pensar se encuentran en el C6, desde la regulación eléctrica del volante, a la inclinación de la pantalla del navegador para evitar reflejos o una consola central repleta de botones que puede amedrentar al más pintado. De hecho, este último punto es casi una pega, pues existen en la actualidad otros sistemas que agrupan funciones y son mucho más intuitivos de manejar. Con tantos botones, el C6 requiere excesiva atención, quitando así parte de la que se podría prestar a la conducción.


La comentada proyección de datos sí es una ventaja para la seguridad. A la izquierda del conductor encontramos los botones que manejan su posición, pudiendo moverlo para ubicarlo en la zona que más nos convenga. Por otra parte, el lujo del C6 alcanza elementos como los bolsillos de las puertas, dotados de puertas deslizantes que resultan prácticas y aportan también cierta distinción.

(Vídeo del análisis de interiores)

Detrás, los ocupantes disponen de gran espacio general y, además, tienen botones para manejar el asiento delantero derecho y obtener así el mayor confort posible. Por supuesto, tanto asiento como respaldo cuentan con regulaciones automáticas, mientras que también se puede manejar el sistema de climatización.

Como curiosidad, el C6 dispone de unas instrucciones específicas para colocar un calzo en el coche en caso de pinchazo. En la zona trasera, y a pesar de las apariencias, el cristal posterior es fijo y sólo se accede al maletero a través del portón de chapa.  Mientras que el maletero es, tanto por tamaño de la boca de carga como por espacio disponible, menor de lo que se puede esperar en un coche de su tamaño.

Efectivamente, se trata de una berlina de Citroen, pero los ocupantes de la misma sentirán un trato tan al detalle, o más, que en realizaciones con marchamo alemán.

 

 

 

 

Etiquetas: berlina, citroen, lujo
19506
Publicado el: 09/03/2009
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!