Inicio >Lexus > CT > Pruebas y analisis > Lexus CT200H, prueba dinámica
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Lexus CT200H, prueba dinámica

 El Lexus CT200H es un vehículo híbrido que, por dimensiones, pertenece al segmento de los compactos, lugar al que también pertenecen otros automóviles de alta gama como el Audi A3 o el BMW Serie 1 y que, en principio, vendrían a ser los rivales directos de nuestro protagonista. En realidad dicha rivalidad viene ante todo del hecho de buscar a los compradores más pudientes de entre quienes quieren un coche de este tamaño pero, por lo demás, nos atrevemos a decir que el Lexus CT200H es un automóvil único y sin rivales reales... salvo que contemos entre ellos a su primo-hermano el **toyota prius**, que cumple con todas las premisas del Lexus salvo por el importante escollo de no pertenecer a una marca de lujo, y eso que estamos hablando del mismo grupo empresarial.

Pero... ¿Qué ofrece el Lexus CT200H que lo convierte en único? Pues ofrece un modo de funcionamiento exclusivo ( Toyota Hybrid Sinergy Drive ) que aporta un agrado de conducción único. Vayamos por partes. Al acceder al CT200H con la llave en la mano (y siempre que hayamos pagado por el sistema de arranque sin llave, que forma parte de un paquete que cuesta la friolera de 6.150 euros), bastará con apretar el botón de arranque para que el vehículo se ponga en funcionamiento. Una vez hecho esto el silencio imperante en el habitáculo es total, puesto que en principio sólo se pone en marcha el motor eléctrico para, momentos después y sólo si es necesario, encenderse automáticamente el motor térmico cuya baja sonoridad y alta insonorización lo hace igualmente casi inaudible.
 

 
Obviando el hecho de estar conduciendo un automóvil de poco más de cuatro metros de largo, las percepciones del conductor son en todos los casos las de estar a los mandos de un vehículo de lujo. La suavidad de conducción es una de las máximas en un automóvil donde todo son facilidades y en el que la máxima tecnología no sólo es real, sino que también se siente a sus mandos. Lo que difícilmente captará el conductor será el hecho de que el motor térmico funciona en ciclo Atkinson en vez de ciclo Otto, lo que explica que bajen los consumos a costa de tener una menor potencia final. La caja de cambios, encomendada a una pequeña palanca al lado del conductor, está acoplada a un cambio de variador contínuo o tipo CVT (Continously Variable Transmission), siendo uno de los motivos por el que la rápida entrega de potencia no se encuentra entre las características de conducción del CT200H.
 
Entre los muchos elementos tecnológicos a disposición del conductor se encuentra también un mando giratorio en el salpicadero mediante el que podemos decidir si vamos a realizar una conducción ecológica, normal o sport. Al variar entre una u otra posición observaremos igualmente un cambio en la estética de los relojes situados frente al conductor, donde el cuentarrevoluciones sólo aparece si optamos por conducción sport y que, además, contará con una tenue luz roja en dicho caso, siendo azul si estamos en posición eco o normal. En estas posiciones el cuentarrevoluciones es sustituido por un indicador de tipo de conducción.
 
 
Circulando en posición Eco el conductor tiene la sensación de que al acelerar no existe una respuesta proporcional de la mecánica, algo que en la posición Sport, afortunadamente, no ocurre en igual medida. El funcionamiento del cambio CVT es en parte responsable de esta situación aunque, sea como fuere, las sensaciones deportivas no son, en ningún caso, las buscadas en la conducción de este tecnológico automóvil.
 
El tacto de todos los mandos es excelente, aunque tanto el funcionamiento del arranque como del cambio requieren un periodo de adaptación importante, mientras que la existencia de un freno de pie al tiempo que existe un botón P, de Parking, y una posición B para frenar en determinadas circunstancias es, cuando menos, curioso.
 
Al final, y analizando las sensaciones obtenidas al volante, el resultado es que nos encontramos ante un automóvil que hace sentir al conductor la elevada tecnología puesta a su disposición para disfrutar de una conducción relajada y ecológica. Todos los controles responden a la perfección, la suavidad de marcha es encomiable, acariciar el acelerador en cada circunstancia para conseguir consumos contenidos es una acción casi instintiva en un vehículo dotado de una pantalla informativa sobre el historial de consumo. Todo ello se aglutina para aunar los conceptos que definen al Lexus CT200H; el lujo y la ecología. Que además se trate de un automóvil compacto es un valor añadido para quienes quieran disfrutar al máximo de estas características circulando por ciudad.
 
Otros contenidos relacionados con la Prueba Lexus CT 200 h
 
 
 
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

0 comentarios

¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Salón del automóvil de Ginebra 2017

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar