estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Maserati Quattroporte

Maserati Quattroporte

Apoteósico

La marca del tridente dota de exclusividad a su familiar más deportivo ofreciendo 400 CV con una nueva dimensión de lujo.

delantero.jpg

Exclusivo, deportivo y familiar. Tres conceptos que resumen la filosofía del Maserati Quattroporte, un modelo que Nextcar pudo probar de la mano del piloto de Ferrari y de Peugeot, Marc Gené. Acostumbrado a deslizarse por las pistas con monoplazas no tuvo reparos en tomar el Quattroporte cedido por Cars Barcelona para analizar el funcionamiento dinámico, las prestaciones y, sobre todo, las sensaciones de este exclusivo depredador de 400 CV en el asfalto del Circuit de Catalunya.
  
Experto
En sus expertas manos llevar un coche de semejantes características parece fácil, pero no lo es. Manejar con soltura el cambio secuencial, frenar, acelerar y derrapar son acciones que se llevan en la sangre. Sin embargo Marc reconoce que “es un coche fácil de conducir. Está dotado de una electrónica impresionante que te ayuda mucho en todo momento. Ya no digo solo rodando en circuitos, que es donde menos lo vas a llevar, sino en su dinamismo de carretera. Tal vez a lo que hay que acostumbrarse es a sus dimensiones, es bastante largo, ya que cinco metros son muchos metros, incluso para los que pilotamos un fórmula 1 que mide, como el Ferrari, 4,54 metros”


A nivel estético el Quattroporte ofrece una imagen seria y muy, muy exclusiva. “La línea del coche es preciosa. Comparado con otros modelos de la competencia (Mercedes S, Serie 5 o 7) para mí este coche es único, es mucho más bonito. El diseño es la clave. El Quattroporte es un coche que primero te entra por los ojos, y cuando lo llegas a conducir acabas enamorado. Este coche es muy completo, se lo puede comprar un abanico muy variado de público, desde el que le gusta la conducción deportiva (siempre controlada), al que tiene chofer o al que le gusta viajar cómodo con la familia”, reconoce Gené (tal vez pensando en que ahora son tres y que pronto serán cuatro).
  
Exclusividad
“Ante todo hay que reconocer ese toque exclusivo. El que se compra este coche es para diferenciarse de los demás”, apunta Gené. Y no le falta razón. Hay mucho BMW, mucho Mercedes, pero de Maserati, no. Eso lo ha detectado la gente de la marca del tridente y por eso quieren mantener ese espíritu de exclusividad. No buscan un gran volumen y eso se nota en sus modelos que ofrecen diseño y altísimas prestaciones.
En el interior conducirlo es un placer: “La ergonomía es muy buena, sobre todo la posición al volante, cuando te sientas te das cuenta que es un coche deportivo”, apunta. Atrás, pese a ser muy cómodo, es otra historia rodando en un circuito, si no que se lo pregunten a nuestro fotógrafo tras unas vueltas con Marc). “El estilo deportivo es lo mejor de este coche. Con lo que yo alucino es que un coche de estas dimensiones y este nivel de lujo, puedas entrar en un circuito y conducirlo casi como un fórmula 1. Si quieres derrapar, lo puedes hacer, frena y acelera con precisión, tiene buena adherencia. Para mí es un vehículo único dentro del segmento de las berlinas”, añade Gené.

salpicadero.jpg


  
Joya de pininfarina
Y si estéticamente el Maserati Quattroporte es una joya salida de las manos de Pininfarina, a nivel mecánico es una auténtica bomba, tanto en conducción normal (la de todos nosotros) como deportiva (solo en circuitos). “Este modelo lleva un cambio ZF, anteriormente llevaba uno robotizado y en posición automático, para la gente que lo quería llevar por ciudad y en conducción más tranquila, resultaba un tanto brusco”, señala Marc, y añade: “Ahora, con el cambio ZF se ha conseguido una mayor suavidad en modo automático pero sin renuncia a la deportividad del mismo”.


Este cambio de seis velocidades denominado MDS (Maserati Duo Select) dispone de mandos secuenciales tras el volante. “Siempre tienes el control. Este cambio tiene retención de motor y para mí se trata de un compromiso perfecto para este tipo de coche. Es ideal para alguien que un día lo quiere meter en un circuito y gozar de la conducción deportiva”. El grupo propulsor asociado a la caja de cambios ZFE motor tiene muy buenos bajos, y en altos también admite una conducción cómoda, sin problemas. Son 400 CV, más que suficiente. También valoro mucho la autonomía, es algo que me fijo mucho en los coches que tengo. El Quattroporte gasta, y más si lo aprietas en un circuito, pero tiene un depósito muy grande y eso te permite afrontar viajes largos”. En el equipamiento detectamos un lujo de gran nivel, algo que contrasta tal vez con un sistema de navegación algo complicado. A Marc Gené no se le resistió ninguno de los equipamientos, pero a nosotros nos dio la impresión que el equipo multimedios controlado por un mando único es poco claro. A nuestro juicio, no han dado con un sistema intuitivo.
Aunque todo es cuestión de adaptarse o de ser joven como Marc, que lo aprendió en un plis plas, pero pensando en alguien algo mayor, pasados los 50, tal vez sea demasiado complicado. Al final la prueba fue un éxito.
No todos los días puedes fichar a un piloto probador de Ferrari de F1.

32632
Publicado el: 01/11/2007
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Gestoría Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!