Inicio > Nissan > Qashqai > Pruebas y analisis > Nissan Qashqai 2014, prueba dinámica
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Nissan Qashqai 2014, prueba dinámica

La aparición del Nissan Qashqai en el 2007 fue toda una sorpresa para el sector. La marca, habitualmente bien considerada por sus buenas realizaciones de coches todo terreno, apostaba por un automóvil más "civilizado" en el que las líneas rectas brillaban por su ausencia y la capacidad para circular fuera de carretera quedaba claramente en un segundo plano. Aunque a muchos no nos gustara la idea (y yo me incluyo entre ellos) resultó que la marca había dado en plena diana de lo que querían los compradores. En su momento realizamos una prueba del 2.0 dci que puedes ver a continuación.


El éxito del modelo fue tal que muchos tuvieron que aguantar las poco agradables "listas de espera" si querían recibir el coche deseado, y como es habitual por lo que significa en precio las versiones más vendidas fueron las más básicas tanto en diésel como en gasolina. Sin embargo el motor 1.6 de gasolina nunca fue una maravilla para los requerimientos de un modelo que pesaba casi 1300 kilos. Con un par máximo de 158 Nm la mecánica del Nissan no rendía lo suficiente para proporcionar el empuje necesario, y eso si el coche no iba cargado porque, a poco que se aprovechara toda su capacidad de carga, el modelo penaba por circular en carretera a un ritmo decente... del consumo en dichas condiciones mejor no hablamos.

Por este motivo y porque parece que muchos usuarios están comenzando a redescubrir las bondades de los motores de gasolina, en MotorGiga estábamos deseando probar el nuevo Qashqai con el motor 1,2 litros de gasolina y 115 CV de potencia, es decir, prácticamente los mismos que anunciaba el antiguo motor. Una reducción de 0,4 litros en la cilindrada no suele ser una buena noticia para el par motor salvo que al mismo tiempo se incluyan importantes mejoras y, por supuesto, la sobrealimentación por turbo. Con esta incorporación, un refinado diseño y la utilización de inyección directa y distribución variable tanto en admisión como en escape, Nissan anuncia un par motor máximo de 190 Nm con un consumo mixto de 5,6 litros, y nosotros teníamos que probarlo fuera como fuera.
 
Nissan Qashqai 2014

Las líneas curvas que aparecen frente al conductor aportan una imagen mucho más dinámica que la de su predecesor sin perder cierto aire de sintonía con el mismo. Dependiendo de las versiones se puede acceder sólo con tocar la puerta utilizando el sistema de entrada y arranque sin llave. El motor arranca ofreciendo un sonido pleno (nada hace indicar en él que la cilindrada sea escasa), y al pisar el acelerador comprobamos que existe un empuje mucho mayor desde abajo que el ofrecido por la antigua mecánica. Los milagros no existen, y si arrancamos en plena cuesta y nos empeñamos en meter segunda antes de llegar a cierto régimen de giro encontraremos una débil respuesta y podremos incluso llegar a calar el vehículo, pero a poco que sepamos mantener la aguja del cuentavueltas por encima de las 2000 rpm encontraremos fuerza suficiente para afrontar situaciones normales de conducción.

Ya sea en carreteras de montaña o circulando por autovía encontraremos una satisfactoria respuesta de la mecánica a nuestros requerimientos, aunque si nos empeñamos en cargar el coche dicha respuesta decaerá en parte. Aun así, tanto por la mejora en el par motor como por una rebaja en el peso total del conjunto cifrada en nada menos que 90 kilos, el Nissan Qashqai de 1,2 litros se mueve con mucha mayor soltura que la anterior versión 1,6 litros atmosférica. Mejor aún, tal y como saben desde la marca, este automóvil se moverá muy habitualmente en ciudad, y en tales circunstancias el 1,2 se basta y sobra.  
 


Pero si la respuesta ha mejorado mucho los consumos han variado como de la noche al día. Con el anterior 1,6 cualquier intención de conducción dinámica se traducía en una glotonería impropia del coche, mientras que el 1,2 la solventa con cifras que en el peor de los casos pueden rondar los ocho litros y que en circunstancias normales rondan siete de media. Está claro que la tecnología ha avanzado mucho, y en el Qashqai dicho avance ha repercutido de manera directa en la respuesta mecánica. Dinámicamente las posibilidades de la primera generación eran buenas, con un comportamiento noble aunque con las lógicas limitaciones de altura de un SUV que, además, disponía habitualmente de sólo dos ruedas motrices. En Nissan han tomado dos decisiones de importancia que afectan al dinamismo del conjunto. Por un lado las versiones dotadas de tracción a las cuatro ruedas con el sistema All-Mode 4x4i incorporan un eje multibrazo que, suponemos (no lo hemos probado) ofrecerá muy buena respuesta general. Mientras, los 4x2 recurren a un tradicional eje semitorsional trasero pero ayudado por un complejo sistema electrónico en el que el control de estabilidad aumenta sus capacidades en busca de ofrecer mejores sensaciones al volante.

Con una altura mayor que la ofrecida por un turismo y ningún sistema específico de tracción, las capacidades off-road del Qashqai se limitan en las versiones 4x2 a las aportadas por su elevada carrocería. Afortunadamente la conducción sobre asfalto sí cuenta con elementos específicos que también han visto elevar las prestaciones del conjunto sobre su predecesor. Y es que en Nissan han llamado Chasis Control al sistema electrónico en el que las ruedas detectan con mucha antelación las posibles variaciones de trayectoria, aplicando frenadas selectivas imperceptibles para el conductor pero que aportan una muy agradable sensación de control. Debemos matizar que estas buenas impresiones se producen a velocidades razonables, mientras que si nos empeñamos en aumentar el ritmo encontraremos en el peso y la altura del conjunto limitaciones físicas insuperables. Dicho de otro modo, el Nissan Qashqai con el Chasis Control está pensado para mejorar las sensaciones en conducción normal pero no para elevar la capacidad para realizar una conducción deportiva. 

En definitiva, nuestra opinión es que el Qashqai ha mejorado mucho en esta versión básica de gasolina tanto por respuesta mecánica como por sensación de calidad aportada en su conducción. O mucho nos equivocamos o estamos ante un modelo que tomará con fuerza los galones de superventas que lucía su predecesor.

 

Otros artículos relacionados con el Nissan Qashqai 2014:

Nissan Qashqai 2014, presentación

Nissan Qashqai 2014, prueba dinámica

Nissan Qashqai 2014, análisis plazas delanteras

Nissan Qashqai 2014, análisis plazas posteriores y maletero

 

 
79200
Publicado el: 17/01/2014
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Gestoría Online de Tráfico
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!