Inicio >Peugeot > 2008 > Pruebas y analisis > Peugeot 2008, prueba dinámica
estrellasestrellasestrellasestrellasestrellas

Peugeot 2008, prueba dinámica

Tras el lanzamiento del Peugeot 208 la marca francesa, al menos de momento, renunció a ofrecer una versión familiar de dicho vehículo a pesar de la existencia de la misma en sus predecesores. Esta situación no se debe en absoluto a una estrechez de miras, sino todo lo contrario, en vez de apostar por una carrocería más polivalente pero menos atractiva se optó por algo mucho más comercial, como lo es un vehículo de imagen campera y mejores capacidades interiores y de conducción off-road, es decir, lo que podríamos calificar de mezcla entre un supuesto Peugeot 208 familiar y un auténtico SUV derivado del mismo. El resultado ha sido el Peugeot 2008, un vehículo que se presentó en el Salón de Ginebra 2013 y que, con 4,16 metros de largo, carrocería pseudo-familiar y aspecto todo terreno ofrece una imagen tremendamente más llamativa de la que hubiera tenido un "simple" familiar.
 
Prueba Peugeot 2008. Análisis dinamico.

La denominación del modelo con dos ceros entre números responde a la intención de la marca de ubicar determinados modelos entre segmentos. Dicha tendencia comenzó con el fallido experimento del Peugeot 1007 y continuó con mejores resultados en sus Peugeot 3008 y Peugeot 5008. El 2008 está por tanto entre el segmento de los polivalentes y el de los compactos, donde habita su hermano el Peugeot 308, situándose como rival de modelos como el Renault Captur o el Nissan Juke, pero ofreciendo mucha mayor polivalencia de uso que este último y también algo más que el Renault.
 
Renault CapturNissan Juke
Renault Captur (izquierda) y Nissan Juke (derecha)

Aunque la apariencia campera del coche haga pensar en la posibilidad de una versión de tracción total, en Peugeot han considerado (muy probablemente de manera acertada aunque sea a nuestro pesar) que los usuarios de este tipo de modelos tienen más que de sobra con un sistema electrónico como el Grip Control de la marca, con el que pueden elegir determinadas condiciones de conducción para que el mismo sistema de control de tracción gestione el envío de fuerza a las ruedas motrices (delanteras) del modo más eficiente en cada circunstancia.
 
 


Con una gama que en nuestro país se articula en dos versiones de gasolina y tres de gasóleo, en MotorGiga hemos optado por probar los motores 1.6 de gasolina con 120 CV de potencia y la versión 1.6 HDI de 92 CV. Aunque existe un motor básico de gasolina con tres cilindros y 82 CV, la experiencia adquirida con el 2008 en carretera así como la anterior conducción del Peugeot 208 con la misma mecánica nos hacen recomendar que dicha versión sea considerada única y exclusivamente por aquellos usuarios que vayan a realizar una conducción urbana y no les importe renunciar a un mínimo de respuesta mecánica, pues los apenas 120 Nm de par máximo que ofrece el tricilíndico de gasolina resultan insuficientes para mover con soltura a un modelo que, no obstante, se sitúa en apenas 1055 kilos de peso. El diésel de 1.4 litros y 68 CV tampoco será un dechado de virtudes pero, con 160 Nm de par máximo a menor número de revoluciones, seguro que ofrece una respuesta más satisfactoria que su hermano pequeño de gama en gasolina.
 
Peugeot 2008

El comportamiento de los motores probados ha superado con buena nota la prueba de MotorGiga, tanto por la entrega de fuerza como por los consumos obtenidos con los mismos. Nos ha sorprendido el buen comportamiento del 1.6 de gasolina por tratarse de un motor no sobrealimentado pero que, gracias a su distribución variable y a unas relaciones de cambio bien escogidas, consigue ofrecer buen empuje sin renunciar a consumos relativamente contenidos, que en nuestra prueba se han situado en el entorno de los 7 a 7,5 litros de media aun habiendo realizado una conducción dinámica. Más suave y menos tosco en su funcionamiento que el 1.6 HDI, este último sin embargo puede presumir de aportar mejor respuesta a medio régimen debido a su mayor par motor máximo (160 Nm para el gasolina frente a los 230 Nm del diésel de 92 CV), mientras que ofrece unos consumos entre un litro y litro y medio inferiores.

La posición de conducción del Peugeot 2008 vuelve a retomar el volante pequeño y la instrumentación por arriba que inició su hermano el 208, aunque en esta ocasión me ha resultado menos extraña. Sin haber realizado mediciones al respecto da la sensación que la banqueta del 2008 está situada más alta y por tanto me resultó más sencillo conseguir una postura de conducción más satisfactoria, aunque de nuevo los botones ubicados en la zona baja entre el cuentavueltas y el cuentakilómetros quedaban totalmente ocultos a mi campo de visión. Contar con un volante pequeño aporta realmente la sensación de estar conduciendo un coche ágil, pero para ello es importante que cuente, como éste, con una dirección bastante directa y de buen tacto, pues en caso contrario podría incluso resultar contraproducente.
 
 


El aplomo del Peugeot 2008 en autopistas es suficiente, situándose a un nivel similar al de su hermano el 208, lo que resulta lógico al compartir con él tanto distancia entre ejes como anchura de tren delantero y trasero. La mayor altura del conjunto podría resultar un inconveniente al situar el centro de gravedad más elevado pero desde Peugeot han sabido adaptar las suspensiones a esta nueva situación y el 2008 resulta incluso ágil al afrontar carreteras viradas de segundo orden. El inconveniente de lo anterior radica en unas suspensiones algo duras que limitan el confort de marcha cuando intentamos buscar esas cualidades off-road que permiten la mayor altura del conjunto y el especial sistema Grip Control. Con este último podemos elegir, de un modo sencillo y mediante un mando giratorio, diferentes condiciones preestablecidas con las que podremos afrontar con mayor seguridad recorridos fuera del asfalto. Pero que nadie se confunda; el Peugeot 2008 no es un todo terreno ni lo pretende, si encontramos zonas de poca adherencia lo mejor será no arriesgarse, pues el único tren que tracciona en este coche es el delantero.

La conclusión que hemos sacado con este vehículo es que se trata de una opción mucho más atractiva que los antiguos familiares del segmento y que aporta sin embargo el mismo espacio y mayor polivalencia, resultando por tanto una opción muy razonable para muchos usuarios que no desean un coche grande pero no quieren renunciar a una imagen diferenciada y suficiente capacidad de carga.

 
Artículos relacionados con la prueba:

 
 
 
 
 
Tasamos y compramos tu coche
Te compramos tu coche

 ¿No sabes de que año es tu coche?
 ▸ Calcúlalo a partir de la matrícula

Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.

1 comentarios

jose-figueiredo dijo...
olá The Peugeot 2008 with this 3-cylinder 1.2 engine with a weight of 1,113 Pounds will be feasible?

The Peugeot 2008 with this 3-cylinder 1.2 engine with a weight of 1,113 Pounds will be feasible?

What's good?

What's bad?

Thank you
jose-figueiredo - [11/10/2014 16:46:50] - ip registrada
¿No es el coche que estabas buscando?
→ Encuentra la prueba que buscas pinchando aquí ←

Encuentra la prueba que buscas

Encuentra todas las pruebas que hemos publicado seleccionando marca y modelo.

Salón del automóvil de Frankfurt 2017

Quizás también te interese

Seguro Express
¡Calcula el seguro de tu coche en
tan sólo 30 segundos!

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros . Al continuar con la navegación acepta nuestra política de cookies. Aceptar