estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Requiem por Saab

Por Carlos Drake

Saab

Después de una semana de comidas, cenas, aperitivos y desayunos navideños de todo tipo, he acudido a mi último evento antes de las fiestas, en el que he podido compartir una agradable comida con varios compañeros del motor. Terminado el encuentro, he vuelto a la redacción y me he quedado de piedra con lo que me esperaba en ella. Según entro por la puerta: “General Motors va a cerrar Saab” y yo pienso, y porqué.

Está claro que sus motivos tendrá, pero ante esta noticia he reaccionado de forma diferente a otras similares que se han ido sucediendo en este periodo de crisis o fuera de ella. Que las firmas de coches cierren está a la orden del día y se lleva produciendo desde hace muchos años, antes de que yo naciera, pero el cierre de Saab me ha pillado en fuera de juego y me da una especial pena, tanto por lo que representa la Marca para mí, como porque pienso que tiene todavía salvación y porque opino que cuenta con unas características especiales que ninguna otra tiene.

Hace meses que General Motors puso en venta su filial sueca y después de varias reuniones, y muchos descartes, decidió que el candidato adecuado para ser el nuevo dueño de Saab fuera la firma, desconocida para muchos, Koegnisegg. Sin embargo, cuando todo parecía claro el trato se fue al garete y Koegnisegg retiró su oferta por la compañía escandinava. Tras un pequeño periodo para asumir el golpe, la matriz de la compañía da un ultimátum a los posibles compradores y les dice que si a finales de año no ha encontrado un postor adecuado, procederá al cierre de la Marca.

El final del año se acerca y las intentonas de Spyker por hacerse con el control de la filial de General Motors parece que no han llegado a buen puerto, porque la corporación que preside, de forma temporal, Ed Whitacre ha anunciado que tiene intención de cesar la actividad de la Marca, al no haber encontrado un comprador adecuado.

La verdad es que tengo muchos sentimientos encontrados cuando pienso en todo lo que está pasando en el sector del automóvil y concretamente con lo referente a Saab. Sé que son sólo empresas y marcas, pero lo que nadie puede evitar es tener un mayor ‘feeling’ con algunas. Sé que estoy reaccionando como un niño pequeño, pero no puedo evitar sentirme decepcionado porque nadie haya conseguido salvarla y porque no haya triunfado una Marca que para mí tiene tanto potencial. Confío en que en un futuro todo cambie y que alguien la recupere.

Hasta: 25000 €
Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!