Inicio > Mercedes-Benz > GLA > Pruebas y analisis > Prueba Mercedes Benz GLA
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Prueba Mercedes Benz GLA

Basado en la misma plataforma que los Mercedes Clase A, Clase B y CLA, el nuevo GLA viene a cubrir en Mercedes el hueco de los modelos semiurbanos tipo SUV, aunque en la mayoría de los casos los compradores se decantarán por las versiones de tracción delantera en vez de los modelos de tracción integral.
 
Salpicadero Mercedes Benz GLA
Como siempre en Mercedes, los acabados dependen, y mucho, de lo que queramos gastarnos en opciones o de la versión que hayamos escogido.

Las formas interiores no nos son extrañas en absoluto, pues resultan prácticamente calcadas a las de su hermano el Clase A. Al igual que en dicho modelo el sistema infotainment tiene un diseño que podría quedar mucho mejor integrado, pues un desconocedor del tema podría incluso pensar que se trata de un accesorio añadido posteriormente al vehículo. No obstante el GLA presenta una buena sensación de calidad general tanto por acabados como por materiales.  En este sentido la buena estética de los asientos delanteros tiene en su vertiente positiva el buen confort unido a suficiente sujeción lateral, mientras que el hecho de contar con reposacabezas integrado hace que sea imposible regular la distancia de éste a la cabeza, pudiendo resultar incómodo en determinadas circunstancias.

El buen estudio de utilización de los diferentes sistemas está presente por ejemplo en el volante, en el que existen muchas posibilidades de uso pero sin resultar agobiante para el conductor. A la izquierda cinco botones agrupados permiten manejarnos en diferentes parámetros del ordenador de a bordo mientras que a la derecha se sitúan los mandos del teléfono o el control por voz cuando éste está disponible. Pero si el uso de los botones es adecuado mejor aún nos parece el diseño del volante por cuanto a grosor y materiales. En concreto nuestra unidad de pruebas disponía de cuero perforado en los laterales animando al conductor a sujetarlo exactamente en la posición que debería hacerlo (en vez de, por ejemplo, la parte superior del volante)
 
 


En las versiones dotadas de cambio automático la zona central entre los asientos delanteros queda liberada de la palanca de cambios, que pasa a situarse en el lateral derecho del volante como si fuera una palanca de intermitentes o similar. Aunque en dicha posición es muy sencilla de utilizar también es cierto que el conductor puede confundirse y utilizarla pensando que se trata de los intermitentes o las luces, sobre todo si se trata de un conductor ocasional o que también maneja habitualmente vehículos más tradicionales.

Un elemento favorable en el diseño, al menos a nuestro parecer, es el de los aireadores que, siendo redondos y pudiendo girar completamente, facilitan su uso y la posibilidad de dirigir la aireación hacia prácticamente cualquier lugar. En el lado positivo se encuentra también el número de huecos y lugares para dejar impedimenta que encontramos en diferentes lugares. Entre los asientos contamos con un pequeño hueco con tapa en el que está la toma de corriente de tipo mechero. Otro hueco con tapa un poco más atrás y, junto al reposabrazos, un hueco abierto con posibilidad de poner vasos o latas de diferentes tamaños. Y para rematar encontramos un reposabrazos ajustable longitudinalmente (que no en altura) y que es a su vez una tapa que da acceso al hueco más grande de todos en el que se sitúa además una toma usb.

Pero el tema de los huecos dispuestos en el habitáculo no termina ahí, bajo los asientos delanteros y en su parte frontal encontramos unos pequeños cajones, mientras que también existe una red en el lateral delantero de la zona del copiloto. Todo lo anterior, unido a unos huecos de puerta suficientes y a la guantera, terminan de conformar un habitáculo que parece haber sido perfectamente estudiado para este tiempo en el que todos tenemos "mil cosas imprescindibles" que guardar en el coche. 

**PAG**
A pesar de tratarse de una especie de SUV compacto, el Mercedes Benz GLA puede presumir de contar con un buen espacio longitudinal y en altura en sus plazas posteriores. Los asientos, específicamente diseñados (a nuestro parecer con buen criterio) para albergar a dos adultos con comodidad y a un tercer sólo como "mal menor" no ofrecen sin embargo muchas posibilidades de regulación, pues no existe posibilidad de variar la inclinación del respaldo ni tampoco de mover longitudinalmente el asiento.
 
El asiento central está sin embargo pensado para ofrecer un buen apoyo como reposabrazos al tiempo que hace las veces de posavasos mediante un curioso y eficiente sistema. Además, esta zona también se puede comunicar con el maletero de tal modo que se facilita así la carga de objetos largos y poco voluminosos como, por ejemplo, palos de golf.
 
Mercedes Benz GLA

El confort climático también ha sido considerado en este automóvil, ofreciendo unas amplias salidas de climatización central así como bajo los asientos delanteros, con lo que los pasajeros contarán con buena aireación aunque no dispongan de control de temperatura. Bajo esta salida de aire la toma de mechero será una buena noticia para quienes tengan elementos electrónicos para enchufar al vehículo, mientras que la existencia de redes tras los asientos delanteros y un hueco no excesivamente grande en las puertas terminan de completar las posibilidades de llevar impedimenta en el GLA.

Una consecuencia del diseño exterior de este Mercedes se encuentra en la altura de cintura del modelo que, aportando una buena imagen dinámica, resulta sin embargo excesivamente alta para los ocupantes posteriores que, sobre todo si no son muy altos, pueden llegar a sentirse algo encajonados tanto por la altura a la que se encuentra la ventanilla posterior como por la existencia de unos asientos delanteros muy voluminosos. Eso sí, los usuarios de mayor altura verán con agrado que las ventanillas posteriores descienden completamente en vez de quedarse a medias. Como elemento positivo encontramos también la existencia de unos anclajes isofix perfectamente ubicados y diseñados, pues no sólo resulta fácil verlos sino también utilizarlos.

El maletero, que puede disponer de botón de apertura y cierre así como de la posibilidad de abrirlo o cerrarlo desde el puesto de conducción, dispone de una capacidad razonable para el segmento pero, además, cuenta con un cuidado acabado acorde a la marca a la que pertenece. En él se encuentra una toma de mechero, varias anillas para enganchar bolsas en las que llevar bien sujeto cualquier tipo de carga e incluso podemos contar con una práctica caja plegable que, si no usamos, queda perfectamente ubicada bajo el falso suelo del maletero, justo por delante del kit de reparación de pinchazos, pues lo que no encontraremos será rueda de repuesto.

Dotado de asientos abatibles por secciones asimétricas, el maletero del GLA ofrece una capacidad de carga que puede llegar hasta los 1235 litros sin la bandeja superior, aunque sobre todo destaca por ofrecer un suelo bastante plano sin necesidad de realizar transformaciones de importancia.
 
57404
Publicado el: 07/03/2015
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!