Inicio > SEAT > Altea > Pruebas y analisis > SEAT Altea XL 2.0 TDI
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

SEAT Altea XL 2.0 TDI

Aún mejor

075a.jpg

 

El Altea XL es el resultado de haber aumentado de tamaño el monovolumen Altea. El fiasco relativo de la tercera generación del Toledo propició la aparición de este Modelo en el mercado, que mantiene una elevada capacidad de maletero con unas líneas más tradicionales y adaptadas al gusto general.

En la última evolución del Modelo, realizada en el 2009, se variaron algunos detalles exteriores y, sobre todo, interiores, además de ofrecer unas mecánicas más modernas y acordes a los tiempos que corren. Entre estas últimas se encuentra el 2.0 que traemos a nuestra prueba, una versión tremendamente atractiva que combina las prestaciones de un motor de elevada potencia con el contenido consumo típico de las siglas TDI. Ofreciendo 170 CV de potencia, el nuevo motor de gasóleo se distingue del anterior por la utilización del conducto común como sistema de inyección en sustitución del tradicional inyector-bomba.

(Vídeo, análisis de interiores)

seat-propios/leon-altea-2009/altea-xl-tdi-170-interiores.flv&startimage=https://motorgiga.com/videos/seat-propios/leon-altea-2009/altea-xl-tdi-170-interiores.jpg&width=600&height=411&autoload=1&margin=1&bgcolor=696969&bgcolor1=696969&bgcolor2=696969&showstop=1&showvolume=1&showtime=2&showopen=0&showfullscreen=1&playeralpha=25&loadingcolor=74AF23&buttonovercolor=74AF23&slidercolor1=ffffff&slidercolor2=696969&sliderovercolor=fafafa&buffer=10&showtitlebackground=never&scrollbarsize=5&showmouse=autohide" name="FlashVars" />

El puesto de conducción, como ya ocurriera en la anterior generación, está bastante conseguido a pesar de que sigue careciendo de apoyabrazos central. Al mirar hacia la zona central del salpicadero vemos un sistema multimedia que se ha convertido en habitual de nuestras pruebas. Esto se debe a que el mismo puede encontrarse en modelos tan dispares como VW Polo, Skoda Superb, SEAT Ibiza o VW Golf. El sistema de climatización se maneja con mandos rotatorios y es doble, haciendo ahora menos ruido que en la anterior generación. El equipo multimedia puede incluir radio, teléfono, navegador e incluso el set up de diferentes funciones del vehículo.

También de nuevo diseño, el tacto del volante es muy agradable. A la izquierda se maneja el teléfono y a la derecha, con un mando bastante intuitivo, se controlan los diferentes sistemas del equipo multimedia.No nos gusta el diseño inferior de la consola central, con unos elementos laterales incómodos para las rodillas. Afortunadamente, tanto las soluciones para portar cenicero o botes como la ubicación del cambio se encuentran entre las virtudes del Altea XL. Por detrás del cambio encontramos los botones de sensor de aparcamiento, control de presión de los neumáticos, control de estabilidad o cierre centralizado.La información ofrecida por el ordenador es bastante amplia y precisa, y al mirar a las puertas encontramos también variaciones en su diseño, con buenos acabados y mayor sensación de calidad también en los materiales.

Como en cualquier monovolumen, el espacio de las plazas traseras cobra especial importancia en el Altea XL. Éste resulta incluso excelente para ocupantes de gran tamaño, encontrando en estas plazas todo lo necesario para realizar viajes de largo recorrido con toda comodidad y gran sensación de espacio real y percibida. El único punto criticable en este aspecto es la ausencia de salidas de aire. Por lo demás, el Altea XL puede contar con cortinillas laterales e incluso un DVD ubicado en el techo.

La incorporación del conducto común en el motor TDI de 170 CV en sustitución del inyector-bomba, propiciada por los cambios en la reglamentación de emisiones, ha significado también una mejora en cuanto a suavidad de marcha y sonoridad. Con el conducto común, el sonido procedente de la mecánica es bastante reducido, mientras que la suavidad es claramente superior a la proporcionada por el inyector-bomba al que sustituye.

(Vídeo, prueba dinámica)

El bajo consumo que conseguían las anteriores versiones sigue estando presente con esta mecánica, aunque el arranque desde parado queda condicionado por un rendimiento de la misma que no es del todo pleno hasta que supera las 1500 rpm, obligando por ello a acelerar más de lo habitual para salir en primera. A partir de entonces, todo es satisfactorio en la respuesta mecánica y del chasis.

Con unas prestaciones muy por encima de las necesarias, el Altea XL 2.0 TDI permite cruceros desahogados en cualquier circunstancia, contando además con una estabilidad a toda prueba y un confort que también ha sido mejorado. En la generación actual los cambios llevados a cabo en las suspensiones permiten suavizar las reacciones sin menoscabo de la estabilidad, resultando así una de las opciones más satisfactorias en este sentido. El SEAT Altea XL se mantiene así con esta motorización como uno de los monovolúmenes compactos más aconsejables según nuestro criterio. Mantiene sus buenas dotes de estabilidad, mejora el confort, y aumenta la sensación de calidad interior al tiempo que se disminuyen la sonoridad y las vibraciones. Los cambios del Altea son, a nuestro juicio, todo un acierto.

 


 

 


 

29443
Publicado el: 31/08/2009
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!
Ver coches de segunda mano