Inicio > Citroen > DS4 > Pruebas y analisis > Citroen DS4, análisis plazas posteriores
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Citroen DS4, análisis plazas posteriores

Las estudiadas líneas del Citroen DS4 parecen haber sido creadas anteponiendo la estética a la practicidad, y esta es una afirmación que puede hacerse sin tapujos una vez comprobamos la realización de las plazas posteriores. Como primer elemento a considerar tenemos un diseño de las puertas posteriores que, por agradable que resulte, implica un claro riesgo físico para cualquier usuario despistado; no recordamos ningún otro vehículo del mercado que disponga de un marco tan potencialmente peligroso para los usuarios, estamos seguros que más de un usuario de estas plazas ha probado ya la dureza de este elemento del coche.

 
No será sin embargo el espacio disponible longitudinalmente el que nos haga pensar que el DS4 es un coche incómodo. Suficiente para cualquier talla razonable encontramos sin embargo poco espacio para los pies, pues el hueco por debajo de los asientos delanteros no permite buen acomodo de quienes, como yo mismo, compramos los zapatos en la zona que indica tallas por encima del 42. El mimo en la realización de la parte delantera no se encuentra al mismo nivel en la realización de la zona posterior, encontrando por ejemplo un apoyabrazos central sin ningún tipo de reglajes ni huecos para llevar objetos, aunque bien es cierto que sí existe un hueco para comunicarse con el maletero y llevar objetos largos como, por ejemplo, unos esquíes.
 
El transporte de niños en las plazas posteriores tiene sus ventajas e inconvenientes, pues si bien existen anclajes isofix con top tether en las plazas laterales, no disponemos de cortinillas para las ventanas, aunque este pequeño inconveniente se solventa en parte con unas ventanas ligeramente oscurecidas que limitan el paso de los rayos solares.
 
 

 
Sin embargo, la característica más relevante y criticable de las plazas posteriores se encuentra en la total ausencia de ventanillas practicables. No es que no puedan incorporarse elevalunas eléctricos, es que los cristales son totalmente fijos, no pudiendo siquiera abrirse una pequeña rendija. En este sentido la forma ha prevalecido sobre la función, y el bonito diseño de la puerta posterior impide la posibilidad de incorporar elevalunas.
 
Contenidos relacionados:
 
1670809
Publicado el: 16/03/2012
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!