Inicio > BMW > I3 > Pruebas y analisis > BMW i-3 prueba dinámica
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

BMW i-3 prueba dinámica

El BMW i3 es un modelo eléctrico que ofrece el equivalente a 170 CV de potencia máxima mediante un motor eléctrico ubicado en la zona posterior del vehículo. Tanto por su aspecto como por sus capacidades está especialmente destinado al uso urbano, en donde promete ofrecer una autonomía de entre 130 y 160 kilómetros. Este aspecto de la autonomía es uno de los más controvertidos en los modelos eléctricos, y el BMW i3 no es una excepción. Si un coche con motor de combustión interna tiene un consumo que difiere mucho entre distintos tipos de conducción, la autonomía del coche eléctrico varía tremendamente dependiendo igualmente del uso. En nuestra prueba pudimos comprobar como la autonomía descendía muy rápidamente al realizar una conducción rápida por carretera, mientras que en ciudad o aprovechando inercias se podía conseguir una mejora sustancial. 

BMW i3


Puestos en marcha descubrimos que la respuesta al acelerador es potente e inmediata. De hecho, BMW anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h de sólo 7,2 segundos, una cifra que hará palidecer a muchos de los orgullosos GTI que circulan por ahí. Los usuarios nuevos en esto de la conducción de coches eléctricos verán que el confort de marcha es también otra de las grandísimas cualidades de este tipo de modelos, y el BMW i3 no es ninguna excepción en este sentido. Dado que no existen más que la marcha atrás y la marcha adelante, los pedales de acelerador y freno son los únicos necesarios para controlar la velocidad del modelo que, a diferencia de la inmensa mayoría de vehículos con motor de combustión interna, carece de transiciones entre marchas y proporciona una respuesta continua y progresiva a las solicitudes del conductor.
 
BMW i3 trasera

Al principio sorprende mucho el silencio de marcha, aunque los más sorprendidos son los viandantes, que de repente escuchan un leve silvido al paso del modelo y vuelven la cabeza sabiendo que se trata de algo especial. Esta circunstancia tiene también su peligro, pues los amantes de cruzar por pasos prohibidos a veces se fían de su oido para saber si vienen coches o no, y el i3 es difícil de escuchar. En nuestra opinión los fabricantes deberían ofrecer algún tipo de sonido hacia el exterior para evitar situaciones de peligro con los viandantes. También el interior es silencioso, y quizás una aplicación móvil con sonidos personalizables pueda ser una solución de futuro para que conductor y acompañantes eligan el sonido que más les motive en su conducción.
 
 


Otra gran particularidad con el i3 radica en la actuación de la frenada regenerativa o, quizás deberíamos llamarla retención en vez de frenada. Y es que basta con levantar el pie del acelerador para comprobar que existe una importante retención de la mecánica sin que tengamos que presionar el freno. La explicación proviene del hecho de que el BMW i3 entiende que si no aceleramos es porque queremos parar, y entonces aprovecha la inercia para generar electricidad, haciendo bueno el conocido "la energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma". La retención es de tal envergadura que, si somos un poco hábiles, es más que factible conducir utilizando únicamente el acelerador, requiriendo el uso del freno únicamente si deseamos parar completamente el vehículo.

La utilización de ruedas de muy poca anchura se debe a la intención de la marca de ofrecer muy poca resistencia a la rodadura. Probablemente dicha circunstancia haga que la estabilidad en conducción rápida pueda quedar un poco en entredicho, pero comprar este coche para realizar dicho tipo de conducción resulta, cuando menos, incongruente.
 
 


Con el sistema infotainment podremos controlar muchas de las utilidades del coche así como nuestro modo de conducción o el tipo de funcionamiento que está realizando el i3. Este tipo de gadgets aparentemente inútiles son en realidad un gancho que los usuarios terminan utilizándo para "picarse" e intentar obtener buenos resultados de consumo. En el Nissan Leaf, por ejemplo, existen foros en donde los conductores compiten por saber quien es el más ahorrador, quien consigue más autonomía y, en definitiva, quien es capaz de sacar los mejores rendimientos de su coche eléctrico. Por eso seguro que muchos conductores querrán por ejemplo utilizar el climatizador con mucha cautela, pues cualquier uso de los sistemas eléctricos del coche supondrá un aumento de consumo general.

Hemos de admitir que la conducción del i3 nos ha parecido más que satisfactoria. Requiere ese cambio de concepto que quienes no han intentado ven tremendamente difícil pero que sucede casi de inmediato cuando llevas el primer coche eléctrico. Si te gustan los coches tradicionales no tengas miedo, amar la conducción deportiva y disfrutar consiguiendo elevadas autonomías en un eléctrico es completamente factible, lo que de momento no puede ser es compatibilizar ambas situaciones en un mismo modelo pero... quien sabe, igual en un futuro las cosas cambian. De momento, el BMW i3 permite disfrutar realizando una conducción responsable y ecológica, un punto a favor para los coches eléctricos.

 
Artículos relacionados con la prueba del BMW i3

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
21902
Publicado el: 13/01/2014
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!