Inicio > Honda > FR-V > Pruebas y analisis > Honda FR-V 2.2 CTDi Executive
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Honda FR-V 2.2 CTDi Executive

Buen Provecho

Parece que estuviéramos invitando a alguien a comer y, en realidad, hablamos de una cualidad destacada del FR-V; el provecho que se obtiene de un tamaño relativamente escaso. Quizás resulte demasiado ancho para algunos conductores pero, sea como fuere, ofrece más de lo que se espera.

Salpicadero.jpg

Muchos usuarios tienden a pensar que la idea de los monovolúmenes es algo muy europeo. Sin embargo, mucho antes de que este tipo de carrocería comenzara a tener éxito en nuestro “viejo” continente, varias marcas ubicadas en Estados Unidos comercializaban este particular concepto de vehículo. Eso sí, lo habitual en dichas ocasiones es que se tratara de automóviles muy grandes, con tamaños que en el más pequeño de los casos podrían asemejarse a lo que hoy ofrece, por ejemplo, un Renault Espace así es que… los monovolúmenes provienen del otro lado del charco ¿no? Pues no. El muy particular mercado japonés llevaba tiempo ofreciendo coches con un solo volumen, aunque en este caso el tamaño se situaba justo en el otro extremo, pues se trataba de coches muy pequeños (por debajo de los cuatro metros) que aprovechaban al máximo su capacidad interior.

Bien, pues si os ha quedado claro que fueron los japoneses los que inventaron el concepto ya podéis quitaros dicha idea de la cabeza. En realidad hubo varios automóviles europeos en el pasado que se adentraron en la idea de los monovolúmenes, aunque el hecho es que no llegaron a cuajar. Curiosamente Fiat creó en los años cincuenta un automóvil que cuadraría a la perfección con la definición actual de MPV y que se basaba en su Cinquecento o, lo que es igual, el que en España se conoció como 600. A aquel modelo se le llamó Multipla, denominación que retomó en 1998 para presentar su monovolumen compacto. Lamentablemente para la marca, la espectacularidad de un automóvil capaz para seis plazas y buen maletero con una longitud inferior a los cuatro metros estaba arropada por una estética que, siendo benévolos, podríamos calificar de “difícil”.

Delantero.jpg


Y por fin llegamos a Honda, una marca que presenta un monovolumen pensado para el mercado europeo tras contar con años de experiencia en Estados Unidos y Japón. Es más, la marca asiática parece haber estudiado el pasado y el presente para ofrecer un automóvil diferenciador y con soluciones propias. Mientras la mayoría de competidores optan por coches de cinco plazas o de siente con dos últimas que son francamente incómodas, en Honda se decantan por un verdadero seis plazas en el que todos los ocupantes obtienen el mismo buen nivel de confort. Mientras que el maletero, verdadero punto débil de los MPV de siete plazas (cuando van ocupadas) ofrece suficiente espacio para llevar una buena cantidad de equipaje.

Dado que lo habitual será no tener que utilizar las tres plazas delanteras, en Honda han pensado –acertadamente- que el asiento central podría abatirse y hacer las veces de una mesa así como de apoyabrazos para los ocupantes delanteros. Tanto la facilidad para su abatimiento como la comodidad aportada convierten a este asiento en un elemento verdaderamente diferenciador, pues con dos ocupantes delante el confort es realmente elevado. Detrás ocurre exactamente lo mismo, aportando además una gran modularidad y facilidad de plegado cuando se desea utilizar una mayor capacidad de carga del maletero. De hecho, este automóvil se nos antoja excelente cuando hablamos de una familia de hasta dos hijos, pues al confort general se unen unas capacidades interiores muy poco habituales en vehículos de su tamaño.

Lateral.jpg

Todo tiene su lado negativo, y en el caso del FR-V tenemos el confort de la plaza delantera central. Mucho mayor que el aportado generalmente por las plazas traseras de los siete plazas compactos, la utilización de dicho asiento tiene el inconveniente de aportar cierta sensación de agobio al conductor cuando todos los ocupantes delanteros son adultos. Muy diferente es el caso de dos adultos y un niño, pues entonces se podrá incluso aprovechar un maletero de hasta 1049 litros al tiempo que se tiene al niño controlado en todo momento.


Por lo que se refiere al aspecto técnico, éste viene avalado en nuestro caso por la utilización del bloque motor 2.2 CTDi de la marca, un propulsor íntegramente realizado por Honda y que se presentó con éxito sobre el Accord. Su gestación llevó varios años, habiendo declarado en la marca que no se sacaría al mercado si no cumplía como para ser considerado un verdadero producto de Honda… y salió al mercado. La suavidad de marcha, el bajo nivel de ruidos y una entrega de potencia muy lineal son los mejores argumentos de un motor que, hasta la fecha, sólo ha dado alegrías a la marca.

Trasero.jpg


Dinámicamente el FR-V se ve relativamente eclipsado por un sistema de dirección eléctrica que no aporta buen tacto al conductor. Cuando se toman curvas, la información transmitida por la dirección no es excesivamente buena, mientras que la querencia de la dirección al autocentrado es superior a lo que estamos acostumbrados. No obstante, el aplomo general del vehículo es muy bueno, encontrándose sus anchas vías a gusto tanto en autovías amplias como en carreteras secundarias.

También puedes ver una prueba en vídeo de este modelo.

32277
Publicado el: 01/10/2007
Tasamos y compramos tu coche
Compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!