estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Etiquetado de neumáticos

El ciclo de vida de un neumático comienza antes de ser montado en el vehículo y termina bastante después. Para comprender la vida de los neumáticos hay que comenzar en las plantaciones y fábricas dedicadas a la producción de las materias primas. Como segunda etapa de vida se encuentra la fabricación seguida de la distribución. El momento más importante en este ciclo es claramente el uso del neumático en el automóvil, aunque posterior a éste se encuentran los procesos de recogida y gestión final y, una vez procesados de nuevo, su aportación de valor como materiales de pistas deportivas, carreteras u otros.

Lo que no debemos perder de vista es el importante impacto de los neumáticos en el consumo del vehículo, que se estima en torno al 20% en el caso de los turismos y de nada menos que en el 30% al hablar de camiones.
 

 
La nueva etiqueta nace bajo el paraguas de una reglamentación comunitaria de obligado cumplimiento y que abarca los aspectos de consumo, seguridad y sonoridad. Los resultados de los neumáticos en los tests no podrán ser comunicados hasta el 30 de mayo del 2012, debiendo comenzarse a fabricar obligatoriamente con esta etiqueta 
a partir del 1 de julio del 2012. El 1 de noviembre del 2012 todos los neumáticos comercializados habrán de llevar obligatoriamente la nueva etiqueta.
 
En el aspecto de la eficiencia se mide ésta según el coeficiente de resistencia a la rodadura (CRR). Para los vehículos turismos tendrá los siguientes valores:
 
A: Si CRR es menor o igual a 6,5
B: Si CRR está entre 6,6 y 7,7
C: Si CRR está entre 7,8 y 9,0
D: Queda vacío
E: Si CRR está entre 9,1 y 10,5
F: Si CRR está entre 10,6 y 12,0
G: Si CRR es mayor o igual que 12,1
 
La homologación de neumáticos con calificación G sólo será posible hasta el 1 de noviembre del 2012, mientras que sólo podrán venderse hasta el 1 de noviembre del 2014.
 
La homologación de neumáticos con calificación F sólo será posible hasta el 1 de noviembre del 2016, siendo posible su comercialización sólo hasta el 1 de noviembre del 2018.
 
Haciendo una aproximación se estima que el paso de una letra a otra en cuanto a calificación energética supone una variación de consumo de 0,1 litros cada 100 kilómetros, por lo que entre la mejor y la peor calificación se obtienen diferencias de medio litro de combustible por cada 100 kilómetros.
 
Por lo que se refiere a la seguridad se clasifican los neumáticos atendiendo al índice de adherencia sobre superficie mojada (G). Para vehículos turismos los valores 
 
son los siguientes:
 
A: Si G es mayor o igual a 1,55
B: Si G está entre 1,4 y 1,54
C: Si G está entre 1,25 y 1,39
D: Queda vacío
E: Si G está entre 1,10 y 1,24
F: Si G es menor o igual que 1,09
G: Queda vacío
 
La homologación de neumáticos con calificación F sólo será posible hasta el uno de noviembre del 2012, mientras que su comercialización sólo estará permitida hasta el uno de noviembre del 2014. Se estima que la diferencia entre una letra y otra en distancia de frenada sobre mojado está en unos 3 ó 4 metros, existiendo una diferencia de unos 18 metros entre la mejor calificación (A) y la peor (G).
 
La sonoridad es el tercer aspecto medido en la nueva etiqueta y se expresa con el símbolo de un altavoz y tres niveles de sonoridad expresados en decibelios. El nivel de máxima sonoridad se sitúa en 75 dB, siendo el nivel intermedio de 72 dB y estando el nivel más bajo en 69 dB. Es importante entender aquí que los decibelios son cantidades logarítmicas, por lo que la disminución de tres decibelios significa en la práctica una reducción del 50% en el ruido.
 
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Quizás también te interese